Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Una realidad que duele

Martes 30, Junio 2015 - 12:00 am

Como nación estamos pasando quizás los momentos más difíciles desde que terminó la guerra civil, no podemos dudar que son los momentos más oscuros que vivimos actualmente, pero que deben hacernos reflexionar en qué momento dejamos de hacer las cosas bien para evitar esta realidad y qué es lo que se está haciendo mal para no contener la letalidad de la violencia, que principalmente afecta aquellas zonas dónde el Estado ha perdido autoridad y legitimidad.

Una realidad en la cual debería obligar a todos los sectores de la sociedad a cerrar filas para desmontar toda la estructura de exclusión que alimentó el germen de la guerra y el mismo que por muchos años ha alimentado la estructura delincuencial que ahora genera la violencia. Una realidad que afecta a los sectores poblacionales más vulnerable de nuestro país, como la niñez y las juventudes, quienes viven la herencia de gobiernos que priorizaron el mercado sobre el desarrollo de oportunidades para sus padres y comunidades.

Una realidad que ha estigmatizado a las juventudes como los principales generadores de la violencia y que sufre indiscriminadamente el acoso represivo de las autoridades por el simple hecho de vivir en comunidades señaladas como violentas. Una realidad que no ha sido capaz para que el sector privado deponga sus intereses económicos y asuman de una vez por todas su responsabilidad patriótica de debatir de manera sincera la cristalización de un impuesto sobre  seguridad pública.

publicidad

Una realidad que la Corte Suprema de Justicia no está respondiendo con desarrollar una profunda depuración judicial y no esté solicitando la reducción del porcentaje de su presupuesto, para que se inyecte de más recursos a las instituciones del Estado que realizan programas de prevención en comunidades con vulnerabilidad social. Una realidad que paraliza a la Asamblea Legislativa, que le impide legislar sobre la prohibición de ventas de armas de fuego. Una realidad que la actual oposición de manera indiscriminada la aprovecha para desligarse de su responsabilidad histórica de no haber atendido responsablemente el fenómeno de la violencia cuando gobernó.

Una realidad que el actual gobierno le impide realizar una depuración en las altas direcciones de la Policía Nacional Civil, Fuerza Armada y Centros Penales, porque la corrupción que se genera a ese nivel, no podrá realizar una efectiva lucha contra las estructuras de crimen organizado, que han logrado infiltrarlas. Una realidad que también afecta al Fiscal General, Luis Martínez, quien solamente en su vocabulario se ha quedado con “la tregua hipócrita”, “pandillas terroristas”, pero omite hablar de depuración en la institución que dirige.


Si todo lo anterior no cambia en los próximos meses, seguiremos siendo testigos como más jóvenes armados asesinan a otros jóvenes, como jóvenes al margen de la ley asesinan a otros jóvenes uniformados que solamente cumplen con su deber; por ahora ésta es nuestra realidad y duele.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.