Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¡Divide y vencerás!

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 20, agosto 2018 - 12:00 am

La frase con que hemos titulado el presente artículo, atribuida por algunos al dictador romano Julio César, y por otros al político  Maquiavelo, modificada por Divide y Reinarás,  nuevamente ha cobrado vigencia en la política nacional con efectos hasta el momento aparentemente devastadores, al no caer en la cuenta los afectados que han sido manipulados por gente falta de principios, de moral y de valores, que únicamente buscan satisfacer intereses egoístas de poder político y económico. Y nos referimos a todo el espectro político de nuestro defenestrado concurso político nacional, léase de derecha, centro y de izquierda.

Si el apreciable lector puede observar en frio, notará que este remozón se inició con la expulsión del alcalde de San Salvador del partido  gobernante, que de alguna manera externó sus deseos de aspirar a la presidencia de la República, sin haber pasado por el proceso de la lucha de la montaña ni el riesgo vivir fuera de la ley. Al contrario, de alguna manera, se las compuso, para que siendo hijo de papi, el partido radical lo considerara legitimo candidato para optar a la alcaldía de Nuevo Cuscatlán primero y de San Salvador después. Sin embargo, la ambición para la presidencia, ya no se soportó por quienes tienen la violencia como norma superior de vida.

Allí podríamos observar una primera división, que otros políticos, con experiencia oportunista, pretenden aprovechar dentro la estrategia del divide y vencerás. Posteriormente, y más recientemente, el sector político de derecha, ha explotado como producto de un escándalo mayúsculo en el qué, un expresidente, ha confesado –como una cosa casi natural- haber desviado de su curso legítimo la friolera suma de cerca de 300 millones de dólares, adornando el paquete con una historia casi novelesca en la cual aparece untando con porquería a medio gabinete y colaboradores de su gobierno, como si tal cosa, y si ello lo justificaría ante la justicia o ante la historia nacional y mundial, en un pacto ante la Fiscalía General de la República, con tal de reducir su sanción penal a diez años.

publicidad

Muy ilustrativo fue la alocución del fiscal cuando le dijo al interrogado “Eso no lo habíamos  acordado”. Con eso demostró su intención de perjudicar políticamente a la derecha. Este asqueroso individuo, debe saber y entender, que la mayoría abrumadora de salvadoreños lo despreciarán hasta el último de sus días, aún cuando salga de la cárcel a gozarse lo que la ley no pueda recuperar, porque ese dinero, es sucio, ilegítimo y no tiene justificación. Este personaje, definitivamente un enfermo aunque él mismo no lo sepa, no se bastó con lo que había logrado en su período presidencial, sino que en su desmedida ambición pretendió, repetir en otro período. Simplemente inconcebible. Pero además de lo señalado, el sujeto en su maldad, con su declaración (dizque solo confesión) ha logrado dividir a la derecha poniendo en peligro el futuro del país, ya que las declaraciones –líricas si se quiere- de unidad de los pre candidatos antes y después de la votación definitiva, han desaparecido, y se sabe que los poderes económicos y fácticos que mantienen a los partidos se encuentran en pugnas internas que ponen en peligro el financiamiento de la campaña que por lo menos oficialmente aún no empieza. Triste momento para nuestro país, porque El Salvador no está listo para resistir otros cinco años de socialismo tipo Ortega o Maduro.

Es importante, si acaso no indispensable, que quienes tienen la capacidad  intelectual, económica y política de sostener el país en los niveles productivos, industriales y económicos de crecimiento de El Salvador caigan en la cuenta que ese objetivo solo es posible bajo el concepto de UNIDAD. La división –lo dijo Julio César y Maquiavelo en su tiempo- es el arma que la estrategia usa para lograr la derrota. Desconocemos quienes dirigen las campañas de los políticos, pero si sabemos quienes son los políticos  que dirigen los partidos, y los pocos escrúpulos que tienen para hacer sus peticiones o propuestas públicamente. Una muestra: la elección de magistrados.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.