Cerrar [X]

Política

“Venezuela es un Titanic dictatorial que se está hundiendo”

Gerson Chávez

jueves 27, julio 2017 - 12:00 am

Jorge Quiroga, expresidente de Bolivia

Jorge Quiroga es el expresidente de Bolivia y participó el miércoles en la inauguración de la tercera edición del diplomado “Aspectos generales de los sistemas políticos y de la gestión pública” de la Escuela Centroamericana de Gobierno y Democracia (Ecade) de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades). Su participación en movimientos como “Iniciativa Democrática de las Américas”, “Diálogo Interamericano” y “Foro Iberoamericano” le ha permitido conocer de cerca la situación política en la región. Antes de la inauguración del diplomado estuvo en una rueda de prensa y condenó la ruptura del orden democrático y la violación de los derechos humanos en Venezuela. Consideró que “Venezuela está gobernada por una narcodictadura, pura, dura, atroz, feroz, criminal, corrupta y delincuencial”.

 

publicidad

América Latina está en una etapa de recesión de su democracia. ¿En qué países se puede visualizar esta recesión?

La erosión democrática vino desde Suramérica liderada por el proyecto venezolano y obviamente financiada por la bonanza china. Quizá acá en Centroamérica no comprenden la magnitud del impacto benigno que ha tenido China, el gigante asiático que lleva a 400 millones de personas del campo a la ciudad, a la clase media, con un consumo insaciable, ha devanado este siglo XXI, particularmente del 2004 para adelante hasta el 2014, ahora se enfrió un poco, en una demada voraz e insaciable por materia prima. En Suramérica todos tenemos energía, comida y minerales, y los chinos compraban a volúmenes crecientes a precios ascendientes todo eso y llenaban las arcas de la petrochequera de Venezuela, como también ayudaban a Chile, a algunos países.


Pero es verdad que la petrochequera del señor (Hugo) Chávez, que era frondosa, permitió que, a pesar del inepto manejo de PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A., estatal), donde la producción ha caído un tercio, de tres millones de barriles a dos, desde que llegó Chavez hace 20 años hasta hoy. Pero, cuando el precio pasa de siete u ocho dólares a 140, pues se compensa y con eso se ha financiado proyectos políticos como el socialismo del Siglo XXI, subido de corrupción que han despilfrarrado esos recursos venezolanos y que han hecho mucho daño.

Este proyecto, donde ha llegado, se ha erosionado la democracia, se ha amordazado a la prensa, en mi país (Bolivia), en Ecuador, en lugares donde ha llegado a tener influencia. Se han perseguido opositores, se ha hecho financiamiento político. El señor (Hugo) Chávez tenía un proyecto continental donde trastocó las reglas. Hugo Chávez con PDVSA apoyaba a la persona, él hacía el partido, o sea, lo compraba, él hacía el programa, él hacía el financiamiento. Fue un proyecto poderoso que llegó, si ustedes recuerdan, a fines de 2008 a tener 22 de 34 votos en la OEA (Organización de Estados Americanos).

 

¿Cómo ve el hecho de que países como El Salvador se resisten a que se aplique la Carta Democrática a Venezuela?

En El Salvador hemos visto una posición, no es tan servil como la de Bolivia, es más cautelosa, aunque claro, es evidente que al final lo que vale es el resultado (en la votación). Ojalá la OEA pueda respetar los principios consignados en la Carta Democrática que todos voluntariamente, El Salvador, Bolivia, Venezuela, firmamos en 2001.Yo era presidente (de Bolivia) y el canciller la firmó en nombre nuestro (como país). Ojalá hoy en día se respete la Carta Democrática para poder apoyar la democracia en Venezuela. Si pudiera decirle algo a la Cancillería de El Salvador sería: No se hunda en el Titanic, ayude a salvar la democracia en Venezuela, piensen en su gente, no piensen en (Nicolás) Maduro. A Evo Morales le digo: No se hunda en el Titanic de Maduro.

