Cerrar [X]

Editorial & Opinion

“Tuberculosis política”

Benjamín Cuéllar / Colaborador

viernes 31, marzo 2017 - 12:00 am

Hoy que toda la gente en El Salvador –bueno, casi toda– se asume “romerista”, tras conmemorar el 37 aniversario del martirio de quien fuera el cuarto arzobispo de San Salvador y luego de que se esparciera el rumor políticamente interesado sobre su canonización, vale la pena echarle una mirada a la situación del país desde su magisterio inspirado en su lema arzobispal: “Sentir con la iglesia”.

El beato Romero no entregó su sangre para que, casi cuatro décadas después, en el país que amó mataran a balazos a una niña de siete años nacida estadounidense‒quien quedó tendida con su uniforme escolar y a su hermana de 21; esos terribles crímenes ocurrieron dos días antes del recién pasado 24 de marzo.

Dicha fecha es motivo de “orgullo” para este y el anterior Gobierno, pues en diciembre del 2010 la ONU la dedicó a la dignidad de las víctimas que acá‒tras las graves violaciones de sus derechos humanos‒les siguen negando verdad, justicia y reparación integral en una realidad que, además, siguió produciendo más y más víctimas ya sin guerra.

publicidad

Este buen pastor tampoco fue inmolado para que la semana pasada, después de conmemorarse su magnicidio el viernes 24, asesinaran otras dos mujeres el sábado 25: abuela y nieta de 50 y 19 años. Se maneja que fue un ritual “marero” de iniciación. Hubo más ejecutadas durante el mes donde se celebra el día dedicado a ellas: el 8 de marzo.

En ese marco, Salvador Sánchez Cerén anunció que pediría al Papa Francisco venir al país el próximo agosto, pues un “escenario de canonización generaría una nueva situación en el país”; también pidió al pueblo salvadoreño, precisamente ese sábado, unirse en oración para que ocurriera dicha canonización. ¿Cuál es el sentido de esas dos solicitudes presidenciales? Político, obviamente. Mientras se matan policías, soldados, integrantes y no integrantes de maras‒todas víctimas fatales de entre las mayorías populares –bien dice el jesuita Rodolfo Cardenal: no “se puede desear con verdad” la canonización del beato.


Éste lamentó, el 30 de abril de 1978, el asesinato de dos policías. “Ante el atropello y la violencia,‒sostuvo, jamás he parcializado mi voz. Me he puesto con compasión de Cristo al lado del muerto, de la víctima, del que sufre (…) He dicho que dos policías que mueren, son dos víctimas más de la injusticia de nuestro sistema que (…), entre sus crímenes más grandes, logra confrontar a nuestros pobres (…) Policías y obreros o campesinos pertenecen todos a la clase pobre. La maldad del sistema en lograr el enfrentamiento de pobre contra pobre. Dos policías muertos son dos pobres que han sido víctimas de otros tal vez pobres también (…)”.

La muerte del beato Romero tampoco ocurrió para que alguien lo proclamara su “guía espiritual” y terminara más bien necesitando urgido un piloto de avión para huir a Nicaragua, donde desde hace meses se esconde por estar siendo investigado como cualquier otro delincuente común; solo que éste, parece, de “altos vuelos ”.

Cada 24 de marzo, también, se celebra el “Día mundial de lucha contra la tuberculosis” pues en esa fecha‒en 1882, Roberto Koch descubrió la bacteria causante de esa enfermedad infecciosa que se transmite a través del aire, forma nódulos en los tejidos afectados y puede dañar otros órganos del cuerpo; sobre todo, los pulmones.

Los pulmones de El Salvador respiran olor a muerte, su tierra está anegada por la sangre que sale a montones por su boca que ‒cuando la abre violentamente para toser secamente‒ expulsa a su gente; el país está invadido por una febril desesperanza que anida entre sus mayorías populares… Todo por la “tuberculosis política” de su conducción, no importa la “pandilla” que sea, a lo largo de los últimos años.

“La Iglesia,‒les diría hoy el beato, como lo dijo el 24 de julio de 1977, no puede callar ante esas injusticias del orden económico, del orden político, del orden social. Si callara, la Iglesia sería cómplice con el que se margina y duerme un conformismo enfermizo, pecaminoso, o con el que se aprovecha de ese adormecimiento del pueblo para abusar y acaparar económicamente, políticamente, y marginar una inmensa mayoría del pueblo. Esta es la voz de la Iglesia, hermanos (…) Y se trata de cosas sustanciales, no de cosas de poca importancia. Es cuestión de vida o muerte para el reino de Dios en esta tierra”.

PD: De acuerdo con Rodolfo Cardenal. ¡Descuelguen el retrato del pastor mártir de Casa Presidencial! ¡Abajo las hipocresías!




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.