Editorial & Opinion

El caso Carla Ayala: juicio con feminicida ausente

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 10, diciembre 2019 - 12:00 am

Si nada extraordinario ocurre el próximo viernes el Juzgado Especializado de Sentencia para una Vida Libre de Violencia y Discriminación de la Mujer de San Salvador iniciará el juicio contra 11 policías y dos civiles acusados de delitos relacionados con el feminicidio agravado de la agente de la Policía Nacional Civil, Carla Mayarí Ayala Palacios.

Los policías y civiles están acusados de incumplimiento de deberes, encubrimiento, complicidad y comisión de feminicidio agravado por omisión. Ninguno de los que enfrentarán el juicio, pese al manejo mediático del caso, está acusado por feminicidio agravado, pues el único que está siendo señalado por ese delito es el exagente Juan Josué Castillo Arévalo, alias “Samurai”, prófugo de la justicia desde el día del crimen.

La agente Ayala fue asesinada la madrugada del 29 de diciembre de 2017, luego de una fiesta de despedida de año en la sede del extinto Grupo de Reacción Policial (GRP). Supuestamente un oficial dio la orden para que en un vehículo policial dos agentes fueran a dejar a su casa a Ayala hasta Apopa. Sin embargo, al vehículo policial también subió “Samurai”, un agente élite en estado de ebriedad, que en algún lugar del bulevar Constitución, en Mejicanos, disparó contra Ayala.

publicidad

Los agentes regresaron a la base con el cadáver y el hechor pero nadie hizo por detener a “Samurai” que se robó la patrulla con la víctima adentro y con ayuda de dos parientes se llevó a Carla Ayala rumbo a la zona rural de San Francisco Javier, departamento de Usulután, donde la joven policía fue enterrada en una fosa clandestina y encontrada más de un año después.

Cuando el caso estaba en la fase de instrucción, el Juez Sexto de Instrucción de San Salvador Roberto Arévalo Ortuño ordenó reconstruir el recorrido para aportar datos y detalles al proceso. La reconstrucción permitió abonar insumos reveladores y descubrir una aparente desidia del GRP, pues nadie hizo nada por detener a “Samurai” ni siquiera se activó un plan emergente para su localización y captura. Desde entonces el supuesto autor material del feminicidio agravado es prófugo de la justicia. Hasta ahora parece que literalmente se lo “tragó la tierra”.


En el juicio que iniciará el viernes estarán todos los que supuestamente tuvieron alguna vinculación con el feminicidio agravado de Carla Ayala, excepto el feminicida, lo que ha llevado a una suerte de hipótesis populares, desde las que plantean que ya lo mataron y lo enterraron, hasta las que sostienen que se ha convertido en sicario de grupos de narcos mexicanos.

Lo cierto es que el Estado, específicamente la Seguridad Pública y la Policía Nacional Civil le han fallado hasta el momento a la familia de Carla Ayala. El entonces director general de la PNC Howard Cotto se comprometió con capturar a “Samurai” y presentarlo ante la justicia, pero solo fue un compromiso retórico y una forma de acallar las voces que clamaban justicia por un crimen con múltiples víctimas. El actual director de la PNC ya adquirió el compromiso de capturarlo. Ojalá no sea retórica.

Quienes sostienen que existe la posibilidad de que el agente Castillo Arévalo esté muerto y su cadáver desaparecido por algún lugar de este país de fosas clandestinas por doquier, consideran que tras la muerte de Carla Ayala hubo otra intencionalidad. Personalmente no creo que hubo una intención más que la misoginia incrementada con los efectos del alcohol de un tipo machista que probablemente estaba acostumbrado a matar. El resto de involucrados, pues tal vez solo hizo lo suyo: Encubrir e incumplir.

El juicio llama la atención. Probablemente algunos de los procesados no tengan mayor incidencia o realmente hayan hecho correctamente lo que les correspondía. Eso se sabrá cuando desfilen los más de 90 testigos que se esperan en la vista pública. Al final la jueza tendrá que dar un veredicto legal y justo, quizá condenando o absolviendo, pero con base a las pruebas de cargo y descargo que se presenten en el juicio y aplicando la normativa vigente.

Para los parientes de Carla Ayala la justicia no terminará tras el juicio. Faltará que el feminicida material rinda cuentas y que el Estado le responda brindándoles toda la ayuda necesaria para protegerlos y garantizarles la tranquilidad que requieren como víctimas directas de un feminicidio que todos los salvadoreños repudiamos. Por ahora el Estado tiene el reto de capturar a “Samurai” o al menos con pruebas esclarecer dónde se encuentra, vivo o muerto.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.