Cerrar [X]

Buenos Días

El cuento del infierno en campaña electoral

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 16, enero 2019 - 12:00 am

Ayer escuché esta historia en una emisora de radio. Cuentan que un hombre falleció y subió ante las puertas del cielo donde San Pedro lo esperaba. El problema es que no tenía las credenciales para entrar al cielo ni para ir al infierno tampoco. Estaba pues “tablas” en su vida terrenal.

Entonces a San Pedro se le ocurrió una solución salomónica. El hombre tenía que pasar un par de días en el cielo y luego otro par de días en el infierno y luego él mismo decidiría qué le parecía mejor.

Pasó los primeros dos días en el cielo, entre cantos angelicales, arpas, nubes, paz, dicha y felicidad espiritual.

publicidad

Luego llegaron los dos días en el infierno. Ahí encontró un jolgorio que nunca había vivido. Fiestas, juegos de azar, mariachis, tragos, placeres corporales, etc., etc.

Al terminar los dos días, volvió ante San Pedro y le dijo: “San Pedro, el cielo es bonito, la música de las arpas me encanta y la tranquilidad y todo, pero me temo que prefiero irme para abajo, allá la fiesta me gustó más que aquí…”.


San Pedro lo mandó de inmediato para abajo. Pero sorpresa. Lo recibieron a latigazos, lo colgaron de las extremidades y empezó a sufrir torturas y castigos corporales impensables. Y en medio de su sufrimiento preguntó: “¿Pero y qué pasó con la fiesta de hace un par de días?”. Los diablos respondieron: “¡Ah! es que estábamos en campaña electoral”.

La lección no puede ser mejor en el contexto actual. No hay que dejarse engañar. En la política no existen cielos, ciertamente, pero abundan los infiernos que se nos ofrecen en campaña como destinos maravillosos. Su trabajo es discernir correctamente para no lanzarse hacia abajo pensando en que aquel espejismo es lo mejor. El sufrimiento -personal y colectivo- puede durar cinco años o quizás más…




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.