Editorial & Opinion

El FMLN no ha muerto, sí su visión ideológica

Rafael Domínguez / Periodista

jueves 8, agosto 2019 - 12:00 am

El FMLN, brazo armado revolucionario, que luego de los Acuerdos de Paz recibió sin llenar requisitos su autorización como partido, se convirtió en lo que estaba llamado a ser la oposición a la derecha patrimonial de El Salvador que por muchos años gobernó. Su destino inevitable era ese, porque de las balas pasó a la venta de ideas, esas que proclamaban equilibrio social, reducción del abuso patronal, respeto a los derechos fundamentales, acceso político a todos los pensamientos y reducción-desmontaje del estado militar, entre otros y cubrió terreno, alcanzó mayoría legislativa, mayoría municipal y dos períodos presidenciales consecutivos, su objetivo guerrillero fue alcanzado y con méritos así reconocidos por la población. Sin embargo, algo nunca cuajó, algo nunca llegó a lo más profundo de los ciudadanos salvadoreños y fue su ideología social-comunista, socialista del siglo XXI, su visión de partido estado y de una administración pública manejada por y con la visión partidaria.

Bajo lo anterior, el FMLN perdió las elecciones y con margen tan amplio que muchos dicen que ha muerto; yo no lo creo, lo que sí murió es su visión ideológica esa que procura un estado proletario dominado por un brazo fuerte respaldado por un partido institucionalizado en todos los órganos, porque los salvadoreños amamos la democracia y hemos aprendido que el gobierno benefactor o hacelotodo es utopía.

Los salvadoreños entendimos todo este tiempo que es necesario y sigue siendo extremadamente necesario el equilibrio de las oportunidades, el equilibrio entre los más afortunados y los menos, que es necesario que se ayude a los menos educados al acceso de todos los niveles de la educación, que es necesario se mejoren salarios y que exista más libre empresa; pero entendimos que eso se lo gana uno por su cuenta, no por medio de pseudo políticos que se convierten en sanguijuelas de un estado-partido que se corrompe con facilidad, que oprime a sus opositores y que quiere quedarse para siempre, que pretende equilibrar las cosas hasta el nivel donde siempre tenga dominio, que nunca dejaría que una persona supere a otra por propio esfuerzo, porque para su visión de nación lo único que vale es que en promedio todos seamos iguales de pobres, ignorantes y sumisos, para gobernar tirando sobras o comprando voluntades quebrantadas por el hambre.

publicidad

La visión de lucha contra “el imperio” ha muerto, aunque el Foro de Sao Paulo haya dicho la semana pasada lo contrario. El imperio es ahora más aliado que nunca y más necesario que nunca, el imperio es el norte de todos los salvadoreños, su forma de vida, de progresar, de crear riqueza, de gobernar en democracia y con oportunidades abiertas.

Eso es lo que ha ganado, es lo que el pueblo ha escogido siempre, aún y cuando le dio al FMLN la oportunidad de hacer éste lo hizo mal, se equivocó, creyó que las fórmulas cubanas y venezolanas, esas que suenan bonito pero que son inservibles en la práctica le darían eternidad de gobierno y no es así, tanto que ahora el presidente Bukele, quien otrora enarbolara su bandera, gobierna con otra visión porque sabe que aquella está muerta, es ineficiente y no será nunca parte del ADN nacional, con algunas excepciones, claro, esas que han vivido de engañar a otros y de servirse de otros, las pocas que vimos marchando hace unos días para “protestar contra el imperio y solidarizarse con Cuba y Venezuela”.


Pero el FMLN no ha muerto, es aún un partido vigente, con capacidad electoral para 2021, eso sí, debe tomarlo con cuidado porque necesita por lo menos un diputado para no desaparecer como partido o 50 mil votos y todos los “podría” están en juego. Como partido pueden reconquistar corazones siempre y cuando su visión sea al menos social demócrata, izquierda moderada, centro izquierda o como diantres quieran, pero no comunista ni parte del eje cubano-venezolano; se necesita mucha reflexión para salvar al partido, para readecuarse a la visión de la gente, la misma gente que les dijo NO en las ofensivas finales, porque nunca se levantaron en masa a tomar el poder armado, pero que se los dio por los votos y se los quitó por los votos. Si tienen visión entenderán, si no, entonces desaparecerán junto con su ya marchita ideología; la otra opción será sumarse a nuevas ideas y formar un nuevo bloque con el que puedan rediseñarse y sostenerse en el tiempo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.