Internacionales

China colecciona promesas incumplidas con países aliados

Redacción DEM/Agencias

sábado 27, abril 2019 - 8:00 am

 

El presidente chino, Xi Jinping durante su visita a Costa Rica.

 

publicidad

En la últimos años, China ha ganado representación diplomática en América Latina, debido a que países que tenían largo historial de relaciones con Taiwán, las rompieron y los reconocieron. China, la segunda economía mundial, ha aprovechado este privilegio para buscar más aliados, a quienes ofrece ayuda financiera, desarrollo tecnológico, libre comercio y la edificación de algunas infraestructuras modernas.

Desde el año 2000, un total de 13 países han terminado las relaciones diplomáticas con Taiwán y han establecido vínculos con China. A cambio de cambiar el reconocimiento diplomático, estos países esperaban recibir recursos y ayuda financiera de China que estimularía su desarrollo nacional y mejoraría la vida de su gente. Sin embargo, la comunidad internacional ha prestado poca atención a si China ha cumplido sus promesas y si los países mencionados han alcanzado los objetivos de desarrollo que originalmente habían previsto.


China ha dedicado un esfuerzo considerable para ayudar a sus nuevos aliados a desarrollar infraestructura, especialmente estadios, ferrocarriles, autopistas y centros de conferencias. Sin embargo, prácticamente todos estos proyectos se contratan con compañías chinas, y la maquinaria, los materiales de construcción y la mano de obra se importan de China. Las inversiones chinas a menudo tienen como objetivo adquirir o ganar control sobre los recursos naturales y las materias primas de sus aliados. Crean pocas oportunidades de empleo locales, provocan protestas de los grupos ambientales y no contribuyen al desarrollo general de los países anfitriones.

Si se estudian algunos casos, se puede observar que China no ha cumplido a cabalidad las promesas hechas al momento de establecer relaciones, esto mencionando que no todas se hacen públicas, ya que algunos documentos de estrechamiento de lazos gozan de confidencialidad -como en el caso salvadoreño- y por lo tanto no se puede saber con exactitud si todas los proyectos prometidos se han ejecutado.

En el caso de Costa Rica, se comprometió a ayudar a mejorar y ampliar una refinería de petróleo estatal en Moín a un costo de $ 1,5 mil millones ($900 millones en préstamos y $600 millones en inversión conjunta), y ampliar una carretera que conecte la capital de San José con el puerto de Limón en el este a un costo de $495 millones.

Costa Rica anunció unilateralmente, el 15 de abril de 2016, que estaba cancelando la modernización y expansión de la refinería petrolera estatal en Moín, promesa hecha al momento de establecer las relaciones diplómaticas con China, porque el proyecto violaba las leyes nacionales y los documentos proporcionados por China incluían gastos de personal excesivamente grandes.

La refinería de Moín terminó en una disputa legal que enfrenta a Costa Rica con sus socios chinos en el fracasado proyecto a través de un arbitraje en el que participan la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y los representantes de la firma asiática CNPCI. La disputa comenzó en agosto de 2017 ante la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional en Londres, Inglaterra.

El proyecto vial que une San José con Limón se ha retrasado debido a factores relacionados con las evaluaciones ambientales y los procedimientos administrativos.

Igualmente, cuando Costa Rica estableció relaciones con China en junio de 2007, sus exportaciones e importaciones desde China ascendieron a $ 840 millones y $760 millones, respectivamente.

En 2017, sus exportaciones a China se redujeron a $ 170 millones, mientras que las importaciones se dispararon a $ 2.1 mil millones, elevando su déficit comercial de $60 millones a $1.93 mil millones en una década.

La ayuda y las donaciones chinas han disminuido, mientras que los préstamos han aumentado significativamente.

En la República Dominicana, con la que estableció lazos en mayo de 2018, China se comprometió a ayudar en la construcción de viviendas asequibles, un ferrocarril desde Santo Domingo hasta el puerto de Puerto Plata, una planta de gas natural y una planta hidroeléctrica multipropósito, proyectos que Requeriría una inversión total de más de $ 3 mil millones.

En Dominica, el proyecto de expansión del Hospital Princess Margaret no comenzó hasta 12 años después del establecimiento de relaciones diplomáticas.

En Grenada, un proyecto conjunto para viviendas de bajos ingresos no comenzó hasta ocho años después de que se establecieron los lazos con China. Solo se construyeron 350 unidades en la primera fase, mientras que las 650 unidades de la segunda fase aún están en construcción.

A partir de 2016, Chad había acumulado $ 3.059 mil millones en préstamos de China, Senegal, $2.615 mil millones y Malawi, $928 millones. Estos préstamos han creado una tremenda carga financiera para estos países africanos.

Numerosos proyectos de infraestructura a gran escala se han cancelado o retrasado, o aún no han comenzado, debido a problemas ambientales, financieros, legales o administrativos.

En Santo Tomé y Príncipe, un archipiélago en África, hasta ahora no se ha avanzado en proyectos relacionados con su aeropuerto internacional y su puerto de aguas profundas.

Y la cantidad de ayuda financiera que Malawi ha recibido de China hasta el momento está muy lejos de los $6 mil millones prometidos inicialmente.

China ejerce presión sobre los aliados diplomáticos de Taiwán para que se ajusten al "principio de una sola China", que promueve enérgicamente en el ámbito internacional.

Además, China promete el acceso al mercado y la inclusión en sus destinos turísticos de salida recomendados para ganarse a los aliados diplomáticos de Taiwán que se fijan en su mercado y sus consumidores. Estos incentivos son muy atractivos para estos países, que están convencidos de que podrán exportar sus productos a China y atraer a un gran número de turistas chinos, lo que mejorará el crecimiento económico, aumentará los ingresos por turismo y elevará el nivel de vida. . Pero América Central, el Caribe y África están lejos de China. Incluso Cuba y Venezuela, que gozan de excelentes relaciones con China, atraen a pocos viajeros chinos. Esto demuestra que si un país está incluido entre los destinos turísticos recomendados por China no tiene importancia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Antiguo cráneo de mono revela secretos de la evolución cerebral de los primates

Los restos de un primate prehistórico que vivió en las alturas de los Andes hace 20 …

MÁS INFORMACIÓN
Trump sube aranceles a productos chinos y la bolsa se desploma

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump respondió este viernes a los aranceles impuestos por China …

MÁS INFORMACIÓN
EEUU dice que funcionarios de Venezuela han discutido la "salida" de Maduro

Un asesor de la Casa Blanca dijo el miércoles que allegados a Nicolás Maduro habían discutido …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.