Editorial & Opinion

Conmemoración de Acuerdos de Paz y recta final de elecciones

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 16, enero 2019 - 12:00 am

El aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz quedó este año en medio de lo más caliente de la etapa final de la campaña electoral. No me hago ilusiones el significado de los Acuerdos pasará desapercibido. Realmente lo único que interesa en este momento en política es ganar las elecciones.

A 27 años de la firma de la paz, no hay nada que celebrar, sí hay que conmemorar. Es indispensable recordar un hecho histórico de gran importancia: El Acuerdo de Paz fue la reforma política más importante de la segunda mitad del siglo XX y especialmente se debe rendir un homenaje de recordación a todos los que brindaron su vida en el conflicto armado.

Al presidente Salvador Sánchez Cerén le quedan cinco meses de gobierno.

publicidad

Como Comandante General de la Fuerza Armada, le puede dejar un legado importante al país: Señor presidente, con todo respeto le pido ordene que el local que ocupaba la “Primera Brigada de Infantería, Cuartel San Carlos”, donde actualmente funciona el Comando de Apoyo de Transmisiones de la Fuerza Armada (CAFTA) se lo entregue a la Universidad de El Salvador para la creación de un “Centro de Memoria y Justicia Transicional”, donde podría funcionar un museo universitario de la memoria histórica, un archivo, un centro de atención psico-social a las víctimas del conflicto armado, un banco de perfiles genético y equipo universitario de antropología forense, un centro de investigación en Derechos Humanos y Memoria Histórica, un centro de producción audiovisual, un centro de pedagogía de la memoria, un centro cultural de memoria, entre otros.

Señor presidente usted puede entregar el local de la extinta Guardia Nacional al Ministerio de Cultura para que en ese lugar se organice el Museo de la Paz.


Señor Salvador Sánchez Cerén, usted es maestro y sabe que Ciudad Normal Alberto Masferrer fue cerrada en 1980; Ciudad Normal fue el último proyecto de formación de maestros asumido de manera responsable por el Estado salvadoreño. Desafortunadamente, en el marco del conflicto armado, este exitoso programa fue clausurado y su campus convertido en la sede del batallón contrainsurgente llamado Atlacatl. La conmemoración del 27 aniversario de la Paz es la ocasión adecuada para que se entregue al Ministerio de Educación la instalación educativa que ocupó la Fuerza Armada y se cambien los fusiles por libros.

Señor presidente en el final de su gobierno se puede eliminar el nombre de dos de los responsables de la masacre de El Mozote con los cuales se bautizaron en los años ochenta -y que aún se llaman así- a la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel y el Destacamento Militar #3 de La Unión. Los familiares de las víctimas del Mozote y el pueblo salvadoreño le van a agradecer que los nombres de Monterrosa y Azmitia dejen de ser honrados.

La Cultura de Paz es la base de la convivencia armoniosa en una nación. El Salvador tiene un Instituto de la Niñez y la Adolescencia, cuenta con el Instituto para el Desarrollo de la Mujer. El 16 de enero es el momento propicio para la creación del Instituto para el Desarrollo de la Cultura de Paz, pensado como una institución autónoma para trabajar porque en El Salvador cambien los hábitos y actitudes de los salvadoreños, para pasar del odio, la enemistad, la confrontación, la violencia, a la reconciliación y la construcción de una Cultura de Paz.

El Ministerio de Educación podría dar a conocer un proyecto de transformación curricular, donde se incorpore la asignatura Cátedra de Cultura de Paz, para que desde muy pequeños los niños y jóvenes salvadoreños cuenten con medios de transformación de conflictos y formación ciudadana. Todavía es tiempo para  promover un amplio programa de elaboración de textos escolares para desarrollar las orientaciones curriculares en las áreas formativas de educación para la ciudadanía.

En la Asamblea Legislativa la Comisión Ad hoc encargada de hacer una propuesta para la elaboración de Ley de Reconciliación Nacional, debe retomar su trabajo, de tal manera que el país cuente en el tiempo más corto posible con una norma jurídica que facilite legislar en materia de verdad, justicia y reparación integral a víctimas del conflicto armado y no repetición a crímenes de lesa humanidad.

Hoy el país necesita acuerdos de paz social, ojalá que al terminar la campaña presidencial, el nuevo mandatario se ocupe de convocar a la nación para construir los nuevos Acuerdos de Nación que nos permitan alcanzar la Paz Social. Será el Acuerdo de Paz del siglo XXI esto es lo que precisa El Salvador.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Los primeros 100 días

Todo gobierno cuando inicia su mandato, emprende lo que se define como la fase de los …

MÁS INFORMACIÓN
La propuesta de México: Un Plan de Desarrollo Integral

La conectividad ferroviaria del plan propone construir 710 km de línea férrea que irían desde Ciu...

MÁS INFORMACIÓN
Seguridad ciudadana para la convivencia

Sin excusas se debe trabajar para proteger la vida de las personas y asegurar la tranquilidad ciudad...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.