Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El caso “Saqueo Público” y Mauricio Funes

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 19, junio 2018 - 12:00 am

Constitucionalmente el ex presidente de la República Carlos Mauricio Funes Cartagena es inocente hasta que sea vencido en juicio. Igual son inocentes las otras 31 personas acusadas por la Fiscalía General de la República por los delitos de lavado de dinero y peculado (en algunos casos) como parte del caso denominado “Saqueo Público”.

Lo anterior, pese a que mediáticamente Funes y el resto de imputados ya han sido considerados como culpables, aún cuando el proceso judicial apenas comienza. Por ahora la investigación está en curso y como dice el mismo fiscal general Douglas Meléndez, el proceso está abierto y puede haber muchos más implicados en un acto de corrupción que indigna nacional e internacionalmente.

Hasta ahora la Fiscalía ha acusado por lavado de dinero hasta por 351 millones de dólares, una cantidad ofensiva y exorbitante con la que se pudo hacer grandes obras como construir dos hospitales de primer nivel, cientos de escuelas públicas, dotar de medicinas a todos los hospitales por varios años, mejorar las condiciones de la Policía Nacional Civil, apoyar a los miles de agricultores y muchas otras más.

publicidad

Aparentemente existen todas las pruebas indiciarias para creer que al final del proceso Mauricio Funes y muchos de los procesados serán declarados culpables. La justicia debe operar con efectividad y si son culpables, pues deben ser condenados y sancionados con prisión de acuerdo a la magnitud del ilícito.

Según la Fiscalía hubo cirugías estéticas costosas, viajes de placer por todo el mundo, compra de voluntades, autos de lujos, consumo de bebidas costosísimas, placeres y más placeres. En fin, hubo una hemorragia de cientos de miles de dólares gastados para saciar los gustos de un círculo cercano al exmandatario. Aparte de ese dinero gastado en placeres o gustos, también hubo dinero que sirvió para comprar propiedades a través de prestanombres y para acumular a la riqueza personal de algunos. Si todo lo que el  Ministerio Público asegura que ocurrió es cierto, entonces estamos ante una verdadera mafia. Robarle al pueblo es uno de los delitos más infames y repudiables.


Unos amigos que se resisten a creer en la posibilidad de que Funes haya sido el presidente más corrupto me planteaban su incredulidad del proceso porque ven una intencionalidad política, ya que no se ha investigado a los ex presidentes Alfredo Cristiani y al fallecido Armando Calderón Sol. Tienen razón en cuanto a que esos dos periodos presidenciales han pasado impunes, pese a las fuertes sospechas de que también hubo corrupción; sin embargo, la omisión en esos dos períodos, no implica que la investigación contra Funes sea parte de una persecución política, tal como lo sostiene el mismo exmandatario que ahora es prófugo de la justicia. Si legalmente se puede investigar a las administraciones de Cristiani y Calderón Sol hay que hacerlo, pero de  ninguna manera desmeritar un proceso que la Fiscalía, en teoría, ha realizado con mucha eficiencia.

El caso contra Funes debe dar la pauta para exigir de aquí en adelante que se investigue a todo expresidente y otros exfuncionarios, sin importar si éste es de derecha, izquierda o de cualquier otra ideología. La corrupción no es exclusiva de uno u otro sector. Corrupto es todo aquel que le roba al Estado o permite que otros roben. La corrupción es variopinta y pasa desde el nepotismo hasta el robo descarado.

Por ahora Funes es inocente y lo mejor que puede hacer es venir al país y enfrentar la justicia. Probablemente con su presencia logre que otros ya procesados sean declarados inocentes o que él mismo haga una defensa eficiente y logre demostrar su inocencia. Si Funes se considera inocente debe confiar en la justicia salvadoreña. Ya antes el expresidente dijo ante periodistas que una investigación de la Fiscalía no necesariamente tiene tinte político.

Si Funes confió en la justicia cuando el exmandatario Francisco Flores era procesado, porqué no confiar ahora en el sistema. Un día el exmandatario sentenció la frase:  “Le guste o no le guste yo soy el presidente”, ahora debe comprender que le guste o no le guste él y otros más están siendo acusados de corrupción.

Les guste o no les guste Mauricio Funes hasta ahora es inocente… pero puede ser culpable de una denezlable corrupción.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.