Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Zonas Económicas Especiales

Rafael Domínguez / Periodista

sábado 15, septiembre 2018 - 12:00 am

Las hay en muchas partes del mundo, no son una novedad pero es todavía incierto para muchos su resultado en cuanto las verdaderas capacidades de atracción de inversión y de potenciar crecimiento, cualquiera sea su modalidad es claro generará frutos en el largo plazo.

El experto mexicano invitado por Fusades esta semana para contar la experiencia en ese país habló de su plan estratégico que apuesta a siete zonas especiales, con las cuales ha logrado en promesa una inversión de $7 mil millones y de como esto podría convertirse en unos 30 mil empleos en los próximos años, sin duda un resultado importante para zonas deprimidas como Chiapas que dijo se asemeja mucho a las condiciones económicas de nuestros países en Centroamérica; sin embargo, lo más importante era la visión integral del plan, que no es simplemente el quitar impuestos o crear un paquete de beneficios fiscales, crear estas zonas incluye una inversión importante hecha por los estados para garantizar acceso a buena infraestructura, comenzando por carreteras, puertos, energía eléctrica, aguas residuales, aeropuertos, etc… esa integralidad también necesita elementos estratégicos en la educación y la salud pública, el idioma ingles y una visión integradora de las cadenas productivas alrededor de las zonas para alimentarlas con la producción local. Se destacó el tema de los emprendedores, que deberán tener todo el apoyo para convertirse en empresas pequeñas y medianas que provean a las grandes empresas exportadoras materias primas o productos terminados agregados para que la economía realmente se desarrolle.

Las zonas económicas especiales deben ser polos que generen desarrollo en el entorno, que ayuden a mejorar el medio ambiente, el empleo y las condiciones de vida de la población pero no se puede pensar en ellas arrancando de cero, debe ya establecerse un plan estratégico, que responda sobre ¿qué inversión atraer, qué rubro de negocios son mejores para ese entorno, qué capacidades tiene nuestra gente para incorporarse a esa producción? etc… De tal manera que la sola idea de una zona económica especial no vale mucho sin esas líneas trazadas previamente, porque entonces no se diferencian los resultados de las ya instaladas zonas francas o zonas productivas con beneficio como las maquilas, se trata de algo mucho más complejo, más grande y de mucho más impacto.

publicidad

El foro también incluyó la experiencia de uno de los grupos empresariales más grandes de oriente, como lo es grupo Campestre, el cual en sus propias palabras dijo que ve demasiadas carencias en la zona como para pretender que éstas operen en eficiencia; la primera es la presencia del gobierno en el lugar como ente decisorio, ya que todo está centralizado en San Salvador y los trámites se hacen aquí con las consiguientes pérdidas de tiempo y recursos, igualmente falta una planta de profesionales en diferentes rubros que puedan incorporarse al trabajo; muchos profesionales tienen que ir de San Salvador a San Miguel a laborar, encareciendo costos, esto adicional a la falta de recursos e integralidad en la visión de los municipios y el gobierno central.

Sin duda plantearse el reto de las zonas económicas especiales es bueno, puede que sea demasiado el entusiasmo, pero necesitamos comenzar a ejercitarnos mentalmente en cómo fortalecer la economía ciudadana y desarrollar nuestras potencialidades; atraer inversión y pensar en determinar esa inversión para ciertas zonas es un buen principio. Pero debemos ser prudentes y realistas en cuanto a nuestros recursos actuales, los que se necesitan y la visión conjunta de todos los salvadoreños para alcanzar éxito y no terminar con proyectos como el puerto de La Unión en total desuso después de 10 años de construcción, pagándose préstamos sin un rédito para el pueblo.


Tampoco podemos poner toda nuestra esperanza en una idea cuando ya podríamos comenzar a mejorar el desarrollo con las medidas de reducción de burocracia y tramitología, si pensáramos menos en los controles y más en la producción, si nuestros funcionarios se bajaran un poco más del cargo para servir con el cargo, si tan solo revisáramos leyes obsoletas y papeleos inútiles, podríamos lograr de todo el país una zona económica efectiva y especial; al final la pobreza es generalizada y la necesidad de empleo igual, por lo tanto yo crearía del país algo que atraiga inversión en cualquier punto y no solo para 26 municipios, aprovecharía el que Dios nos ha bendecido con un territorio pequeño que podemos cubrir con menos recursos y más rapidez, pero lo que falta es liderazgo que lo entienda.

Zona económica especial podría ser una venta más de humo o el principio de una nueva manera de plantear el desarrollo, depende de los diputados de la Asamblea Legislativa para que tomen esto como una gran oportunidad o solo aprueben pensando políticamente, creo que el país no puede seguir esperando.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.