Cerrar [X]

Buenos Días

Una maestra que vale la pena que recordemos

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 13, febrero 2018 - 12:00 am

Hoy recordamos el 17o. aniversario del terremoto del 13 de febrero de 2001. Fue un sismo que nos estremeció emocionalmente a un mes del otro terremoto que acabó con la colonia Las Colinas de Santa Tecla.

Yo recuerdo el impacto emocional de aquello. Yo estaba presenciando un informe gubernamental  sobre el primer mes del terremoto y aquello fue como un tiro de gracia al país que ya estaba bastante afectado por la primera catástrofe. Recuerdo la angustia por mi hija que estaba en el kinder y a quien mi esposa fue a recoger sobrepasando sus propios temores.

Más de 300 personas fallecieron en aquella tragedia en la zona paracentral. Había pueblos enteros donde solo quedó de pie uno o dos edificios, además de la iglesia católica. La postración era terrible.

publicidad

Si la imagen que guardamos del 13 de enero de 2001 es la catástrofe de Las Colinas, la imagen de esta nueva tragedia fue la maestra Ana Elizabeth Chicas, una joven docente que falleció mientras rescataba a sus alumnos de parvularia en el municipio de Candelaria, Cuscatlán. La muerte de la maestra Chicas aún saca lágrimas entre quienes la conocieron, era madre de tres niños, incluyendo una bebé de seis meses al momento de su muerte. Ella representa lo mejor de los salvadoreños, generosa hasta el extremo de dar la vida por quienes la necesitaron en aquel momento.  Su sacrificio, su amor por sus alumnos fue tal que falleció abrazando a varios de ellos, protegiéndolos de lo que venía.

En Candelaria aún hay un monumento con su nombre y el de los niños que fallecieron cuando la precariedad de la escuela cedió ante la fuerza de la naturaleza. Es bueno recordar esos modelos de entrega al prójimo en estos tiempos que pareciera que hay muy pocos a quienes admirar.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.