Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Un bloqueo ilegal e inhumano

Ahmed Mohamed Al-Horr / Encargado de Negocios. Embajada del Estado de Qatar

martes 5, junio 2018 - 12:00 am

Hace exactamente un año, el 05 junio del año 2017, la atención de los medios de comunicación y de la comunidad internacional se trasladó al Golfo Arábigo, debido a la decisión de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahréin de romper relaciones con el Estado de Qatar. La ruptura unilateral de las relaciones llegó acompañada de un cruel bloqueo que persiste hasta hoy. El bloqueo llegó desde un inicio de manera sorpresiva, sin que hubiese existido un dialogo gubernamental previo, y sin que existiese una sola justificación sólida que sostuviera o diera lugar a tan drástica decisión.

El bloqueo que sufre mi país Qatar, es absolutamente ilegal e inhumano y no solo afecta al aspecto económico debido al cierre de fronteras terrestres, aéreas y marítimas, sino que también viola Derechos Humanos básicos como el trabajo, la educación, la libertad de circulación y la libertad de expresión. Por esta razón debemos ir más allá de los titulares mediáticos para entender con certeza la causa de esta crisis. A través de la Comunidad Internacional, se puede comprobar que semanas después de iniciado el bloqueo se hace llegar, por parte de los países gestores, un listado de 13 exigencias que tenían por objetivo hacer claudicar a nuestro país. Las 13 exigencias se convirtieron, pasado un tiempo, en 6 principios y posteriormente volvieron a ser 13 exigencias. Observamos pues que este peregrinaje errático no hace más que comprobar la burda improvisación que estos Estados están llevando a cabo en contra de Qatar, con el único propósito de perjudicar a mi país.

Al producirse la ruptura de relaciones, los países impulsores del bloqueo otorgaron un plazo máximo de 48 horas a nuestros diplomáticos para abandonar sus puestos, prohibieron a ciudadanos Qataríes la entrada a sus Estados y concedieron únicamente 14 días a los Qataríes residentes para abandonar el territorio, alegando razones de seguridad. Esto constituye una vulneración flagrante a los derechos de estas personas únicamente por el hecho de ser Qataríes, obligándolas a abandonar sus estudios, trabajos, familias, etc. ¿Es posible dejar toda una vida en 14 días?

publicidad

Sabemos cómo Qataríes, que las verdaderas razones que subyacen en este conflicto internacional son de carácter mucho más profundo y para llegar a comprender la situación hay que ser muy conscientes de que en el mundo árabe existen dos posturas antagónicas a la hora de entender la realidad y de afrontar el futuro:

Por un lado, la postura arcaica de los países del bloqueo como Arabia Saudí y EAU, apuestan por la perpetuación de un sistema basado en principios arcaicos, la obediencia absoluta y la falta de cuestionamiento, para mantener un poder que resiste a adaptarse a la realidad del siglo XXI. En el extremo contrario se sitúan los Estados como mi país Qatar, que sostienen que “el progreso debe de estar trazado en una visión moderna y claramente tolerante, en una actitud abierta en la creación de nuevas oportunidades”. En esta postura los jóvenes desempeñan un papel crucial, teniendo como punto base el intercambio de ideas y de puntos de vista como una vía para alcanzar la paz. Seguramente nuestro posicionamiento puede resultar incómodo para aquellos países de la región que pretenden conservar el ´status quo´ a cualquier precio. Otro ejemplo de nuestra postura es que mi país, promueve desde hace mucho tiempo la tolerancia religiosa, la lucha por los Derechos de las Mujeres y la libertad de expresión. La posición de mi país Qatar es apostar por el dialogo como la única salida para solucionar el conflicto, pese a la dureza, a la ilegalidad del bloqueo y a todos los intentos realizados por interferir en nuestra soberanía y autonomía.


El Gobierno Qatarí, no ha tomado ninguna represalia contra los países gestores del bloqueo y ha trabajado en todo momento para lograr una solución pacífica. Sabemos que ante una situación como esta, nadie saldrá beneficiado y por tanto es necesario lograr una pronta solución de este bloqueo que viola todos los convenios y principios de los Derechos Humanos.

Esta medida afecta también a los más de 13.000 ciudadanos de Arabia Saudí, Bahréin y Emiratos que residían en Qatar y que, bajo presión de sus países de origen, tuvieron que optar a abandonar sus residencias en Qatar – el Estado de Qatar, no presionó a ninguna persona a abandonar o quedarse.  En el Comité Nacional de Derechos Humanos de Qatar, se han recibido a la fecha más de 4.000 denuncias de violaciones. Dicha cifra también es manejada por organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch o el alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

Qatar ha optado por una política de autocontrol y de respuestas moderadas, ya que nuestro objetivo primordial es llegar a un acuerdo a través del dialogo, basado en el respeto mutuo de la soberanía de cada país. Sin embargo, esto no quiere decir que no recurriremos a las instancias legales correspondientes que tengamos a la mano para respaldar nuestros esfuerzos y así asegurar la protección de nuestros ciudadanos y empresarios. Por esta razón y debido a la afectación económica comercial causada a Qatar, se ha interpuesto una demanda en contra de los países de los Emiratos Árabes, ante la Autoridad de Solución de Diferencias de la Oficina General de la Organización Mundial de Comercio debido a las vulneraciones causadas por el bloqueo.

Pese a los obstáculos interpuestos, Qatar ha conseguido un éxito notable en materia económica, política, diplomática y comunicacional, continuando con normalidad diversos proyectos humanitarios, culturales, educativos y deportivos. Qatar ha sabido tomar esta crisis como una oportunidad para diversificarse y no depender únicamente de nuestro mejor rubro económico. Parte de este éxito se debe a nuestras autoridades en Qatar, quienes supieron afrontar la crisis generando y transmitiendo la confianza necesaria al sector privado para sobreponerse al bloqueo y los sectores empresariales en un movimiento ágil, buscaron de inmediato nuevos importadores, especialmente de alimentos y materiales de construcción.

No cabe duda que uno de los objetivos del bloqueo a mi país, pretendía derribar o dañar la economía Qatarí, pero hoy podemos decir con seguridad que el golpe ha sido el equivocado. El bloqueo nos ha permitido darnos cuenta de las diferentes oportunidades económicas existentes, y ha garantizado aún más nuestra independencia en Política Exterior. El haber invertido en áreas como el deporte y la cultura, nos ha permitido la apertura de diversas alternativas de negocios; por ejemplo, en el rubro de construcción, se ha invertido más 20.000 millones de dólares en carreteras, y un metro y ferrocarril por un valor de 25.000 millones de dólares. Para el año 2017 el índice de crecimiento de nuestra economía estaba previsto a alcanzar el 3.5%.

De igual forma, Qatar ha encontrado nuevas alternativas para abastecer el mercado local, ya que se han habilitado 2 rutas marítimas directas entre el puerto de Hamad (con un costo de 7.5 mil millones de dólares) y las dársenas de Sohar y Salalah, en Oman, facilitando aún más nuestras importaciones y exportaciones. Las empresas Qataríes también han realizado la firma de acuerdos y contratos con nuevos proveedores y nuevos destinos. Nuestro presidente de la Cámara de Comercio Qatari, ha dado a conocer que se ha acumulado estratégicamente suficiente existencia de productos básicos para más de un año.

Es necesario pues, que los países hermanos y amigos comprueben la exactitud de los hechos que transmiten en los medios de comunicación como resultado de esta campaña maliciosa en contra de Qatar, así como también reconocer y valorar la gravedad de este asunto para la estabilidad y seguridad de la región.

 

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.