Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Una propuesta con piel de oveja

Ruth Eleanora López / Máster en Derecho Societario y en Derecho Electoral

Sábado 9, Septiembre 2017 - 12:00 am

Sobre la mesa de la reforma previsional hay cinco propuestas que deben ser analizadas para construir un sistema equilibrado financiera y constitucionalmente, en el que prime la viabilidad técnica de los elementos que las sustentan.

Hay un elemento común: el reconocimiento de la insostenibilidad del sistema de pensiones existentes, tanto desde la perspectiva fiscal como de la garantía de los derechos ciudadanos a una pensión digna, que bajo el actual modelo resulta imposible alcanzar y a la luz de algunas de las propuestas, tampoco.

Actualmente quienes se pensionan bajo las AFP únicamente obtienen mensualmente el 30% de su salario como retorno; mientras que con el régimen anterior obtenían hasta el 70%. Por ejemplo, Luisa que es maestra con un salario de $668.00 y que formó cientos de estudiantes en 36 años de trabajo, tendrá una pensión de $154.16 y que le será equiparada a $207.60 bajo responsabilidad del gobierno; esa es la realidad salvadoreña, igual que la de otros países como Chile que tienen sistemas de cuentas individuales bajo administración privada.

publicidad

En las propuestas hay elementos que deben ser analizados con mucho detenimiento y responsabilidad ya que resultan inviables y pueden llevar a la insostenibilidad del modelo planteado. Una de estas, la presentada por ASAFONDOS, propone para quienes no cumplan con el requisito de haber laborado más de 25 años para obtener una pensión por vejez, que el Seguro Social les brinde los servicios de salud para toda su vida, mediante un pago único equivalente al 6% del monto total de la pensión calculada, aun cuando su fondo de retiro se agote y las administradoras de pensiones den por terminada su relación con el pensionado.

Los sistemas de pensiones y los beneficios asociados deben tener análisis actuariales que fundamenten financieramente la sostenibilidad de los modelos, de lo contrario los perjuicios tanto a trabajadores como a pensionados serían fatales. Ya sufrimos las consecuencias de decisiones de otorgar beneficios mayores a determinados sectores sin un análisis financiero como ocurrió con el Decreto 100 en 2006.

El reciente estudio actuarial elaborado la Organización Internacional del Trabajo (OIT) bajo la obligación establecida por Ley para el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (remitido a la Asamblea Legislativa y presentado a la ANEP y sindicatos) deja claro que la situación financiera de la Institución es estable por la gestión adecuada de las finanzas y permite incluso desarrollar un plan de inversión sostenido, después de aumentar el techo de cotización a mil dólares y que por 24 años había sido invariable.

Sin embargo, según el estudio, deben aplicarse medidas que fortalezcan las finanzas del ISSS pues en pocos años los equilibrios nuevamente se verán afectados debido al envejecimiento poblacional, incremento de los costos de salud y aumento de las enfermedades crónicas.

En consecuencia, la reforma propuesta por ASAFONDOS vendría a acelerar la ruptura del equilibrio alcanzado por el Seguro Social y afectaría los servicios que poco a poco se han ido fortaleciendo al mejorar gradualmente la infraestructura, renovar y adquirir nuevo equipo médico, ampliar progresivamente un segundo nivel de la atención pediátrica en 5 centros asistenciales y contratar personal en áreas de asistencia directa a los derechohabientes.

El Régimen de Salud de la Seguridad Social descansa sobre el principio de solidaridad que se corporiza en las aportaciones periódicas que todos los involucrados efectúan para mantenerlo, independientemente de su condición de salud, y en la proporcionalidad del aporte con respecto a los ingresos –el que gana más debe aportar más, lo que en El Salvador no se cumple por existir un techo de cotización que permite que el 17% de los cotizantes coticen menos de lo debido–.

Aprobar la propuesta de ASAFONDOS, incorporando al Régimen de Salud del Seguro Social, con un pago único a quienes no han cumplido con los requisitos para obtener una pensión por vejez es inviable. Además, aquellos que hagan uso del anticipo que la propuesta prevé del 25% de su fondo de pensiones, si no lo reintegran, verían afectado su derecho a una pensión y la prestación de los servicios de salud por parte del ISSS.

Es evidente que lo que podría hacer atractiva la propuesta ASAFONDOS,  traerá graves perjuicios a la estabilidad financiera del régimen de salud de la Seguridad Social y a todos los afiliados al Seguro Social.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.