Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Vulnerabilidad de la economía salvadoreña ante los tratados de libre comercio y la crisis

José Antonio Quirós Balladares / Expresidente Coexport

sábado 20, enero 2018 - 12:00 am

La Convertibilidad  y la dolarización son similares, no idénticas: ambas  comparten la visión de que una economía de mercado librada a sí misma tiende automáticamente al equilibrio con pleno empleo.  El problema es que esta visión ha sido desmentida por la historia y refutada por la teoría económica.

Las lecciones de la experiencia argentina son:

  • Los regímenes monetarios rígidos son insostenibles.
  • Mientras duran solo aseguran estabilidad de precios.
  • Tienen altos costos sociales.
  • Tales costos mayores cuanto mayor es su duración y…
  • Los efectos distributivos de una salida caótica pueden ser muy elevados.

Hipótesis alternativas sobre las causas de la crisis en argentina:

publicidad

En nuestra opinión, el régimen de convertibilidad en Argentina colapsó porque en su misma esencia era insostenible.

Lecciones para Ecuador y El Salvador Dolarizados.


En ambos, los  gobiernos  renuncian a la soberanía monetaria, abandona la facultad  de realizar política monetaria activa y desaparece el prestamista local en última instancia.  La cantidad de dinero depende del resultado del balance de pagos y el estado nacional pierde el “señoreaje”.  En la dolarización desaparecen formalmente la moneda nacional y el tipo de cambio; en consecuencia, el país pierde además los intereses que los dólares en circulación podrían ganar si se invirtieran en títulos como ocurre con las reservas internacionales en la convertibilidad.

Ambos regímenes se sustentan en una visión común y simple que es: que el único problema macroeconómico es la inflación. El problema es que esta visión ha sido desmentida por la historia y refutada por la teoría económica.

Debemos comentar que:

En primer lugar, habría que aceptar  que la inflación no es un fenómeno meramente monetario, como ya ha sido señalado por la escuela estructuralista latinoamericana; que  en una Economía Monetaria los precios son rígidos a la baja, pero  hay  cambios importantes en los precios relativos vinculados al propio proceso de desarrollo  económico, esto provoca   a las autoridades  monetarias el dilema de elegir entre tener mayor inflación, pero sin recesión,  ajustando la economía con  una correcta devaluación o privilegiar la estabilidad de precios con un costo recesivo.

Una economía que no resuelve  sus problemas de desarrollo no puede asegurar la estabilidad monetaria.  La crítica  entonces dirigida al monetarismo sigue siendo válida con relación a la “Convertibilidad y la Dolarización”, que constituyen su versión más extrema.

Una pérdida de competitividad causada, por ejemplo, por una baja en los precios de exportación implicaría un desequilibrio en la balanza de pagos, que idealmente se corregiría con la devaluación abaratando los precios en moneda extranjera de los bienes nacionales.  En un régimen cambiario rígido, la única manera de mantener  la competitividad  es a través de la deflación generalizada  que nadie desea.

Un punto frecuentemente olvidado es que la flexibilidad de precios y salarios no es una condición suficiente para evitar fuertes recesiones en caso de  regímenes cambiarios rígidos.  Las significativas deflaciones  salariales en las depresiones de la época del patrón oro son la mejor prueba.  Esto se puede en alguna medida aplicar a la economía salvadoreña pre dolarización, con el agravante de que en los años 94 al 2000 se  mantuvo un tipo de cambio nominal sobrevalorado, y pos dolarización, al haber mantenido el tipo de cambio sobrevalorado; comprar los dólares con colones sobrevalorados  causó  inmediatamente una inflación del 70 %  perdiendo la competitividad, o sea que mantuvimos el subsidio a las importaciones y el castigo a las exportaciones.  Esto nos ayudará a entender lo que no se puede esperar de los T.L.C., sino tomamos mediadas correctivas que solo se aplican para la importaciones, como es el adecuado  uso de la Devaluación Fiscal (subir los aranceles para hacer uso de la función fiscal, protección y compensación a la economía productiva nacional)

No obstante, en la dolarización esta vulnerabilidad se incrementa, ya que el país carece de política monetaria que permita amortiguar el impacto de los Shocks externos en las variables reales de la economía.   En el índice Latinoamericano de vulnerabilidad ante el libre comercio, El Salvador es el sexto más vulnerable de 18 países de la región.

Nuestra Crisis no se podrá corregir si no se

Revisa la Implementación de la Ley de Integración Monetaria que violó la constitución, ¿Sala de lo Constitucional?, Renegociar el TLC “CAFTA”,  que tiene clausulas peligrosas  que no  permiten  controlar a los monopolios  multinacionales que pueden usar el arbitraje, esto nos ha costado millones.  Activar el agro  (sectores productivos) con líneas de  crédito, usando la moneda de curso legal, manteniendo el T.C. de ¢8.75 = $1.00

El Banco Central tiene y debe aplicar  Políticas Monetarias, cambiaría el “Estado Salvadoreño”, lo confirmó en el fallo de la Sala de lo Constitucional.  Es necesario implementar el Ministerio de Planificación.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.