Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¡A votar!

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 30, enero 2019 - 12:00 am

Recuerdo el primer voto presidencial que deposité en una urna, fue en 1989. Antes se usaba la cédula y luego el carnet electoral, estábamos aún bajo fuego de guerra; eran tiempos difíciles, totalmente polarizados; terminaba el gobierno de Napoleón Duarte y se perfilaba el primero de ARENA con Alfredo Cristiani en la oferta de la propaganda; el tema de fondo: diálogo o no con el FMLN para incorporarlo a la vida política y terminar la guerra, parar la guerra o ponerle más fuego a la vía armada.

Sin embargo, y pese a lo difícil del momento, logramos encontrar un rumbo; hubo acuerdos políticos para terminar con la guerra, incorporar a la izquierda, parar la represión militar, detener la destrucción a la infraestructura nacional por el FMLN y buscar la democracia, donde el pueblo con su voto define y acepta, entrega representación y espera resultados.

La democracia no ha muerto, los hechos recientes en Venezuela demuestran nuevamente que el hombre libre es imposible de contener, que el reparto de bienestar para estandarizar la pobreza tampoco es solución y que la represión terminará siempre superada por la fuerza del pueblo.

publicidad

En El Salvador esta democracia sigue viva y como parte importante de su disfrute tenemos el sufragio, ir a la urna, elegir libremente, dar esa representación a ciudadanos que creemos harán su trabajo para que el nuestro sea más fácil y podamos crecer en lo económico y social; les damos la administración del recurso público para que lo distribuyan de tal forma que genere más riqueza y apoye a los que no logran levantar vuelo por sí solos; pero no les damos derecho a la corrupción ni a hacer de la administración pública su empresa personal para generar riqueza.

Salgamos a votar el 3 de febrero y aprovechemos la democracia, esa libertad de elección, pensando en lo que esperamos que se haga por nuestros hijos, nuestra familia y por nuestro progreso; aunque suene egoísta, no podemos votar por alguien que disminuya nuestra calidad de vida o que pretenda él ser la solución, porque está claro que el país se gobierna con los límites de la ley y la institucionalidad.


Usemos el derecho y la obligación de votar, vayamos con definición hacia el futuro, para mantener la democracia y corregir la democracia con más democracia, porque ésta siempre será imperfecta, pero se perfecciona en la medida en que los hombres libres definen el rumbo con ideas claras, adoptadas en mayoría, porque las mayorías tienen la capacidad de definir el mundo.

Yo ya decidí mi voto y espero que usted haga lo mismo, pero si no, aún es tiempo de detenerse unos minutos para leer, investigar, buscar la información sobre propuestas, valores, familia, pensamiento y lógica de gobierno que se ofrece. Si después de ese ejercicio su mente y corazón le indican cambiar de decisión hágalo, pero que sea porque comprendió lo que se le ofrece, hacer lo contrario es condenar al país a menos desarrollo y menos calidad de vida.

Hasta este momento todos estamos frustrados porque las cosas no han sido como esperábamos y como nos dijeron que serían; pero ese no es motivo para tirar la democracia al basurero, la culpa también la tenemos nosotros por no elegir bien, por dejarnos llevar de primas a primeras por lo menos importante, por poner los principios del partido adelante y no los nuestros; por tomar partido ideológico y no participar activamente del hacer y el pensar; por no detenernos antes de marcar, revisar nuestros sueños, nuestros anhelos y votar con enojo, porque el enojo es más fácil de seguir que la razón; pero podemos el próximo domingo hacerlo distinto, piense bien y vote.

Desde aquel primer voto que deposité en la urna al que sigue este fin de semana, han pasado muchas cosas en mi vida  y esas me han hecho comprender que la democracia no se detiene y que es nuestra responsabilidad sostenerla, que aunque haya culpables de los errores esto se corrige votando, eso es preferible a soportar un líder 30 o 40 años y sumirnos en la prisión política dónde nadie puede decir ni opinar distinto. Por favor salvadoreño decide por el futuro y vive tu democracia, vota ejerciendo derecho pero no olvides tu obligación, porque tu voto también impacta la vida de otros.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.