Editorial & Opinion

Aumenta la presión europea ante los desmanes de Ortega

Armando Rivera Bolaños / Abogado y notario

martes 26, noviembre 2019 - 12:00 am

Es realmente vergonzoso, políticamente hablando, que los gobiernos centroamericanos, sin excepción, guarden ominoso silencio y una total pasividad, ante el drama que sufre nuestro hermano pueblo de Nicaragua, debido a las violentas e inhumanas represiones policiales dictadas por el gobierno nepotista de Daniel Ortega y su cónyuge Rosario Murillo. En nombre de un principio mal entendido de “no intervención”, vemos transcurrir los desmanes de la dictadura orteguista contra un pueblo desarmado, cuyo único crimen es el de pedir el pronto retorno a un clima de paz y democracia, refugiándose, ante las embestidas violentas ordenadas por el dueto tiránico, en el interior sacro de los templos católicos, como la iglesia de San Miguel en Managua, en donde también la saña del orteguismo los ha perseguido rodeándoles con agentes armados que impiden prestar auxilio oportuno a las personas (la mayoría mujeres), que permanecen en su interior, soportando estoicamente hambre y sed. Un verdadero acto de barbarie que solo se miraba en la Europa Oriental en la época del estalinismo, con crueles masacres efectuadas en las ciudades de Hungría y Polonia por los mortíferos tanques rusos.

A diario, los actos violentos contra una población inerme y desamparada de nuestros hermanos nicaragüenses, se difunden por noticieros internacionales y redes sociales, sin que Daniel Ortega y Chayo Murillo, demuestren el mínimo esfuerzo por establecer un ambiente de arreglo pacífico y conciliador con el pueblo, basando su permanencia en el poder sobre la base de un ejército y una policía dóciles a sus mandatos, hasta el punto de ser irreverentes con las autoridades eclesiásticas del país y que, por su investidura y labor pastoral, son respetados hasta en la República Popular China.

La impopularidad generada y la violencia ejercida por el actual  gobierno sandinista, tal vez se origine para disimular que es un traidor a la causa libertaria que enarbolara en “la década perdida” de los años 60/70 del siglo pasado, cuando luchaba palmo a palmo, contra la feroz dictadura de los Somoza, pero que ahora, en su voracidad de mando y saqueo de la cosa pública, ha sobrepasado a las oscuras épocas somocistas que combatiera, reeditando una tiranía mucho más cruel, más persecutoria, más conculcadora de los derechos humanos, civiles y políticos, cuya única víctima es la población nicaragüense, sin que ningún gobierno o entidad de Centroamérica, se pronuncie en defensa de esas ingentes masas de población que diariamente sufren vejámenes, encarcelamientos, torturas y exilio, sin ningún asidero legal o constitucional para que el gobierno perpetre impunemente sus arbitrariedades violentas e irrespetuosas, a excepción de la voz pastoral de Obispos y clérigos, que en nombre del Redentor eterno y llevando sus rosarios como emblema, demuestran con valor cristiano el enfrentarse a las turbas violentas de sandinistas ateos y fanáticos, azuzados mediante dádivas por el gobernante dueto Ortega/Murillo.

publicidad

El llanto de la población desprotegida de Nicaragua, la tierra bella de los grandes lagos que ensalzara poéticamente el gran bardo Rubén Darío, o que motivara durante la gesta revolucionaria (hoy traicionada) al cantautor Carlos Mejía Godoy (actualmente en el exilio), no ha pasado inadvertida para el continente europeo y eso nos alegra mucho que allá, tras el Atlántico por donde llegaron los europeos a nuestra tierras amerindias, el sufrimiento del pueblo nicaragüense, a causa de la tiranía orteguista, ha despertado el interés y la preocupación de la influyente y poderosa Unión Europea que, sin ambages ni ocultamientos, ha sido clara, enfática y directa en exigirle a la dictadura de Nicaragua que respete los derechos humanos de la sociedad hermana y que propicie, cuanto antes, el retorno a un proceso democrático  donde los ciudadanos tengan libertad de elegir a sus funcionarios, en elecciones limpias y sin coacciones. Las reglas han sido dadas. Corresponde al despótico dueto nepotista de Daniel y Rosario proceder a su fiel cumplimiento en un tiempo determinado, o verse expuesto a sanciones diversas, que afectarán la ayuda económica y asistencia técnica, por parte del influyente bloque europeo.

Nos inquieta el silencio inexplicable de los gobiernos centroamericanos en apoyar la justa causa del pueblo nicaragüense. Todos sabemos que el absolutismo del poder ya no tiene cabida en el presente.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.