Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Día Mundial de la Educación

Roberto Cañas López / Académico. Firmante de los Acuerdos de Paz

jueves 4, abril 2019 - 12:00 am

El lunes recién pasado se conmemoró un día de gran significado. Producto de acuerdos entre la ONU y la UNESCO todos los años el 1 de abril se recuerda como el Día Mundial de la Educación. Esta efeméride se pudo aprovechar para el fortalecimiento de la relación entre los maestros, alumnos, el hogar y la comunidad, para construir una alianza estratégica en favor del desarrollo económico social del país.

La educación, como la seguridad, la salud y el empleo, es uno de los aspectos más importantes para la nación. El derecho a la educación y a la cultura es inherente a la persona humana; en consecuencia, es obligación y finalidad primordial del Estado su conservación, fomento y difusión. Asimismo, es un deber del gobierno destinar una partida suficiente en el presupuesto de la nación para financiar la enseñanza la investigación y el quehacer científico.

La educación aumenta la productividad y el potencial de crecimiento económico del país; ayuda a erradicar la violencia y la delincuencia; contribuye a mejorar la salud; promueve la igualdad entre los géneros y puede contribuir a reducir la desigualdad económica, y promover la cultura de paz.

publicidad

La educación permite formar hombres y mujeres útiles para la sociedad, preparándolos para la vida, para ser profesionales de éxito, con derechos e igualdades, sin discriminaciones de ninguna clase.

El Salvador necesita que en el corto plazo se adopten medidas para garantizar una educación de calidad en todos los niveles, desde la enseñanza preescolar, primaria, secundaria, terciaria y a distancia, incluida la formación técnica y profesional, para que todas las personas puedan acceder a oportunidades de aprendizaje permanente que les ayuden a adquirir los conocimientos y aptitudes necesarios para y contribuir a sacar adelante al país.


En educación todo comienza cuando en la escuela se promueve la identidad nacional  y el sentido de pertenencia; se educa para la ciudadanía y  para la construcción de la paz social.

Asegurar la calidad y pertinencia de la oferta educativa es indispensable; hay que universalizar  la Educación Inicial, Preescolar y 12 grados de Educación Básica y Media, y formar a nivel de la Educación Superior profesionales con calidad humana, científica, comprometidos con la transformación del país, la justicia social y el bien común.

Para empezar a conseguir la calidad de la educación, lo primero es dignificar y mejorar condiciones de trabajo y salariales del magisterio, fortaleciendo los procesos de formación inicial y permanente de los maestros para el ejercicio de la carrera docente.

Es indispensable generar condiciones materiales adecuadas para que la educación sea completa y de calidad: Hay que mejorar la infraestructura de los centros escolares. El objetivo debe ser que en el próximo quinquenio ya no existan escuelas deterioradas y abandonadas. Contar con aulas y espacios de aprendizaje en buen estado es determinante para que los alumnos obtengan buenos resultados académicos. Además, una escuela digna tiende a mejorar la asistencia e interés de los estudiantes y maestros por el aprendizaje. Por esta razón, la inversión en infraestructura escolar tiene un papel fundamental para solucionar el problema del acceso de los estudiantes al sistema escolar, para mejorar su rendimiento y alejar a los jóvenes de la delincuencia.

El mejoramiento de la calidad de la educación supone la regionalización. El Salvador tiene un sistema educativo con un carácter muy centralizado. La regionalización es la forma como se garantiza que la población de todos los departamentos del país tengan las condiciones de acceder a la educación superior.

La regionalización puede contribuir a potenciar la vocación productiva de cada departamento. La regionalización adquiere su real dimensión cuando parte de la realidad de cada lugar, de sus necesidades y busca resolver los problemas específicos de cada zona.

Contar con el mapa educativo nacional también es una necesidad. El mapa es una herramienta indispensable para darle seguimiento a todos los centros escolares del país; permite procesar y geo-referenciar los datos correspondientes a los diversos programas y proyectos del Ministerio de Educación y se constituye en un instrumento básico para la planificación, seguimiento y evaluación del quehacer educativo.

Conmemorar el Día Mundial de la Educación significa pensar que entramos al quinquenio donde las tecnologías y la  innovación se instalarán en el corazón del sistema educativo. Grandes retos se tienen en educación para enfrentar la revolución 4.0. Esto significa proponer cambios en el proceso de aprendizaje, en las  metodologías didácticas, moviéndonos de un aprendizaje pasivo a uno totalmente activo. La formación en línea será también una solución ideal, para aumentar la oferta educativa.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.