Editorial & Opinion

El Faro y Factum, abortados…

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 11, septiembre 2019 - 12:00 am

Quiero tomar el tema de la expulsión de estos dos medios de las conferencias de prensa de Casa Presidencial para explicar otro de los temas de hoy día.

No me puedo alegrar de lo que le ha sucedido a estos medios porque yo mismo soy periodista y considero que ante todo, está el derecho a la libertad de prensa y libertad de expresión. Aunque esté o no esté de acuerdo con lo que estos medios publican, que existan es un valor fundamental de la democracia, que puedan cuestionar es una valor intrínseco del juego político y del derecho a saber de la población, que cuenten sus historias, revelen e investiguen datos es parte de su oficio y de su ADN es algo que no puede permitirse les sea prohibido o reducido, mucho menos negado.

Lo mismo sucede con la vida, es un valor que cada no nacido merece y se lo entrega nuestra Constitución desde la concepción,  porque es derecho fundamental y en comparación con el derecho a prensa, es primigenio porque sin vida ¿quién puede ser prensa o puede exigir derecho a expresión?

publicidad

De tal manera que lo que estos medios han sufrido es un aborto, Casa Presidencial (Capres) les ha negado el derecho a su razón de ser, igual que la mujer quiere deshacerse de sus hijos cuando considere que estos son inconvenientes. Capres definió por todos los salvadoreños que esos medios no tienen derecho a existir o a entrar a sus conferencias de prensa mientras esperaban pacientemente y con mucho interés cubrir la conferencia de prensa sobre CICIES, así como espera el no nacido el ver la luz, conocer a sus padres, ser recibido por un mundo que espera por sus grandes cualidades.

Pero alguien en medio de la nada, decidió por El Faro y por Factum, ellos deben ser expulsados, se les quitó la vida, eso es lo que el aborto le hace los niños por nacer, les quita la oportunidad, sean estos producto de una violación o incesto, con problemas físicos o en una interacción complicada de salud con su propia madre, igualmente estos medios fueron cortados del grupo de medios que están vivos simplemente porque dañarán con sus preguntas, porque se han portado mal, porque causaran molestias y quien sabe que más (al menos es lo que alguien cree).


Estos medios ahora no tienen quien les defienda, necesitan voces de apoyo, lo mismo que un no nacido, porque el no nacido no tiene quién al menos les busque justicia y reclame en su causa el derecho mínimo de existir, por eso estamos los pro vida, los que pese a todo reclamamos ese derecho, así mismo reclamo hoy y me sumo a las voces que protestan por lo que se les ha hecho a El Faro y Factum, somos voces de auxilio para que se les garantice su mínimo derecho a hacer prensa y preguntar al Presidente de la República, porque creo en ese derecho un derecho que todos merecemos.

No se puede ir por la vida creyendo que uno tiene derecho a quitarle la vida a otro, aun si es un indefenso “feto” , así mismo a un medio por pequeño que sea nadie tiene el derecho de no darle información, nadie tampoco puede definir qué es lo que conviene que escriba o no escriba, nadie incluyendo el presidente puede decirnos que leer o que no leer o mucho menos que preguntarle o no preguntarle, así mismo ni la muy madre puede quitarle la vida a su hijo porque tiene el derecho de nacer, de vivir, de traernos sus beneficios y capacidades a los demás.

El Faro, Factum y cualquier otro medio o persona en base a este caso, tienen la capacidad de verse y sentirse tirados a la calle, olvidados en la letrina, eso mismo es lo que sus páginas y comentarios defienden cuando sirven para empujar esa agenda, ahora es una oportunidad para clarificar y repensar que debemos tratar a otros como queremos que nos traten, demos vida y recibiremos vida, ahora ya saben lo que es ser un aborto, pero yo sí reclamo por ustedes su derecho a vivir.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.