Blog

lunes 12, junio 2017 | 9:27 am

¿Es cristiana la Religión católica? Su máximo líder adoptó el título de Sumo Pontífice, del latín Pontifex Maximus, título que ostentaba César en calidad de administrador de las religiones y de los asuntos de los dioses de Roma.

A César se le veneraba como representante en la tierra de todos los dioses, el Vaticano está en la misma línea con un líder político-religioso, jefe de estado, que emulando a César lo llaman Vicario de Cristo, es decir representante de Dios en la tierra, quien al igual que César ha decretado que es infalible, que no se puede equivocar.

La injerencia de la Religión en asuntos de estado en Europa fue una de las principales causas de la Revolución Francesa en 1789, de allí surgió la mal llamada separación estado-iglesia porque más apropiadamente fue separación estado-Religión Católica Romana, aun hoy día, el clero católico está sutilmente inmerso en la política con presión sobre lo que los gobiernos deben o no hacer, con los asuntos de estado.

Muchos católicos tienen la buena intención por servir a Dios y agradarle, pero están atrapados en un falso sistema religioso, muchos andan buscando a Dios con sinceridad pero como no siguen la línea de la palabra de Dios escrita en la Biblia sino la línea de la religión, están sinceramente equivocados.

Pablo previno a los cristianos que si alguien les proponía un falso evangelio el tal sea anatema, (Gálatas 1:6-12, 2a de Corintios 11:13-15). El clero enseña conforme a la religión y toman partes de la Biblia para sutilmente decir que son cristianos, pero si dicha enseñanza no está fundada y totalmente en línea con la palabra de Dios, están siguiendo medias verdades.

Pablo reafirma que la palabra de Dios está por encima de la de los humanos cuando dice en Romanos 3:4, antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso. Como está escrito en el Salmo 116:11, todo hombre es mentiroso. Y que dice de Dios Deuteronomio 32:4 ?, él es la roca cuya obra es perfecta, porque todos sus caminos son rectitud, Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad, él es justo y recto.

Del Imperio Romano surgieron 2 religiones, la Cristiana Ortodoxa y la Católica Romana, ambas siguen con el esquema autoritario de los Césares, con jerarquías verticales tipo militar y de ordenanzas dogmáticas.

A manera de ejemplo, el papa de turno en el “santo” Concilio de Trento, decretó, que si alguno negare, que la hostia de la Eucaristía que (falsamente) contiene real, personal y sustancial cuerpo, la sangre, el alma y divinidad de Jesucristo, sea excomulgado y declarado anatema, y que por tanto no puede entrar al cielo. En esos tiempos al tal, la “Santa” Inquisición lo quemaba en la hoguera por “hereje”.

Los sacerdotes católicos (falsamente) bajan a Jesucristo del cielo, lo sacrifican otra vez y convierten la hostia en Dios mediante un acto de magia que llaman transubstanciación, y que por tanto debe adorarse como Dios, lo cual hacen cuanta vez se les antoja en miles de misas, de día y de noche, a diario en todo el mundo.

La Biblia dice que el partir el pan y tomar el vino solo es una remembranza de que el pan y el vino fruto de la vid debe tomarse en memoria del sacrificio que Jesús hizo en la cruz, nunca para bajarlo del cielo y sacrificarlo otra vez porque sencillamente es imposible para simples humanos, ya que el sacrificio de Jesús fue una sola vez y para siempre.

Para mantener al pueblo en ignorancia los papas le prohibieron la lectura de la Biblia la cual la tenían escrita solo en latín porque solo ellos y los obispos estaban “autorizados por Dios” para interpretarla, fue hasta en 1965 durante el Concilio Vaticano II que la liberaron del secuestro en que la tenían y la tradujeron a todos los idiomas locales.

La Santa Inquisición está todavía oficialmente vigente, solo que le cambiaron nombre, y debido a la reforma religiosa del siglo 16, luego la Revolución Francesa, y en los últimos tiempos la declaración de los derechos humanos, y al perder poder político en Europa, los papas, obligados, dejaron esa práctica fuera de uso, pero no significa que al recuperar ese poder político, no volverán a reactivarla.

Por: Salvador Donato