Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Unidad nacional

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

sábado 28, julio 2018 - 12:00 am

El jueves 26 de julio, ARENA firmó una coalición con los partidos políticos PCN-PDC-DS, con este movimiento estratégico de partidos de derecha, el escenario político 2019 se va reduciendo a dos competidores definidos legalmente y me refiero a Carlos Calleja  y a Hugo Martinez, y un candidato virtual Nayib Bukele, que desde el inicio ha hecho las cosas mal, dado que ha querido verse como una víctima del sistema y le ha sacado raja política a cualquier retraso.

Por ello creo que el haber permitido cancelar al CD, únicamente fortalecerá la popularidad de Bukele, ya que se refugiará, como siempre, en los brazos de la “victimización” y ello inhibe la posibilidad de ver cuál es su verdadero caudal político, de modo que es importante dejarlo competir, independientemente con el partido que lo haga, aunque lo más seguro es que lo hará con GANA, ya que siempre ha tenido las puertas abiertas de su alcoba para que Bukele ingrese de forma libre, más allá de las intenciones que pueda tener Wil Salgado de competir.

En consecuencia, las elecciones del 2019, deben ser el escenario para que Bukele demuestre esa popularidad de la que tanto se jacta y pueda ganar legítimamente. También es el momento de la derecha para poder vencerle de forma legítima; así que el reto es para ambos, no tomo en cuenta a la izquierda, porque en realidad dejó de ser opción para el pueblo, debido a los múltiples desaciertos que ha cometido, y por la forma irresponsable que ha conducido el país en los nueve años que lleva gobernando.

publicidad

Pero volviendo a la colación de la derecha y escuchando a Carlos Calleja arengar sobre la unidad nacional más allá de las ideologías, me hace remembrar que en El Salvador ha habido presidentes que ganaron las elecciones justamente dividiendo a la población ya que no lograron superar el antagonismo de clases, utilizando como caballo de batalla el odio contra el rico y claro las personas que no triunfaron como buenos empleados, ni como empresarios, siempre buscarán culpar a los demás de sus malas decisiones, pero dentro de sí  cargan  un resentimiento social enorme.

En ese sentido, Carlos Calleja está apuntando hacia un rumbo claro y correcto para dirigir a la nación, en base a la unidad nacional, ya que El Salvador necesita un presidente que gobierne a favor de todos sus habitantes y no para unos cuantos, sin importar su ideología, credo o raza.


Además Calleja destacó que su principal apuesta será mejorar la educación del país y para ello se buscará robustecer el presupuesto del Ministerio de Educación, el cual será distribuido de forma estratégica en tecnología educativa, infraestructura y capacitación docente, para formar a una nueva generación de jóvenes que desarrollen la creatividad y capacidades al máximo, y aspiren así a una mejor remuneración, ya que apostarle a la educación es apostarle a la productividad nacional, lo cual repercutirá en mejores niveles de seguridad en el país, dado que los jóvenes tendrán otra perspectiva de vida, e irán dejando, poco a poco, de delinquir en la medida que el Estado, en lugar de reprimirlos, construya juntamente a los jóvenes un modelo de desarrollo que brinde oportunidades en igualdad de condiciones, basado en los méritos.

Bien por Carlos Calleja, porque entiende que los cambios estructurales de una nación, se resuelven invirtiendo más en educación que en gasto corriente, porque un país educado y con valores, produce más, hace crecer la economía, hace bajar los niveles delincuenciales, emigra menos, mantiene limpia la ciudad, consume e invierte  de forma estratégica, elige mejores gobernantes, y no se deja llevar por la popularidad de caudillos que únicamente utilizan las coyunturas para llegar al poder y, una vez en el poder, despilfarran las riquezas públicas, ya que estos caudillos populares nunca supieron cómo producir, dado que aprendieron desde pequeños únicamente a consumir, pero no aprendieron a generar riquezas; por ello, el pueblo debe ser sabio y no dejarse deslumbrar por vendedores de espejos que a toda costa desean llegar al poder, saltando de un partido a otro, sin ideologías, sin rumbo, y con nuevas ideas vacías.

De manera que la urgencia de estos caudillos es llegar al poder para componerse la vida, porque no lograron ser exitosos en nada.

Por esa razón se debe apostarle a un presidente que entienda los principales problemas y sepa cómo conducir al país, a la prosperidad y el desarrollo, que logre unir y no dividir, y creo que la mejor opción será Carlos Calleja.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.