Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Votar consolida la democracia

Eduardo Cálix / Embajador

jueves 22, febrero 2018 - 12:00 am

En El Salvador vivimos una joven e incipiente democracia. Gobernantes y gobernados, traducido en partidos políticos y sociedad, hemos aprendido que la validación del trabajo de los representantes populares o por el contrario su rechazo, está cimentado en el instrumento más importante que nos franquea la democracia: el voto.

Se han hecho grandes esfuerzos en la creación de mecanismos electorales dirigidos al fortalecimiento de la democracia. El Tribunal Supremo Electoral es resultado de las reformas esenciales de nuestro estado de derecho pos acuerdos de paz; y en lo que respecta a la ley, se han aprobado diversas reformas que pretenden brindar certidumbre, pluralidad y andamiaje legal, de cara a apuntalar y fortalecer nuestro sistema electoral.

La apuesta por elecciones libres y creíbles, mediante cuadros que representen en su plataforma el mejor proyecto para incidir en la decisión de la gente, es una labor que los partidos, entre otros, deben priorizar y fortalecer permanentemente a lo interno de sus bases, con candidatos idóneos, capaces y libres de señalamiento, que garanticen a la ciudadanía por quién y para qué votar.

publicidad

La real importancia de un proceso electoral deviene en la contraposición de las ofertas, en su afinamiento y la crítica que hagan de ellas, para incidir en el ejercicio colectivo de los electores. En un régimen democrático la esencia reside en cómo y con qué elemento se puede invitar al ciudadano a inclinarse por tal o cual proyecto, con la alternativa que genere más confianza o empatía.

Si bien es cierto que los partidos por su propia naturaleza tienen que contender y competir, hoy bajo las difíciles circunstancias que vivimos como país, en especial en los temas como seguridad, educación, empleo, salud, inversión y medio ambiente, es imperante privilegiar el acuerdo y el diálogo a efecto de buscar los mínimos consensos que resulten en alivio para la población.

Entre los partidos la confrontación debe ser en el plano de las ideas, y la moneda de cambio el debate y el diálogo contínuo. Es menester reconstruir puentes de comunicación y de entendimiento con el electorado. No hay que olvidar que servir es la premisa fundamental por donde se orienta el verdadero objetivo de la política.

Entre los servidores públicos se debe trabajar al margen de la tentación política; las instituciones que salvaguardan la integridad del Estado tienen una obligación y es la de interpretar fielmente la voluntad popular; velar por su crecimiento, garantizar su sana convivencia, inculcar el respeto a la ley, y asegurar el entorno donde desarrolle sus actividades.

En consecuencia, es nuestra democracia la que le da voz a la gente acerca de lo que realmente nos aqueja; la que posibilita un verdadero debate de los temas y la que nos otorga entera libertad para escoger las mejores propuestas a la solución de nuestros problemas, a través del instrumento más poderoso: el voto.

Necesitamos confiar más en las herramientas que dota nuestro marco jurídico para blindarnos de toda insinuación que manche el proceso de consolidación de nuestra institucionalidad democrática; estamos obligados a buscar por la vía legal, procesos transparentes y justos que privilegien la paz y el entendimiento, fortalezcan los valores democráticos y preserven la unidad nacional.

No hay atajos para mejorar nuestra democracia. Perseverancia ciudadana, valores éticos y responsabilidad política. En el núcleo, un inmenso arraigo en la conciencia de nuestros deberes y derechos. Los poderes cuentan con controles y restricciones; la realidad hace más necesaria la consolidación de la voluntad de los ciudadanos. Por ende, votar es la mejor expresión de una pacífica convivencia social.

¡Vamos todos a votar!



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.