Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Venezuela y la prensa

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 20, febrero 2017 - 12:00 am

El gobierno de Venezuela, ha dado un paso más dentro de su marcha anti democrática que inició el dictador Hugo Chávez y su continuador Nicolás Maduro: Ha querido borrar del espectro televisivo a la enorme cadena estadounidense de noticias, CNN, por el hecho que sus informaciones no son del agrado del régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

Los gobiernos democráticos del mundo, se encuentran sometidos al ojo avisor del periodismo universal, quien se ha desarrollado de tal manera que a estos niveles de desarrollo, y con la tecnología que ha reducido las distancias y los tiempos, obliga a permitir que los medios se mantengan dentro de un enorme campo en que la veracidad o la falsedad de una noticia, se produzcan entre márgenes que el público pueda determinar y evaluar, y con ello calificar al medio comunicador como realista, o falsario, poco serio, escandaloso, o simplemente como poco veraz, y por esa calificación, aceptado o rechazado dentro de las preferencias del público. La cadena estadounidense CNN, de prestigio internacional, es en realidad un medio poderosísimo de formación de opinión en América, prestigio que se ha ganado con muchos años de informar al público americano de los sucesos que ocurren en América y el mundo.

Sus programas noticiosos son de gran aceptación en el público que, con su preferencia, lo mantiene en las pantallas de los televisores. Lo mismo ocurre con otros noticieros como DEL SUR, que claramente se determina como políticamente de tendencia izquierdista, y que por lo mismo tiene su público cautivo respaldado por gente de pensamiento análogo. Sin embargo, a ninguno de los gobiernos de los países donde se presenta dicho canal, se le ocurre, ni siquiera pensar en desaparecerlo de las franjas televisivas, porque limitar, censurar o retirar un canal de televisión se reconoce como un atentado a la libertad de expresión, y se equipara a lo que sucede en gobiernos totalitarios, en los cuales solamente se permite el canal oficial de televisión, o cualquier otro pero bajo un control y censura tal, que nadie invierte en ello.

publicidad

Esa práctica es producto del temor  del gobierno de perder el control del mando y con ello perder el poder. Algunos analistas comparan a los gobiernos que someten a la prensa en general, como totalitarios del pensamiento, y consideran que  dicha práctica es similar a la mutilación que se le hace al Estado, cuando se crea un partido político único y oficial, que rige los destinos de un país, con una sola opción de forma de vida, y que en la práctica esclaviza al pueblo que lo sufre. La actual medida tomada por Maduro, lejos de mejorar la imagen de su gobierno, lo que ha demostrado una debilidad más, que solamente le resta vida al agonizante gobierno que cada vez se agota más y más, y por ello tiene que recurrir a estas medidas que ahogan más a la víctima: el pueblo venezolano.

El régimen, obviamente no dará su brazo a torcer, pero de alguna forma, los venezolanos y el mundo se dan cuenta cada día de la escasez de productos y materias primas, alimentos y artículos de primera necesidad, que están llevando al país a dejarlo con una única alternativa: el acrecentamiento de la violencia que cada vez más, los puede conducir a una guerra civil. Se observa cómo los gobernantes cada vez más recurren al irrespeto de la ley para mantenerse en el poder y con ello extreman y tensan los caminos y salidas a una solución pacífica. La salida de CNN del espectro radiofónico y televisivo muestra que ese régimen solamente se mantiene por la fuerza, la mentira y el sometimiento de las  voluntades de un pueblo que no se rinde ante la amenaza de la agresión de un grupo de aprovechados que de alguna forma, asaltaron el poder, y destruyen un país. Esperamos que el amanecer de esa larga noche que vive Venezuela, esté produciendo sus primeros albores, para bien de todos.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.