Cerrar [X]

Nacionales

Víctimas de violencia viven cautivas en sus casas

Yessica Espinoza

lunes 18, diciembre 2017 - 12:02 am

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) reveló que un 36 % de las personas catalogadas como desplazadas a causa de la violencia aún permanecen cautivas en sus viviendas, porque no tienen los recursos económicos para huir del mal que las intimida.

Entre abril del 2016 a mayo del 2017, la PDDH registra 138 casos de familias que han cambiado de residencia a causa del acecho de las pandillas, principalmente. Los casos engloban a un total de 458 personas que se han convertido en las víctimas del desplazamiento forzoso.

De acuerdo a la institución, en su informe preliminar, solo el 38.1 %, que corresponde a 175 personas, han logrado desplazarse a otro punto del país para permanecer a salvo, mientras que 168 personas más aún permanecen en sus zonas de residencia, pese a ser víctimas directas de la violencia. A esta población la PDDH le denomina “confinados”, ya que son personas que tienen la necesidad de desplazarse pero que por diversas razones no pueden hacerlo.

publicidad

Una de las principales causas que llevan a estas personas a permanecer “cautivas en sus viviendas o en las calles próximas” es la falta de recursos económicos, según el informe. “Los confinados” no tienen las condiciones mínimas requeridas para poder tomar sus pertenencias e irse de su casa hacia otro lugar del país y lo que hacen es vivir en una condición de encierro en su propia casa para evitar tragedias.

Otra de las causas, según la PDDH, es que las familias no tienen un segundo lugar seguro para vivir, es decir, no hay quienes los acojan o les brinden un nuevo techo donde refugiarse. Esta es una limitante pues, aunque se vean amenazadas por los grupos criminales en sus colonias, no pueden movilizarse. “Tres de cada diez no ha podido desplazarse por los limitados recursos o lugares seguros donde encontrar refugio”, dijo el procurador adjunto, Gerardo Alegría, la semana pasada.


El funcionario explicó que la principal causa de desplazamiento forzado son las amenazas que reciben de las pandillas. “Este tipo de desplazamiento puede entenderse como una acción de naturaleza preventiva, ante la inminencia de una acto de violencia”, dijo.

El segundo hecho más común es la intimidación, le sigue el intento de homicidio o asesinato de un familiar, las amenazas de no circulación, la extorsión y el reclutamiento forzoso por parte de las pandillas.

“¿Por qué no denuncian?” es la interrogante a la que la misma institución responde: “Las víctimas no interponen denuncias (por) el miedo a las represalias y la desconfianza en las instituciones”.

Ante esta situación, la PDDH hace un llamado al Estado a crear casas de acogida o albergues para estas personas víctimas de la violencia que, por razones de falta de recursos o carencia de un lugar seguro para vivir, no pueden desplazarse.

Asimismo, recomienda al ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez, y al director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, a que tomen las medidas necesarias para que generen confianza en la población y permitan que los delitos cometidos contra los desplazados sean “denunciados, investigados y juzgados”.

 

 

Que impiden el desplazamiento

 

Falta de recursos

Las familias que viven amenazas por grupos criminales, aun cuando temen por sus vidas, no pueden cambiar de residencia porque no tienen los recursos económicos necesarios para hacerlo.

 

Falta de un lugar para vivir

Aunque las familias tengan la necesidad de desplazarse a causa de la violencia, no pueden hacerlo porque no tienen otro lugar a donde refugiarse y prefieren vivir cautivos en sus viviendas.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.