Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Año político

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

viernes 28, diciembre 2018 - 12:00 am

El año está agonizando, es el momento de hacer el balance para determinar: ¿cuál es el saldo que dejan los hechos políticos ocurridos en 2018? Una forma de elaborar el análisis del año político, que permite trascender la descripción, es hacer la valoración de estos 365 días a partir de lo positivo, lo negativo y definir las perspectivas 2019.

El aspecto determinante del año es electoral, en estos doce meses hubo elecciones de todo tipo: de alcaldes, diputados, magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Fue electo el Fiscal General de la República.

Un aspecto positivo es que hoy la ciudadanía tiene más oportunidades de estar informada, todavía falta transparencia y estamos expuestos a consumir noticias falsas. Pero las redes sociales cambiaron la manera de obtener información. Ahora podemos estar al tanto de lo que pasa de inmediato, en tiempo real: conocer cuál es la conducta de los políticos, saber cómo toman las decisiones sobre los problemas que nos afectan y tener más piezas de información para poder interpretar: ¿Qué intereses están detrás de cada decisión? y ¿quién gana y quién pierde con las decisiones políticas que se toman?

publicidad

Es negativo en este 2018, el descrédito de la llamada clase política, el hartazgo de la población con los partidos políticos tradicionales aumentó en forma considerable; fue notoria la desaprobación del quehacer de los grupos parlamentarios en la Asamblea Legislativa, particularmente fue negativo el comportamiento de los diputados en el proceso de elección de funcionarios de segundo grado.

En los resultados de las elecciones del 4 de marzo, se evidenció el descontento ciudadano con los partidos políticos, especialmente con la gestión gubernamental. El FMLN obtuvo su peor derrota electoral desde que se convirtió en partido político hace 25 años: Solo logró  475.265 mil votos; la misma cantidad de votantes que  hace 15 años, en 2003. ARENA tuvo un saldo positivo: logró 37 escaños en la Asamblea cinco diputados más que en 2015, pero su caudal electoral no aumentó, disminuyó, pues en 2015 obtuvo 885.374 y en 2018 solamente 823.198 votos.


Inmediatamente que pasaron las elecciones de alcaldes y diputados, comenzó la campaña presidencial adelantada, a pesar que el artículo 81 de la Constitución establece que la propaganda para elecciones presidenciales, inicia cuatro meses antes de la fecha de los comicios. Durante todo el año sufrimos la propaganda electoral.

Hay que decirlo directamente: a pesar de toda la propaganda, los salvadoreños están poco interesados en la campaña electoral, la gente no ve propuestas novedosas de los candidatos, lo planteado hasta ahora es más de lo mismo y además los ciudadanos consideran que ninguna o pocas de las promesas de campaña se van a cumplir una vez sea electo el presidente.

Un balance político electoral no puede estar completo sin mencionar las encuestas que han sido muchas en 2019.  Los resultados en todas las encuestas publicadas durante el año ubican a Nayib Bukele a la cabeza por una diferencia significativa aproximada de 10 puntos. El 3 de febrero 2019 será la elección y entonces se podrá evaluar la calidad de las encuestas electorales comparando los datos de las mediciones realizadas en 2018 con los votos obtenidos por cada candidato.

Las lecciones que se deberían aprender del año político 2018 son muchas pero la principal es que los candidatos presidenciales y los partidos  deben trabajar sin descanso para recuperar la credibilidad, ofreciendo soluciones viables, a los problemas nacionales.

Se cierra el año político: teniendo en frente la recta final de la campaña presidencial. Enero será un mes intenso, como deseo de año nuevo y por el bien del país, demandemos que por encima de la confrontación, la guerra sucia y las campañas de miedo prevalezcan las propuestas, la racionalidad, la sensatez para sacar adelante al país. Se presenta una oportunidad política trascendental para que el ciudadano decida su futuro. El Salvador no se puede dar el lujo de perder esta oportunidad.

El próximo presidente se convertirá en el mandatario del bicentenario, su administración será el quinquenio donde se van a conmemorar los 200 años de vida independiente de nuestro país, el 15 de setiembre del 2021. La próxima celebración del bicentenario debería ser tema de campaña y motivo importante para exigir que los partidos y todos los sectores de la sociedad salvadoreña se unan para resolver los problemas estructurales del país: la desigualdad económica, la exclusión social, la pobreza, la inseguridad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Conmemoración de Acuerdos de Paz y recta final de elecciones

Ojalá que al terminar la campaña presidencial, el nuevo mandatario se ocupe de convocar a la naci...

MÁS INFORMACIÓN
¿Seremos un país viable?

Al nuevo jefe del ejecutivo, le tocará crear un conjunto de condiciones que le den estabilidad al p...

MÁS INFORMACIÓN
Perspectivas 2019

Comenzó el año, es hora de volver a la realidad, lo importante es poner todas las …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.