Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El perfil del Fiscal General

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

jueves 6, diciembre 2018 - 12:00 am

La Asamblea Legislativa, vuelve a estar en el radar de la población, por la elección del Fiscal General, por lo tanto, el papel que juega la presión ciudadana es importante para que no se elija a cualquier abogado que tenga vínculo partidario o que esté comprometido con esconder o disuadir las grandes investigaciones que están en curso de algunos políticos, así como de algunos diputados que están siendo investigados por enriquecimiento ilícito. Creo que es acá donde se debe hacer mayor énfasis, para que sean los diputados suplentes los encargados de elegir al Fiscal, para que no caigan en la tentación los propietarios.

De manera que el perfil y los requisitos para ser Fiscal General son la moralidad y competencia notorias; haber servido una judicatura de Primera Instancia durante seis años o haber obtenido la autorización para ejercer la profesión de abogado por lo menos ocho años antes de su elección; estar en el goce de los derechos de ciudadano y haberlo estado en los seis años anteriores al desempeño de su cargo. Además de lo establecido en la resolución emitida por la honorable Sala de lo Constitucional, que cada candidato debe tener completa independencia y desvinculación partidaria tanto material como orgánicamente.

Ahora bien, se requiere además de lo anterior, que el Fiscal General, tenga capacidades intelectuales para administrar de una manera sabia los recursos que se le asignan, y cerrar la brecha de la desigualdad en las investigaciones, promover la búsqueda de recursos nacionales e internacionales, porque el presupuesto actual, solo le ajusta para salarios y mantenimiento, y con ello mejorar las condiciones económicas de los fiscales, capacitar en materia de investigación científica, educar a la Fiscalía, para que promueva investigaciones basadas en la verdad, es decir, que si tienen prueba de descargo que la presenten.

publicidad

Y no continuar acusando a las personas, a pesar de tener información que son inocentes, porque este mal endémico es lo que ha hundido a la Fiscalía en descrédito, y en lugar de ser una institución, donde los usuarios se sientan protegidos en la búsqueda de justicia, termina siendo el peor lugar para refugiarse, de modo que se debe trabajar culturalmente en los procesos internos en la Fiscalía, para premiar a los fiscales que hacen bien su trabajo, pero no por el número de condenas, sino por la acuciosidad en la investigación para llegar a la verdad procesal, que le permita obtener un buen resultado, aunque éste termine en la libertad de un presunto imputado.

Dado que éstas son las reglas del proceso, ya que el “Derecho Penal” surge, justamente para proteger los derechos de las víctimas, y proporcionarle un justo juicio a los imputados, porque en el tiempo de las monarquías, los reyes, solo ordenaban asesinar a las personas y no les importaba si eran o no inocentes. De tal suerte que la Fiscalía debería ser la institución especializada para perseguir el crimen y procesar a los criminales, tanto los descalzos como los de cuello blanco, que verdaderamente se les ha comprobado que han cometido un hecho delictivo.


Es de aclarar que la Fiscalía, no es una institución perfecta, ya que se le pasará de cuando en vez, alguna injusticia, pero que esto suceda únicamente por incompetencia o por ignorancia, pero no por malicia o por acuerdos económicos o políticos como ha ocurrido en el pasado. En consecuencia, completar estos requisitos para ser Fiscal es difícil, pero no imposible, por ello la población debe estar vigilante para que, como es costumbre de las fracciones políticas, no vayan a meter gato por liebre; en ese sentido, no se puede desmerecer las credenciales académicas que tienen varios profesionales que están participando.

Sin embargo, en el listado veo personas que tienen grandes cualidades, impolutos y probos en su proceder, como lo son: Luis Humberto Santos Guardado, Raúl Melara Morán, Carlos Rafael Antonio Nasser Vásquez y Jaime Campos, indudablemente cualquiera de ellos haría buen papel en el desempeño de Fiscal. No obstante, se requiere la correlación de fuerzas políticas para poder ser elegidos y es ahí donde está el cuello de botella, porque algunos diputados les cuesta confiar en la honradez y en el intelecto; lo interpretan como signo de independencia, o sea, macho sin dueño y esto complica una eventual elección. Tampoco deseo desmerecer el trabajo que ha realizado el Licenciado Douglas Meléndez, creo que ha dignificado la Fiscalía y le ha dado realce a la labor fiscal por la diligencia y los casos históricos que ha procesado; pero para participar a la reelección, por ética, sería bueno que renuncie para que compita en igualdad de condiciones.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.