Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El déficit fiscal afectará las pensiones

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

sábado 17, noviembre 2018 - 12:00 am

Decía Abraham Lincoln que nadie puede alcanzar la prosperidad, o alcanzar un mejor futuro, si gasta más de lo que gana. Traigo a consideración esta frase, como oportuna reflexión, al saber datos preocupantes de la actual administración en manos de la izquierda, la cual nos heredará, como país, un déficit fiscal que rondará, al término del próximo año, la suma aproximada de $972.4 millones, suma equivalente al 3.7 % del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto desde hace tres años (2016), cuando registró un 3.1 % del PIB, según revelara recientemente el reconocido analista salvadoreño Luis Membreño, cuyo informe recoge este apreciable matutino en su edición del miércoles recién pasado.

Para conocimiento de los estimados lectores, hablando en términos sencillos, el déficit fiscal surge cuando el gobierno de turno tiene gastos mayores a sus ingresos y para ilustración, el economista Membreño presentó un cuadro comparativo donde, por ejemplo, observamos, que según datos del Banco Central de Reserva hasta septiembre de este año el gobierno tuvo ingresos por el orden de $3 mil 364.5 millones, pero ha gastado hasta ese mismo mes, una suma superior, registrándose hasta entonces un déficit total acumulado de $856.6 millones y podría llegar a más en el 2019. Esta tendencia de realizar mayores gastos en relación a los ingresos percibidos en concepto de impuestos, aranceles, etc. ha sido el comportamiento presupuestario del gobierno actual a lo largo de este quinquenio, pero con mayor énfasis en su año final de administración.

Pero lo peor de este déficit, que nos deja como pesado lastre este período presidencial, es que más temprano que tarde, podría afectar desfavorablemente tanto al sector público no financiero como a los compromisos previsionales, o sea, los pagos de las pensiones que centenares de personas reciben mensualmente del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP), que hasta este momento, se consideran como entidades previsionales de mayor confianza y arraigo en el país, pues nunca han registrado atrasos en pagar esas retribuciones a sus pensionados. Lo más denigrante, o reprochable, que la sociedad y la historia pueden achacarle a un gobierno, es que deje en el desamparo a los pensionados y/o jubilados de un país, considerando que la mayoría de ellos, son personas ancianas, muchas con severas incapacidades físicas y por ende, al no recibir sus pensiones en forma oportuna, podrían caer en la mendicidad, o deprimirse profundamente hasta morir anticipadamente, ante la angustia e incertidumbre de no tener un medio de subsistencia.

publicidad

Eso es lo que han hecho los regímenes de Cuba, Nicaragua, Venezuela, en fin, donde la garra del comunismo ha caído inmisericorde, lo primero que daña son las pensiones de su población senil, la más desprotegida y propensa a sufrir vejámenes, sin poder alzar su voz de protesta, debido a sus achaques o invalidez. Olvidan que en la vejez está la sabiduría del tiempo pasado, los consejos que produce la experiencia antigua, la vida misma que se trasluce en cuentos, sonrisas y refranes y que nos advierte que un día, los adultos y jóvenes de hoy, llegarán inexorablemente a esas mismas épocas, si tienen la debida fortuna que deparan las circunstancias variables de cada etapa histórica, o las condiciones sociales cambiantes del país. Las pensiones no son un regalo, ni un salario, es la justa retribución por los largos años servidos a las instituciones del Estado o del Municipio, así como a las empresas privadas.

Y como cereza en el pastel, en el informe del analista Membreño, también nos señala que se agotó el exceso de liquidez en la banca. Y todo ello no es algo que se ha inventado antojadizamente, o que se haya sacado de la manga de la camisa para alborotar el cotarro electoral. Son datos que provienen del mismo Banco Central de Reserva de El Salvador, la entidad oficial del Estado salvadoreño en cuestiones financieras. Datos como los planteados, incluso motivaron recientemente al Fondo Monetario Internacional (FMI) para proponer la disminución de la ratio del endeudamiento público y consolidar las finanzas estatales. Pero, al parecer, tales sugerencias han caído en saco roto…





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.