Cerrar [X]

Internacionales

Bastiones republicanos en California, en la mira de la “ola azul”

AFP

sábado 20, octubre 2018 - 8:02 am

El portazo en la cara dejó bien claro que hacer campaña en el conservador Huntington Beach no es cosa fácil, pero Josef Siroky no se inmutó: el voluntario siguió tocando puertas, distribuyendo panfletos, vendiendo la idea del cambio.

Huntington Beach es uno de los pocos bastiones que tiene el partido Republicano en California y que los demócratas quieren conquistar en su cruzada para tomar el control del Congreso en las elecciones del 6 de noviembre.

Era un domingo soleado de octubre, y antes de que Josef y otros cientos de voluntarios salieran a hacer este difícil puerta a puerta, se encontraron con el candidato Harley Rouda, que fue republicano y hoy se vende como un demócrata moderado.

publicidad

“Es extraordinario ver esta ola azul en este momento”, les gritó Rouda, generando un aplauso.

California lidera la resistencia al gobierno conservador de Donald Trump, con duras batallas sobre todo en medio ambiente e inmigración.


Pero Orange County, al sur de Los Ángeles, con 3 millones de habitantes, con una población blanca y mayor y áreas muy ricas, fue por décadas un sólido bloque conservador.

El triunfo de Hillary Clinton en 2016, unos 100.000 votos por encima de Trump, animó a los demócratas a batallar por 14 de 53 escaños que los republicanos tienen en la cámara baja del Congreso.

Hay chances en siete, incluido el 48vo distrito, que abarca a Huntington Beach, y que ha sido representado por 30 años por Dana Rohrabacher, acusado por sus detractores de tener lazos con Rusia y criticado por supuestamente defender la idea de armar a niños para que se defiendan de tiroteos en las escuelas.

“Hemos visto a muchos republicanos moderados que están decepcionados con las visiones extremistas de sus representantes actuales y quieren a alguien más moderado”, dijo Rouda, de 56 años, a la AFP. “Y creo que la gente en todo Estados Unidos está cansada de la D o la R al lado de tu nombre. Se trata de tu carácter y de tus valores”.

Esa es la línea de esta campaña que según encuestas está muy ajustada.

Los voluntarios debían enfocarse en que Rouda fue republicano hasta 1997, que es empresario, que no es un extremista. Básicamente que no es azul, ni rojo… es púrpura.

“No queremos mentir pero necesitamos saber quién es nuestra audiencia”, explicaba un miembro del equipo del candidato.

– A máxima capacidad –
Josef, de 22 años y graduado en Ciencias Políticas, iba en una brigada de cinco muchachos, todos jóvenes como él, en una calle de Huntington.

Las casas son grandes, bonitas, los gramados parecen mesas de billar.

El trabajo requiere paciencia. “Es como jugar la lotería”, dijo Siroky, de padre checo y madre mexicana.

En cinco cuadras no hubo mucha suerte. Solo dos casas respondieron.

La de la anciana, de 74 años y registrada como republicana, y la de otra muchacha más joven, sin afiliación partidaria, que en pijamas escuchó en la puerta el discurso de Josef.

“Creo que puedo mostrarle a los republicanos que los demócratas también tienen buenas ideas”, explicó él.

En las elecciones del 6 de noviembre se pondrán en juego los 435 escaños en la cámara baja, un tercio de los que están en el Senado y las gobernaciones en 36 estados.

Y en Orange, los demócratas están “energizados, organizados y operando a máxima capacidad” para conseguir las curules en poder de los republicanos, dijo a la AFP Rachel Potucek, portavoz del partido en el condado. “Sentimos como si estuviéramos haciendo historia”.

El expresidente Barack Obama incluso participó en esta campaña con un mitin a principios de septiembre en Anaheim, al que Rouda asistió.

“Si estos candidatos ganan, estoy absolutamente seguro de que Washington va a trabajar mejor”, lanzó entonces el exmandatario que había mantenido un perfil relativamente bajo desde su salida de la Casa Blanca, a principios de 2017.

El partido republicano en Orange no respondió al contacto de la AFP.

– Desertar por Trump –
Una encuesta de la universidad Chapman de Orange, publicada en abril, indicó que 63% del condado reprueba la gestión del presidente Trump.

Katherine Amoukhteh, de 53 años, es una de ellas.

Republicana desde hace 27 años, cree que el partido cambió “drásticamente” por lo que decidió alinearse con los demócratas.

En el jardín de su casa en un acomodado barrio de Laguna Niguel, vecina de Huntington, hay una valla a favor de Rouda.

Como su candidato, Amoukhteh se define “púrpura”, a favor de una política fiscal conservadora, impuestos bajos y un Estado pequeño.

Nunca le gustó Trump por “la forma como manejó sus negocios (…), el hecho que piense que las mujeres son objetos”. “Eso me despertó políticamente y me hizo pensar en que tenía que hacer más”.

Amoukhteh reparó que aunque republicana, siempre pensó y meditó su voto, sobre todo para presidente. Optó de hecho por Obama en sus dos mandatos porque sintió que “el país necesitaba un cambio”.

Mantiene su registro en el partido de gobierno porque dice le “ayuda a hablar mejor con los vecinos” en su labor evangelizadora por una California “más azul”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.