Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Y ahora… ¡China Continental!

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 27, agosto 2018 - 12:00 am

La noticia preponderante de la semana pasada, que opacó los millonarios desfalcos de las altas autoridades de los últimos gobiernos del ejecutivo, ha sido el rompimiento de  relaciones diplomáticas entre los gobiernos de El Salvador y China Taiwan, y la apertura de relaciones entre El Salvador y China Continental (comunista) Este tema no es un asunto más que debe y puede tomarse a la ligera. En realidad, los efectos que se pueden derivar son muy delicados para el equilibrio político de El Salvador y de las naciones del mundo. Veamos.

  1. El gobierno de China Continental con quien nuestro gobierno inicia relaciones diplomáticas es reconocido en el idioma popular internacional, como un país comunista, aunque a raíz de la incorporación de Hong Kong al continente en 1975, ha sido el modo de vida de Hong Kong quien ha modificado al sistema comunista en su forma de operar a los comunistas, y no al revés como se esperaba.
  2. Nuestro Gobierno, necio en una ideología caduca y obsoleta del siglo pasado (recuerden cómo el fanatismo ideológico de una alcaldesa llamada la reina de la basura importó unos camiones chinos para recoger basura, los cuales terminaron como chatarra inservible, ¡pero eran chinos!) y probablemente presintiendo un desplazamiento del poder en el próximo evento electoral, se adelanta a “asegurar” una relación con el gobierno asiático continental, para dejar una base social económica y posiblemente militar en el corazón de América, geográficamente hablando, que definitivamente ocasionará incomodidades y problemas a su archirrival de siempre –los Estados Unidos– y que, sin duda, provocará inconvenientes de todo tipo a nuestro principal aliado económico. Si tuvieron nueve años para hacer el cambio, ¿por qué lo hacen hoy cuando finaliza su período?
  3. En efecto, antes de 24 horas de conocerse la noticia de los cambios diplomáticos, altos funcionarios del país del norte expresaron que lo sucedido afectaría en su esencia la relación diplomática El Salvador-Estados Unidos. Es de esperar que la fuerte y permanente ayuda económica de aquella nación para nuestro país, sufra de inmediato, cambios sustanciales que afecten al gobierno, pero especialmente al pueblo salvadoreño.
  4. Como ocurre generalmente en estos casos, las negociaciones se desarrollan en cuidadoso secreto, se especula mucho sobre la venta de una isla Perico, que pareciera ser la puerta de entrada de China a tierra firme del continente americano. Alguien de buena fe podría pensar que sería una buena forma de incrementar el comercio y la economía con Pekín, pero porque desconoce que dicho comercio apenas llega al 0.7 % del total del comercio del país. Otros conocedores de la política militar mundial piensan que el estratégico lugar podría ser la puerta de entrada para actividades bélicas que hasta la fecha han sido controladas por las naciones democráticas de América. Como cualquiera puede imaginar, Dios quiera que nuestro país no sea el teatro de operaciones donde se desarrolle la lucha que decida la posesión física del territorio contrario a la libertad de los pueblos americanos.
  5. Los salvadoreños comunes y corrientes ignoramos que acuerdos y compromisos contraen los gobiernos de los países, pero lo cierto es que debajo de estos acuerdos diplomáticos con ambas Chinas ha habido movimientos y negociaciones desde hace tiempos, los cuales se han mantenido bajo reserva cuidando de que una infidencia pudiera echar a perder una transacción tan importante.

Al mismo tiempo, no nos debería sorprender que de repente apareciera una embajada de Corea del Norte o de Vietnam, o algún otro país. Dirán que la política es así y en efecto así es. Pero estas señales indican mucho de lo que se aparece en el horizonte del futuro de nuestro país. Quienes se dedican a analizar los hechos políticos están en el deber de ver con seriedad estos hechos y prepararse para neutralizarlos. Bueno será que comiencen a estudiar y aprender  el idioma mandarín. Finalmente cabe la pregunta: ¿es legítimo el actuar del Ejecutivo con un electorado manifiestamente adverso?




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.