 

Hay presidentes que han pedido diálogo, ¿se puede dialogar con el régimen?

El diálogo es una palabra bonita ¿y para qué sirvió el año pasado ese díálogo? Para desactivar la Carta Democrática, para desinflar la presión de la calle, para destruir a Venezuela, para diferir el revocatorio, para eso sirvió y para que las dictaduras se consoliden y hasta la iglesia, en buena fe, fue engañada al final. Por eso, la iglesia en diciembre de 2016 mandó una carta diciendo ‘El Gobierno no cumple, le exigimos elecciones, liberación de presos (políticos)’. Se ha destruido más la economía, hay más hambre, más falta de medicina, más represión y, ojo, hay cien muertos.

 

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, ha dicho que Venezuela es su faro. ¿Cuál es el riesgo de aquellos gobiernos que ven todavía en Venezuela un ejemplo?

Si alguien sigue sosteniendo que Venezuela es un faro de luz, es todo lo contrario, (Venezuela) es un Titanic dictatorial que se está hundiendo. El Gobierno de Bolivia sigue respaldando y de forma abominable dicen ‘Dale duro, Maduro’, por ejemplo, Evo Morales, lo digo como boliviano: es triste para mí. El Titanic de la dictadura se está hundiendo y queda el capitán Maduro con los dos violinistas. Ya va siendo hora que se consigan un salvavidas y abandonen el Titanic dictatorial de (Nicolás) Maduro. Es una dictatura inepta, corrupta, criminal que ha destruido la economía, que ha dejado sumida a Venezuela en una catástrofe humanitaria, que está tratando de instalar un sóviet a la cubana en el 2017. A aquellos que siguen en ese camino les digo: apúrense, quedan pocos salvavidas para salirse del Titanic de Maduro.

 

El Gobierno venezolano tiene control de los órganos del Estado. Aquí en el país ha habido funcionarios que en el pasado han pedido no respetar las resoluciones de la Sala de lo Constitucional. ¿Cuál es el riesgo que en un Estado se llame a no respetar los fallos? ¿Habría independencia de poderes?

Yo no le puedo decir, acabo de llegar. Hace cinco años que no vengo (al país) y hace mucho tiempo que he aprendido que, al bajar del avión a un país y pensarse experto, no es prudente ni recomendable. Sé algo de los problemas; pero muy poco. Que un loco diga ‘Algo no me preocupa’, la cuestión en Venezuela no es un loco dice, es la práctica, es la realidad. La Sala de lo Constitucional del Tribunal de Justicia en Venezuela fue producto de narcogolpe judicial de diciembre de 2015. La oposición ganó el Congreso. Diosdado Cabello de forma ilegal hizo sesiones del Congreso y nombró 35 jueces titulares y suplentes incluyendo todos los de la Sala de lo Constitucional, el 23 de diciembre. El regalito de Navidad (del régimen de Maduro) fue el poder judicial en el bolsillo. Hay que cuidarse y evitar que pasen esas cosas. En Bolivia, con Evo Morales, eligió un Tribunal Constitucional que le permitió violar la Constitución para volverse a postular. Le puedo decir que hay que defender instituciones independientes. Democracia es elecciones justas, instituciones independientes, prensa libre y cumplir el mandato (presidencial) que establece la Constitución y no tratar de reelegirse.

 

 

 

Perfil

Jorge Quiroga

 

Fue presidente de Bolivia en el periodo 2000-2001.

Ha sido investigador del Woodrow Wilson Center entre 2002-2003, fue ministro de Hacienda en 1992.

Ha sido viceministro de Planificación e Inversión Pública y Cooperación Internacional de 1990-1992.

Actualmente, es vicepresidente del “Club de Madrid” que agrupa a casi 100 exjefes de Estado y de Gobierno. También forma parte del “Diálogo Interamericano” y “Resultados para el Desarrollo”.

Desde el año 2002, dirige Fundemos, una fundación boliviana de análisis de políticas públicas.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.