Editorial & Opinion

Costo-beneficio

Rafael Domínguez / Periodista

jueves 21, febrero 2019 - 12:00 am

En la carrera de administración y en los esfuerzos que hace cualquier persona para sostener una empresa, siempre, ya sea por conocimiento técnico o por pura intuición, se nos hace obligado pensar el costo y el beneficio de cada una de nuestras inversiones o gastos; es un ejercicio simple pero salvador, porque depende de la profundidad del análisis el éxito del resultado.

Si hablamos de la necesidad de un edificio nuevo para el Órgano Legislativo, 50 nuevas escuelas o simplemente una reparación de algo, es importante traer a la balanza esta reflexión: es imperioso saber lo que cuesta algo contra el beneficio que se obtiene, pero lo que sí hay que tener claro previamente es el beneficio que se espera, ya sea más rentabilidad, más comodidad, ahorro, prestigio, calidad, multiplicar procesos, fortalecer procesos, aumentar producción, concentrar procesos, etc… de eso depende el estimar o despreciar costos, porque si se alcanza lo  esperado, el costo es el segundo tema y éste solo dependerá de la capacidad financiera para recuperarlo o para que no afecte el resto de operaciones durante x tiempo.

Sobre esto, antes de evaluar el costo beneficio de $30 millones, o más o menos, es importante saber qué se va a alcanzar como beneficio, puesto que aun y cuando hay daño a la estructura aún nadie presenta un estudio serio, técnico, que nos diga el nivel de las afectaciones estructurales, si es posible reparar, o si es necesario demoler y reconstruir; tampoco hay ningún estudio técnico serio sobre la necesidad de 50 escuelas o sobre “el modelo” de estas escuelas y el impacto en la educación, matrícula, calidad, currícula, etc…por lo que creo que si nos vamos a un profundo análisis de costo-beneficio hay otros temas más importantes para favorecer el desarrollo y felicidad de los ciudadanos, de tal manera que puede tenerse un edificio legislativo nuevo, y más que 50 escuelas, porque el presupuesto que manejará el Ejecutivo en 2019 es de $5 mil millones y en los próximos cuatro años más de $20 mil millones.

publicidad

Igualmente el legislativo tendrá su presupuesto y podrá definir lo que se necesita para realizar bien su trabajo y atender a la población; lo que no podemos es perdernos en una discusión estéril, sin fondo, sin calidad técnica, y perder  la oportunidad de cambiar cosas relevantes, por ejemplo: eliminar el Quedan, un vicio que está dañando la economía y la operatividad financiera de los micro y pequeños empresarios que son el 95 % de la actividad económica; un proceso que beneficia al Estado y a los empresarios más grandes que se toman para sí mismos plazos de pago extendidos, forzando al pequeño a descapitalizarse pagando impuestos y costos por adelantado contra simples papeles en cuentas por cobrar; esto es dramático cuando además, ante la falta de liquidez empresas nacientes y pequeñas, tienen que vender al factoraje sus Quedan para tratar de cubrir gastos e irremediablemente mueren en el intento y se ven forzados a migrar a la informalidad donde el dinero fluye más rápido y se crece más sin tener que pagar impuestos; de ahí que solo el 27 % de la actividad económica nacional es formal.

El país tiene verdaderos problemas que enfrentar y el nuevo gobierno que dice ser de “nuevas ideas” está lastimosamente enfrascado en las mismas viejas ideas de siempre: el conflicto político, el aumento y acumulación de poder, descalificar opositores, ideas y compra de apoyos, mientras el pueblo, los ciudadanos, los contribuyentes gritan eufóricos por los verdaderos cambios, pero solo reciben el placebo de sentir que ellos mandan, aunque los resultados son magros en su diario vivir, por ahora.


Lo cierto es que con 50 escuelas no corregimos las grandes necesidades educativas como el hacer retroceder la ideología de género, la deficiencia de matemáticas, la calidad de infraestructura, etc.. Tampoco con que el edificio de la Asamblea sea una galera o uno moderno, porque las leyes que de ahí salen son de reducido impacto a la vida diaria de los ciudadanos, entonces para contrarrestar este circo, debemos ser buenos evaluadores de la realidad para aplicar la intuición o la técnica pero evaluar el verdadero costo-beneficio y exigir resultados mejores.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.