Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Un aplauso para la Sección de Probidad

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 27, diciembre 2016 - 12:00 am

Hasta ahora la Corte Plena de la Corte Suprema de Justicia ha ordenado abrir nueve demandas por enriquecimiento ilícito contra igual cantidad de funcionarios o ex funcionarios, después de que la Sección de Probidad hiciera su trabajo y detectara la posibilidad de la existencia de dicho delito en cada uno de los casos.

En ese sentido enfrentan procesos en cámaras civiles los expresidentes Carlos Mauricio Funes Cartagena y Elías Antonio Saca González; el exfiscal general, Luis Antonio Martínez; el exsecretario privado del expresidente Saca, Elmer Charlaix; el actual diputado, Reynaldo López Cardoza; el exdiputado Douglas Leonardo Mejía Avilés; el exjuez especializado de Sentencia de San Miguel, Enrique Beltrán Bertrán; y el alcalde de Olocuilta, Marvin Ulises Rodríguez. En el caso del exdirector del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, Leonel Antonio Flores, ya fue encontrado civilmente responsable por el delito de enriquecimiento ilícito y condenado a devolver más de $800 mil y ha sido inhabilitado para ejercer cualquier cargo público en un periodo de 10 años.

Hasta ahora, excepto Flores Sosa, constitucionalmente todos son inocentes por el delito que se les demanda, incluso el mismo exdirector del ISSS puede apelar el fallo ante la Sala de lo Civil y sería hasta que esta sala se pronuncie que quedaría en firme la responsabilidad civil. De todas maneras, entre los nueve casos de enriquecimiento ilícito suman cerca de 26.4 millones de dólares los que el Estado salvadoreño podría recuperar si acaso los procesados son encontrados responsables del ilícito y son obligados a devolver lo obtenido de manera fraudulenta.

publicidad

Lo más interesante de todo es que la Sección de Probidad investiga a otros altos ex funcionarios y actuales funcionarios y que la lista de procesos podría incrementarse notablemente en los próximos años. Hay que aclarar que el hecho de que Probidad investigue las cuentas y bienes de un (ex) funcionario no indica que necesariamente se encontraran irregularidades. Seguramente ha habido excelentes salvadoreños (as) que llegaron a servir y no a servirse del Estado.

Para ser honrado no se necesita ser de izquierda o derecha. La honradez es una virtud de los hombres y mujeres que anteponen los principios del bien común por sobre los beneficios personales. En ese sentido ningún funcionario o ex funcionario que haya hecho bien la cosa debe temer a que Probidad lo investigue. Por eso no es válido que grupos de fachada ideologizados, así como políticos de todos los colores ataquen a la Sección de Probidad, a la Sala de lo Constitucional y a la Corte en su totalidad. Muy al contrario, hay que apoyar este trabajo y solicitar que se refuerce a la Sección de Probidad y que se investigue a todos, sin importar criterios ideológicos.  Desde luego, hay que priorizar los criterios técnicos y jurídicos para investigar a ex funcionarios, aunque ya haya prescrito el tiempo para iniciar procesos por enriquecimiento ilícito. Nadie que haya robado debe quedar impune, aunque por razones de prescripción la sanción solo sea el escarnio social.


Mucho se dice que, si la Sección de Probidad hubiese sido tan eficiente como en la actualidad, tal vez los niveles de corrupción hubiesen disminuido considerablemente desde hace mucho tiempo. Esto es cierto, pero no podemos llorar sobre la leche desparramada y ahora que Probidad está funcionando hay que apoyarla y exigir a los políticos, funcionarios, y representantes de la sociedad civil y organizada, apoyar todo trabajo anticorrupción. El momento es oportuno para sentar precedentes y crear las bases para un Estado menos corrupto.

Aquí no se trata de efemelenistas, areneros, pecenistas, pedecistas, ganistas o cualquier otra denominación partidaria. Se trata de la sociedad  sedienta de transparencia en el manejo de las políticas y finanzas estatales. Todos debemos pujar por una transparencia de Estado, a efecto de denunciar y procesar a todo sospechoso de enriquecimiento ilícito o cualquier otra forma de corrupción.  Hasta ahora, solo Flores Sosa ha sido encontrado civilmente responsable por el delito de enriquecimiento ilícito. Los otros ocho funcionarios o ex funcionarios tienen el beneficio de la duda porque todavía no han sido vencidos en juicio. Por ahora, un aplauso a la Sección de Probidad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.