Editorial

El manoseo de las instituciones acabó con Evo

Diario El Mundo

miércoles 13, noviembre 2019 - 12:00 am

Los sucesos recientes de Bolivia nos muestran que cuando un gobernante autoritario violenta las reglas democráticas, provoca la ira de su pueblo, harto de la manipulación y el abuso.

Evo Morales se presentó a una candidatura a la reelección que claramente era inconstitucional -perdió un referéndum al respecto- y luego impulsó un fraude electoral descarado que pretendía eternizarlo en el poder y acabar con la democracia en el país sudamericano.

La renuncia de Evo Morales se vio precipitada por la negativa de militares y policías bolivianos a reprimir las protestas opositoras. Luego, el jefe militar sugirió a Morales renunciar. No fue un golpe de Estado, el pueblo boliviano lo renunció. El único que quiso dar un golpe con el autofraude electoral fue el propio Morales. Él fue el creador de su propio fin.

publicidad

Ahora vemos a aquellos que practican la democracia selectiva condenar la renuncia de Morales como “un golpe”, sin decir ni pío por el fraude electoral como los gobernantes de Venezuela, Nicaragua, México y Argentina. La hipocresía de principios en su máxima expresión.

Lo que está claro es que fue la manipulación de las instituciones lo que llevó a esta situación en Bolivia y la defensa de las mismas es lo que levantó al pueblo boliviano para terminar con un régimen autoritario de 14 años.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.