Editorial & Opinion

Al presidente más cool del mundo mundial

Ana Cevallos / Economista investigadora ICEFI @ Cevallob

jueves 27, junio 2019 - 12:00 am

De verdad presidente Bukele, ¿el más cool del mundo mundial? ¿Y si le preguntamos a las familias de los migrantes Óscar Alberto Martínez Ramírez y a su hija Valeria de poco menos de dos años? Luego de su fallecimiento trágico, ahogados en el río Bravo al intentar cruzar la frontera rumbo a los Estados Unidos, usted ofreció pagar los gastos de repatriación de los restos mortales y ayudarles económicamente.

Por muy loable que parezca la acción, no es cool. Es una tragedia. Afecta cotidianamente a miles, lo que exige que usted, en su calidad de presidente de la República, lo atienda con la responsabilidad seria de estadista.

Como estadista, usted debe ir más allá de la acción reactiva, tardía y de consuelo póstumo a quienes sufren la tragedia. Debe enfrentar las causas estructurales de un fenómeno muy complejo como es la migración, que incluyen pero no se limitan a la desigualdad, la pobreza, la inseguridad, el desempleo y la violencia. Debe lograr condiciones que eviten que personas como Oscar Alberto y su pequeña hija no tengan, en la desesperación, otra opción que migrar. De huir del país del cual usted es Presidente.

publicidad

Como estadista queremos que se dedique a solucionar los numerosos problemas de El Salvador. Por ejemplo, la grave situación fiscal, un problema que amenaza la viabilidad de cualquier proyecto de desarrollo. Quizá por preocuparse más por lucir cool que por ser un estadista, usted señor presidente no ha asumido una posición clara que permita sanear las finanzas públicas, ni está liderando procesos que logren que las discusiones sobre la política fiscal sean incluyentes y valoren los aportes de la sociedad civil. No, #noescool ni tampoco propio de un estadista excusarse por cada problema echándole la culpa a sus predecesores. No, #noescool ni tampoco se espera de un estadista  que tache de enemigos a quienes tienen una opinión distinta a la suya o manifiestan una posición crítica. En el caso de la política fiscal, si todo es culpa del gobierno anterior, ¿por qué confirmó en el cargo al mismo ministro de Hacienda? Coherencia y consistencia son propias de un estadista. Y si quiere, también son cool.

Presidente Bukele, #noescool ni propio de un estadista excluir a la academia y otros sectores de sociedad civil. Para que usted evolucione a un estadista, demuestre que en su Gobierno la rendición de cuentas es una obligación, no un gesto cool. Demuestre que las finanzas públicas son más transparentes e incluyentes, para lo cual no pueden ni debe reducirse a las órdenes que realiza al ministro de Hacienda a través de twitter. La gestión de las finanzas públicas es algo complejo y difícil porque administra recursos escasos, y exige de mucha seriedad y responsabilidad porque decide el uso de nuestros impuestos. Usted tiene la responsabilidad y la obligación de lograr que las finanzas públicas sean un instrumento efectivo y justo para el desarrollo.


Sólo de usted depende si su legado será la autodescripción en su biografía de twitter, ese narcisista “el presidente más guapo y cool del mundo mundial”. O el estadista que enfrente los gravísimos problemas de El Salvador.

¿Qué tal empezar a trabajar en liderar un proceso incluyente, abierto y técnicamente sustentado hacia un pacto fiscal? ¿Demostrar que su decisión sobre la continuidad del ministro de Hacienda del gobierno anterior fue acertada, porque ese funcionario y su equipo están capacitados y tienen la voluntad para implementar el acuerdo al que se llegue? Pasos como éstos son lo que, de verdad, pueden superar las causas estructurales de la migración, y con ello, salvar vidas como las de Óscar Alberto y Valeria.

O sea, presidente Bukele, por favor, antes estadista serio y efectivo que guapo y cool en el mundo mundial. ¿Le parece? Como #ciudadanía se lo #ordenamos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.