Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Diferencias entre las posturas de “derecha” e “izquierda”

Sherman Calvo / Publicista

viernes 28, septiembre 2018 - 12:00 am

En esta época electoral, es inevitable escuchar cómo el análisis de los partidos políticos y de sus estratagemas electorales, recurrentemente cae en discusiones centradas en las posturas de “izquierda”, “centro” y “derecha”. La gran diferencia entre la derecha y la izquierda en los gobiernos, es el comunismo y el capitalismo. Claros ejemplos son Estados Unidos (capitalismo derecha) y Cuba (comunismo izquierda). Y los extremos de esas corrientes políticas son: el capitalismo, el imperialismo y el populismo. Y en el comunismo, obviamente dictaduras y tiranías, militarismo y populismo.

Uno de los usos más empleados de la palabra “derecha” se da justamente a instancias del ámbito político, en donde se emplea para designar a un tipo de pensamiento que prioriza la conservación del orden como política fundamental de cualquier gestión de gobierno. Pero la “derecha” tiene más definiciones que la caracterizan como tal y entonces, a lo expuesto debemos agregar: la defensa de la libertad individual, de la propiedad privada, del libre mercado, entre las más destacadas. El concepto de “derecha política” existe y convive con otro, que se le contrapone y la combate, y que por ello no viviría si la derecha no existiese y viceversa, que es el de la “izquierda política”, que propone lo opuesto: progreso y cambio frente al conservadurismo que pregona la derecha, y el logro de la igualdad social como fin último de su propuesta.

Los términos “izquierda”, “centro” y “derecha”, en su sentido político, vienen de tiempos atrás. En el seno de la Revolución Francesa, durante la Asamblea Constituyente establecida para redactar la Constitución del Estado, se reunieron diversos delegados, quienes aleatoriamente se ubicaron en el recinto con base en sus ideas. Esto dio como resultado la conformación de tres secciones en la sala, cada una sentada de forma separada de las otras. Al costado derecho de quien presidía la sesión, se ubicaron los defensores del poder real, miembros de la nobleza y el clero; a la izquierda se sentaron quienes decían velar por los derechos de las clases más populares; y, en tercer lugar, los que se mostraron indecisos o neutrales terminaron por ocupar el centro del lugar. Así las cosas, los tres conceptos evolucionaron como adjetivos para describir las posturas ideológicas de partidos y candidatos. En consecuencia, quien aboga por la igualdad social, es entonces denominado “de izquierda”; quien lo hace por la protección de las libertades, la propiedad privada y la conservación de ideas tradicionales es catalogado “de derecha” y aquel que no se define en ningún extremo, es por lo tanto “de centro”.

publicidad

No podía cerrar este artículo, sin compartir el coloquial pensamiento, escrito por Gustavo Corpus León, sobre las diferencias entre una persona de derecha y una de izquierda: Cuando un tipo de derecha es vegetariano, no come carne. Cuando un tipo de izquierda es vegetariano, hace campaña en contra de los alimentos de carne y le gustaría que se prohibiese comer carne. Cuando alguien de derecha pierde el trabajo, piensa en cómo salir de la situación y hace todo lo posible por encontrar un nuevo trabajo. Cuando alguien de izquierda pierde su trabajo, va a quejarse con el sindicato, va a todas las manifestaciones y huelgas contra la derecha y en contra de los empresarios. Cuando a un tipo de derecha no le gusta un programa de televisión, cambia de canal o apaga el televisor. Cuando a un tipo de izquierda no le gusta un programa de televisión, se queja, se une a algún partido político de izquierda para promover una causa con el fin de lograr el cierre del canal de televisión que transmite el programa que no le gusta o la expropiación de ese medio. Cuando un tipo de derecha es ateo, no va a la iglesia. Cuando uno de izquierda es ateo, se burla y persigue a todos aquellos que creen en Dios, denuncia la escuela o a la institución que exponga un crucifijo, protesta contra cualquier signo de identidad religiosa, pide que se prohíba la Semana Santa y toda procesión de fe católica. Cuando un tipo de derecha lee este escrito, si le gusta y tiene ganas, lo reenvía a sus amigos, si no le gusta, simplemente lo desecha. Cuando un tipo de izquierda lee este escrito, se enfada, trata de denunciar y subir comentarios en los que trata de fascista y retrógrado a quien lo ha escrito.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.