Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Un nuevo perfil para la diplomacia

Eduardo Cálix / Colaborador

Miércoles 25, Enero 2017 - 12:00 am

El servicio diplomático está cambiando constantemente en el mundo, como consecuencia de diversos factores. El más importante de éstos es el papel de las nuevas tecnologías, que permiten un cambio radical en el funcionamiento de las Embajadas, de forma especial en lo que se refiere al ámbito económico-comercial. Existen en la actualidad dos nuevos conceptos que están transformando la forma de trabajar de las Misiones Diplomáticas, « clusters » y « hubs ».

El capitalismo de Estado o intervencionismo estatal en apoyo a las empresas que se globalizan está en ascenso en el mundo. Ello plantea nuevos retos para la internacionalización de la economía y las empresas. El ejemplo más destacado lo ofrece Donald Trump. El presidente electo ha presionado a diversas empresas para que anulen sus planes de trasladar su producción y empleos a México. Trump también ha amenazado con tomar medidas de represalia contra empresas americanas que planeen llevarse la producción a otros países.

El crecimiento del intervencionismo gubernamental en la economía es un fenómeno que afecta a muchos países. La OCDE recientemente ha publicado que 22 de las 100 mayores empresas en el mundo están bajo supervisión estatal. El porcentaje más alto en varias décadas. Es entonces que la diplomacia comercial cobra mayor relevancia y significado. Mientras un gobierno toma parte o influye en las decisiones empresariales de su país, los gobiernos de las empresas de otros países tienen que intervenir –con inteligencia y prudencia– para apoyar a éstas, con el fin de mantener un determinado equilibrio y evitar un daño que se traduzca en la pérdida de posicionamiento y competitividad de estas empresas.

publicidad

En ese sentido, las Embajadas se convierten en un instrumento idóneo para canalizar en el país receptor ese apoyo político a favor de la operación o protección de una empresa determinada, obteniéndose una simbiosis conveniente para el país de origen.

Esta práctica merece la pena ser objeto de estudio. En sustancia, es dejar de considerar a las Embajadas como entes independientes que se ocupan exclusivamente de los temas del país donde están radicadas. Una Embajada, normalmente la más grande, puede delegarse operativamente como “Embajada central”, y agrupar a varias Representaciones establecidas en la misma área geográfica, para actuar como receptor y defensor de muchos intereses económico-comerciales en esa determinada área de influencia, teniendo como soporte a las Embajadas más pequeñas que le sirvan de satélites o antenas comerciales.

El empleo de clusters y hubs en el sistema de representaciones diplomáticas en el exterior se vuelve entonces relevante. La globalización ha supuesto la pérdida de las fronteras en muchos ámbitos, más aún en zonas que han puesto en marcha procesos de integración como la Unión Europea. Además, las nuevas tecnologías han impulsado enormemente la forma de comunicarnos, disminuyendo la necesidad de contacto físico directo para trabajar.

Las economías de escala que se obtienen gracias a concentrar actividades dispersas en diversas partes permite reducir costos en las representaciones diplomáticas, y redireccionarlos para tener más recursos que posibiliten mejores negocios con el exterior. La coordinación de las actividades económicas desde una central, puede favorecer el aprovechamiento de oportunidades, coyunturas y sinergias.

La dinámica empresarial ha superado fronteras. En Europa o Asia, muchas ferias tienen una proyección que va más allá del país en que se celebran. A ellas, acuden empresarios de países vecinos y muchas veces de alrededor del mundo. Tiene sentido pues, que la diplomacia comercial o la gestión consular se organice con una perspectiva “regional”, que trascienda el status-quo. En una época de cambios en el mundo de la diplomacia, este es un tema que merece reflexión.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons