Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Una opinión que merece ser escuchada

lunes 23, febrero 2015 - 6:51 pm

Durante esta campaña política, las notas que he escrito en mi blog (Conversaciones con Netorivas & Amig@s), han provocado reacciones de ambos lados, algunas más apasionadas que otras, pero todas demuestran que los salvadoreños estamos preocupados por lo que vaya a suceder el próximo domingo y que la mayoría de los salvadoreños va a votar. Esa decisión de participar demuestra que estamos alcanzando una madurez política y que, vamos a votar porque queremos mejores diputados y mejores alcaldes de los que hasta ahora hemos tenido.

Entre los mensajes que he recibido, uno se destaca por su sensatez, sinceridad y profundidad. Lamentablemente, la persona que me lo envió decidió mantenerse anónima –aunque se evidencia que es mujer- y prefirió enviármela a mi buzón de correo.

Dice ella: “De repente, me ha invadido un temor sin precedentes. He decidido dejar de estar de espectadora en este tema electoral; sentada como en el cine, viendo la película. ¿Y cuando termine? ¿Qué?

publicidad

He vivido en mi país desde siempre. Presencié lo grotesco de la guerra. Vi morir casi a mis pies a varias personas. Noche tras noche dormía con el ceño fruncido de preocupación: meses sin luz, sin agua. Escuchaba ruidos de muertes violentas; oía los estruendos de las bombas, ambulancias despavoridas. No poder salir de casa después de las 6:00, correr del trabajo a la casa porque no se sabía que podría pasar.

Hoy dicen que no habrá pobres en el país. Eso es una mentira, talvez se estén refiriendo a algunos de ellos que hoy ostentan lujos igual que los oligarcas de antes.


Las diferencias sociales existirán por siempre. . . Desde la época de la Biblia.  Lo que tenemos que hacer es aprender a vivir con esas diferencias y dejar de alimentar falsas esperanzas a las personas que pretenden ser ricos sin sudar, sin echar reata como todo buen salvadoreño.

Por mucho tiempo no profesé ninguna tendencia política. Pero confieso que me simpatizaban algunas personas de izquierda, y es que hubo medios que les llegaron a dar categoría de héroes. ¿Héroes de quién? mataron, se mataron entre ellos, pusieron a matar hermano contra hermano por un ideal, ¿cuál ideal?

Recuerdo aquella toma de posesión de la Asamblea Legislativa con los “pioneros de la guerra”. El gran show de quienes pelearon supuestamente por el país, se dividieron y los del ERP, decepcionados, salieron disparados ¿por qué? porque, como decía Hándal: “la mentira tiene patas cortas”. Eso de que lucharon por el pueblo era la peor mentira que le hicieron creer al pueblo. El poder era todo lo que querían y hoy que lo tienen, mire cómo han cambiado.

Como decía mi profesor Arturo Argumedo: “No porque el mono viva en la selva sabe de botánica”.

Honremos a Dios con nuestro actuar en cada minuto de nuestra vida y Él nos dará lo que considere justo. Menciono a Dios pues no soy comunista. Dios no es parte del plan de ellos para el país.

Hoy puedo decir lo que se me plazca y nadie me va a encarcelar por eso y si con hablar daño la dignidad de alguien, al menos se me escuchará en un proceso judicial. Derechos humanos se llama eso.

Te agradezco amiga anónima la sinceridad y sencillez con la que te diriges a nosotros, a los que dentro de pocos días vamos a votar por un mejor El Salvador.  ¡Te oímos, mi amiga!




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.