Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Cuatro opciones, una sola Constitución

Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 4, febrero 2019 - 12:00 am

Al momento de elaborar las presentes consideraciones, nos encontramos en el período de reflexión sobre  a quién escogeremos para que nos gobierne los próximos cinco años. La verdad sea dicha, hemos oído infinidad de propuestas de extremo a extremo, como ocurre cada vez que tenemos la oportunidad de escuchar a quienes pretenden obtener cargos públicos de elección popular y, de esa forma, hemos sido bombardeados por todo tipo de promesas que los candidatos y los respectivos partidos nos ofrecen para que los favorezcamos y los coloquemos en los puestos desde los cuales, realizarán las obras que a la larga, nos traerán los favores que en la campaña nos ofrecen.

La experiencia -triste realidad- generalmente es muy otra. Esa triste realidad nos demuestra con hechos que por uno u otro motivo, las promesas de campaña se diluyen y se convierten en cosa muy diferente a lo esperado por los electores. Prueba de ello ha sido dentro de lo más reciente, la cadena de órdenes de captura para el exfuncionario que vive asilado en el extranjero protegido por un gobierno dictatorial que abusa de su pueblo, o el resto de altos exfuncionarios que responden con prisión en el penal La esperanza, por algunos de los delitos de enriquecimiento ilícito, cometidos contra quienes, de buena fe, y creyendo en su buena voluntad, los colocaron en los cargos donde le fallaron a su pueblo.

En la actualidad, El Salvador está terminando un proceso para escoger a los nuevos gobernantes para los próximos cinco años, y se nos han presentado cuatro opciones. Lo cierto es que cualquiera de las cuatro que el pueblo haya escogido, todo debería marchar con normalidad, porque cualquiera de ellos debería someterse y regularse por las normas básicas que establece nuestra Constitución que obligatoriamente manda, prohíbe o permite, todas las actividades que en nuestro sagrado territorio se pueden realizar.

publicidad

De hecho, si los funcionarios electos cumplieran de buena fe lo que nuestra carta magna ordena, los conflictos se limitarían a situaciones de importancia secundaria, y no habría mayores situaciones que produjeran inestabilidades en la sociedad salvadoreña. Pero la realidad ha sido tan diferente, que ha necesitado una actividad frecuente de vital importancia de la Sala de lo Constitucional, porque  con demasiada frecuencia, la autoridad ha traspasado sus funciones en contra de lo que  la norma suprema dispone para el diario acontecer de la vida nacional.

A este momento, los salvadoreños quisiéramos tener un claro ganador del evento del 3 de febrero, sin tener que celebrar una segunda vuelta. Sin embargo, si los resultados lo exigen, -y así es la democracia- la fórmula de la segunda vuelta, es lo que asegura que la voluntad de las mayorías se cumpla con mayor exactitud, y hay que promoverla y aceptarla, como necesaria y más representativa. De hecho, una segunda vuelta electoral, desgasta a los partidos contendientes, así como a los electores, pero es un paso necesario que purifica la voluntad política de un pueblo, y significa un sacrificio beneficioso para todos.


De todos modos somos del criterio de que el proceso electoral legítimo, es preferible a las muestras o a los artificios que provoca el reclamo de fraude y sus manifestaciones de violencia que, naturales o provocadas, pueden devenir de sectores inconformes, o radicales que no saben o no quieren  perder. Es necesario entender que estas elecciones –ya lo dijimos antes- han sido diferentes a todas las anteriores, porque ahora han incidido nuevos elementos en los medios de comunicación que no intervenían antes, tales como internet, webs, troles, y demás métodos que de buena o mala fe, provocan e influyen en la voluntad de los electores, y al mismo tiempo pueden provocar efectos negativos en las conductas de los mismos.

Esperamos que los responsables de conducir estas masas violentas, hayan madurado y no regresen a métodos caducos de violencia para conseguir intereses privados.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.