Editorial & Opinion

Dejen de lado las ideas conspirativas

Aldo Álvarez / Abogado y directivo del CD

viernes 6, diciembre 2019 - 12:00 am

En una reciente entrevista de televisión el pintoresco y cada vez menos serio y creíble presidente de Arena señaló que era posible tener los votos en la Asamblea Legislativa para desaforar al Presidente de la República, a fin de que “enfrentara” el proceso que él mismo ha presentado en su contra por supuestas difamaciones contra el señor López Davidson. Más allá de las consideraciones legales y penales que sobre semejante demanda se pueden hacer -pues no sé desde cuando solicitar la intervención fiscal para investigar actos delictivos de una persona y en perjuicio de la hacienda pública, sea un delito en sí, y menos cuando se han ofrecido abundantes pruebas-, repito, más allá de esas consideraciones, lo que me llama poderosamente la atención es la insinuación de la posible existencia de los votos necesarios en el parlamento para desaforar al Presidente, y más dejando entrever -por obvia lógica- que ya existe acuerdo con otros partidos, y no veo que otro pudiera ser más que su nuevo socio del pacto de supervivencia, el FMLN, y a lo mejor el abogado ese corporativo, que hasta en su propio partido se ha quedado solo en sus furibundas arremetidas contra el Presidente.

Primera muestra que pueden existir “negociaciones oscuras” entre los partidocráticos, para pretender “dinamitar” la Presidencia de Nayib Bukele, pues están atestiguando estupefactos cómo el partido que él inspiró y otras fuerzas políticas aliadas, están aumentando exponencialmente su popularidad y ellos cada vez más relegados en apoyos.

Pero también observo que hay otra muestra de estas posibles “negociaciones oscuras” para perjudicar la presidencia de la República, y esa viene ni más ni menos que de la mano del secretario general del Frente, Óscar Ortiz, quien parece haber tomado casi desde el inicio de su cargo también una actitud confrontativa y hostil con el Presidente de la República, no sé si para “congraciarse” con el ala más dura de su partido -que hoy por hoy parecen controlar los órganos de dirección del mismo-, con el voto más duro que aún les pueda quedar y que no les bastaría más que para una representatividad casi irrelevante en las próximas elecciones, o si lo hace por una mera actitud personal con el Presidente. Sea cual sea la razón que lo motive, también ha hecho alusión a probables “acuerdos” con Arena, para el caso, en relación con la solicitud que ha hecho de que se remonte el veto presidencial contra la inconstitucional reforma electoral que permite que aparezcan los rostros de los candidatos a alcaldes en las papeletas de elección a concejos municipales, y digo inconstitucional porque lo es, y ellos lo saben y lo saben muy bien.

publicidad

Lo que motivó dicha reforma no es un súbito deseo democrático de que se vote por rostro en caso de los ediles -a lo que tanto se opusieron durante tanto tiempo en el caso de los candidatos a diputados, cuando creían que su “marca bandera” era fuerte y “vendía”-, sino un cálculo político interesado, pues saben que hoy día sus “marcas banderas” están tan desprestigiadas y despreciadas por la mayoría de la población, que se les ocurrió la “brillante idea democrática” de que aparezcan los rostros de los candidatos a alcaldes en las papeletas, sin importarles hacerlo de la peor e inconstitucional manera, pues en hacer esa reforma se pasaron llevando de paso a todos los demás candidatos a concejos municipales y sus derechos constitucionales, pues ellos también tendrían el derecho a aparecer sus rostros en las papeletas, ya que el alcalde es simplemente un miembro más del concejo municipal, y en las decisiones que éste toma su voto es uno sólo, al igual que los demás miembros. Además son una bola de sofistas con estas amenazas de remontar el veto presidencial, pues bien saben que lo más seguro es que este caso terminará en la Sala de lo Constitucional, que tendrá que dirimir la controversia, y muy probablemente para cuando eso suceda, hasta las próximas elecciones habrán pasado. Resultado: confrontación tozuda, estéril, engañosa al público, totalmente obcecada, y hasta políticamente torpe.

Pero bien, allá ellos y sus torpezas políticas, ya la gente está clara de cómo son las cosas y saca sus conclusiones, pero lo que sí les debe quedar claro es: Dejen de lado las ideas conspirativas, pues este pueblo no estará dispuesto en forma alguna a que se intente pisotear de nuevo su voluntad, ni a que la partidocracia evite que se gobierne y se hagan las cosas en el interés de las mayorías, por vez primera en este país. Caso contrario, aténganse a las consecuencias políticas y jurídicas de tales actitudes.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.