Cerrar [X]

Editorial & Opinion

2019: año de grandes decisiones

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

sábado 29, diciembre 2018 - 12:00 am

Después de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, entraremos los salvadoreños a una corta etapa, de apenas tres semanas, para asistir al magno evento cívico, de obligatorio cumplimiento, para elegir al futuro mandatario del país durante los próximos cinco años. A estas alturas, sin necesidad de encuestas, estamos seguros que la mayoría está determinada por quién va a emitir su voto favorable, considerando que la mayor parte del territorio ha sido cubierta, de manera muy especial, por Carlos Calleja, candidato de la Alianza por un Nuevo País, y, en segundo lugar, por el excanciller Hugo Martínez, del partido oficial FMLN. Por eso, se puede afirmar que la campaña electoral de los partidos o coaliciones en contienda, ya poco o nada puede contribuir, en este tiempo, a variar la preferencia del electorado, aunque tal vez en ciertas zonas del país, sea aún preciso insistir en el convencimiento del sufragio para determinada opción partidaria.

Decimos lo anterior, porque de los cuatro ciudadanos que aspiran a tener en sus manos la mayor responsabilidad constitucional que se le asigna al presidente de la República, es uno de ellos al que menos se le conoce en el sector rural del país, según informes fidedignos y sin ningún tinte político de nuestros informantes aunque, personalmente considero, que ya es muy tarde para ese candidato hacer dicho esfuerzo, pues incluso perdió una gran chance de darse a conocer un poco más, cuando rechazó, sin ninguna razón válida, debatir con los demás aspirantes en un evento organizado por la Universidad de El Salvador. Ya sabemos a quién me refiero.

Lo que debió prometerse, ya se agotó en términos de convencimiento popular. Resta únicamente impulsar la asistencia masiva de los ciudadanos con capacidad para ejercer el sufragio, a fin que los resultados que se obtengan en las diferentes juntas receptoras votos, no den lugar a dudas, quejas o recursos de impugnación o revisión, que hagan tardío el momento ansiado cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE), anuncie al pueblo salvadoreño a quién se le entregará la banda presidencial.

publicidad

Y a partir de ese momento, comienza en realidad el proceso verdadero del escrutinio ciudadano, porque desde el primer día de gestión administrativa, toda la atención nacional recaerá en el nuevo jefe de Estado para darnos cuenta si posee la capacidad que prometió en campaña para llevar a la república por los senderos de seguridad ciudadana y de generar mayores oportunidades laborales para la juventud salvadoreña, así como encaminar al país hacia un futuro que requiere de mayor tecnología educativa y mejor dinamismo económico que reduzca la pobreza y haga leve el endeudamiento que cada año crece, sin visos de solución o reducción, para lo cual se debe poner en práctica  la creación de mecanismos tributarios modernos en el ramo de Hacienda, para evitar la elusión y evasión crónicas y, por sobre cualquier otra consideración, reformar el quehacer de la Corte de Cuentas de la República, convirtiéndola en una entidad contralora que cumpla con lo ordenado por la Constitución.

Y si el futuro gobierno va a preocuparse por la salud pública, que piense primero en cumplir, al máximo, con los parámetros de la prevención, en la higiene ambiental y que un gran porcentaje de nuestros hogares reciba agua potable sin mengua. La educación higiénica debe formar parte del currículo escolar, aprovechando los almuerzos escolares o el vaso de leche, para que vaya extendiéndose la importancia de vivir   en lo limpio, sin promontorios de basura. El municipalismo debe apoyarse para que la eliminación de los desechos sólidos se ejecute diariamente y que, con celeridad se saquen de circulación los buses y vehículos cuyos escapes de humo venenoso contribuyen a generar contaminación y producir diversas enfermedades. Debemos darle prioridad a la “electrificación limpia” e incrementar los recursos boscosos y manglares del país.


Pensemos en reducir la importación excesiva de autos, ropas y utensilios que los países industrializados desechan, para enviarlos a nuestro comercio. Y respecto al agro, no basta entregar paquetes agrícolas, hay que enseñar nuevas técnicas en conservación del suelo y de las fuentes hídricas, en fin, este espacio es insuficiente para describir las obras que nos hagan avanzar más.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.