Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Aspectos relevantes de las elecciones

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

martes 5, febrero 2019 - 12:00 am

El quiebre inesperado que tuvo el reciente evento electoral respecto a los ante­rio­res procesos observados desde 1984 hasta hoy, nos motiva a realizar un análi­sis so­me­ro de algunas características que se desprenden de los datos oficiales brindados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), cuyo desem­pe­ño, técnico e imparcial, ha sido bien ca­li­­fi­cado por organismos observadores, tanto nacionales como extranjeros. En esta línea de califica­ción, debemos reconocer el civismo del electorado salvadore­ño que acudió, en forma pacífica, a los centros de votación. Tres conclusiones esenciales he podido vislumbrar de estas elecciones presidenciales:

1.-Absentismo manifiesto: Para la justa electoral del domingo 3 del presente mes, el TSE convocó un cuerpo electoral de cinco millones 464 mil ciudadanos (números redondos), de los cuales únicamente acudió a las urnas una cifra de dos millones 453 mil votantes (que incluye miles de votos nulos y cientos impugnados). O sea, que del 100 % de votantes llamados a ejercer el sufragio, únicamente lo hizo el 47 % aproximadamente.

2.-Gane poco representativo: El candidato Nayib Armando Bukele Ortez, obtuvo del sufragio real el 53 % (porcentaje redondo). Si ese porcentaje se deriva del    47 % del total de votantes que asistieron, eso significa que realmente ha obtenido un triunfo poco representativo del cuerpo electoral (un aproximado del 25 %), pues más de dos millones 800 mil votantes se abstuvieron de ejercer el derecho y deber del sufragio y este número es mucho mayor al de los que asistimos a emitir el voto.

publicidad

3.-Silencio sobre plan de gobierno: Aparte de las cifras anotadas, las cuales deben ser consideradas muy seriamente por el equipo asesor del ya virtual mandatario; otro aspecto por dilucidar y debe hacerse muy pronto, es el desconocimiento que la población tiene del o de los planes del nuevo gobierno, mismo que habrá de instaurarse a partir del 1 de junio por espacio de un lustro, señalado constitucionalmente y sin lugar a reelección.

Dejo espacio a otros analistas políticos para escribir sobre diversos aspectos, pues quiero circunscribirme a los ya apuntados, para hacer mis propias conclusiones y recomendaciones. En primer lugar, es notorio que las campañas territoriales ya no tienen el efecto mediático de las de antes. Con la irrupción de la cuarta revolución industrial en boga creciente, la sociedad entera, no solamente los partidos políticos, deben fijar su atención e interés en el impacto que ahora tienen las llamadas redes sociales o los sistemas cibernéticos, mismos que se modifican y/o perfeccionan cada 24 horas hasta el punto de crear aparatos ortopédicos, equipos quirúrgicos no invasivos. Bueno, pronto veremos a los artistas de películas saltar desde la pantalla para sentarse en nuestros muslos. En este sentido, Bukele recurrió efectivamente a este proyecto novedoso y sienta una experiencia digna de tomarse en cuenta, incluso hasta para votar “on line” dentro de pocos años y evitar esas aglomeraciones que un día pasarán a la historia.


El absentismo relevante en estas elecciones es otro punto de análisis serio para los políticos. Pudo deberse, en primer lugar, a un resentimiento originado entre los militantes decisorios, por las candidaturas que se expusieron en la vitrina y que ellos no compartían, haciendo de la ausencia una especie disimulada de “autocastigo” para sus propios institutos políticos, en este caso particular, al bipartidismo formado por ARENA y el FMLN, a quienes, por ahora, se les consideran perdidosos y, sin embargo, y esto es lo crucial, por el caudal de votos que ellos obtuvieron y por no haberse logrado un gane indiscutible con el 100 % del cuerpo electoral convocado, el gobierno que presidirá Bukele, si quiere ser exitoso en su administración, desde ahora lo instamos a tender puentes de entendimiento y colaboración con esos dos institutos contendientes que tienen a la base millares de adeptos, partiendo también de la premisa esencial que un presidente, sea cual sea el origen partidario, al ser elegido en las urnas, se convierte per se en mandatario de todos los salvadoreños, ya que ese mandato nace por  la voz y voluntad de toda la población.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.