Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El Salvador como destino turístico

Bernd Finke / Embajador de la República Federal de Alemania en El Salvador

sábado 18, agosto 2018 - 12:00 am

Desde hace dos años trabajo como Embajador de Alemania en El Salvador y al mismo tiempo viajo por el país con los ojos de un turista alemán. He visitado casi todos los departamentos y he descubierto muchas de las atracciones salvadoreñas: grandes playas, volcanes impresionantes, bosques de manglares únicos, la zona montañosa alrededor de El Pital, lagos maravillosos, ciudades encantadoras con ambiente colonial, sitios históricos de la cultura maya y en todas partes gente amable y hospitalaria. Hay verdaderamente muchos factores para estar orgulloso de El Salvador como destino turístico.

Sin embargo, no he visto muchos otros turistas de Alemania o Europa. A veces un pequeño grupo de viaje, que ha tocado El Salvador en su ruta de Guatemala hacia Nicaragua. Y por supuesto los surfistas que encontraron su camino a El Tunco. Se puede decir que El Salvador como destino turístico todavía no ha encontrado una gran resonancia que corresponda a su potencial. ¿Cuál es la razón? ¿Qué podemos hacer para que sea más atractivo para los turistas de Alemania o Europa?

(1) El Salvador es en gran medida un punto blanco en el mapa turístico de Alemania y otros países europeos. Muy pocos proveedores lo ofrecen como destino. En los vuelos comerciales por la región he visto anuncios comerciales promocionando las bellezas de Guatemala, Nicaragua o México. Pero no de El Salvador. Entonces, se deberían intensificar los esfuerzos para que el país sea más visible el mapa del turismo internacional. Esto no sólo aplica a las campañas publicitarias clásicas frente a  los proveedores de viajes o en las bolsas de turismo, sino que es válido sobre todo también para  medidas publicitarias en Internet y en las redes sociales. Estos son los lugares virtuales donde hoy en día la mayoría de los viajeros obtienen información sobre destinos potenciales.

publicidad

(2) Sabemos que la precaria situación de seguridad está provocando que muchos turistas eviten viajar a El Salvador. A veces se acusa a las embajadas de exagerar la situación al enviar “advertencias de viaje” a sus connacionales. En lo que a Alemania respecta, rechazo tales acusaciones. Por supuesto, debemos señalar la tensa situación de seguridad en el país en nuestra información de seguridad. No podemos ocultarlo. Esto es requerido por  el deber de asistencia que tenemos hacia nuestros compatriotas. Pero en nuestros avisos de seguridad señalamos expresamente que los turistas no son el blanco de la violencia en el país. No tenemos ningún interés en disuadir a los turistas de visitar El Salvador. Estamos interesados en que más gente sea atraída por ese maravilloso país.

(3) Las mejores recomendaciones de un país como destino turístico son las personas que lo han visitado. Lo que cuentan a sus familiares y amigos, lo que publican en redes sociales,  las fotos e historias tienen un efecto enorme tanto positiva como negativamente. De acuerdo a mi propia experiencia como anfitrión de visitantes o delegaciones oficiales puedo decir que todos los turistas se muestran entusiasmados con la calidez y hospitalidad de los salvadoreños. Realmente una gran ventaja, por lo que el lema oficial de la publicidad turística da en el clavo: “El Salvador –grande como su gente”. Además, al mostrarles fotos de los posibles destinos turísticos se emocionan.


Pero en el camino y cuando llegan a su destino, a menudo se sienten decepcionados o incluso horrorizados. ¿Por qué? Porque los visitantes tienen la impresión de que El Salvador amenaza con convertirse en un gran basurero. Donde quiera que se vuelva a ver hay bolsas y botellas, platos y pañales desechables… Y cada pocos minutos se abre la ventanilla de un carro para tirar más suciedad a las calles. Esto es absolutamente repulsivo y moldea la impresión y las historias de los turistas cuando regresan a sus países de origen. Dicen: “En realidad es un país hermoso, pero hay basura por todas partes…” Creo que el problema de la basura -para la publicidad turística en El Salvador y para el desarrollo del turismo sostenible- es mucho más grave que el problema de la seguridad. Nadie quiere pasar sus vacaciones en un basurero.

Es gratificante que durante la “semana agostina” se hicieran llamados de atención para no arruinar el paisaje con basura. Pero mucha gente no los ha escuchado o no les importa. Por lo tanto, se debe hacer mucho más para lograr un cambio profundo de mentalidad de los salvadoreños. Necesitamos en el país una gestión de residuos más eficiente, más educación medioambiental y probablemente más sanciones para que la gente deje de convertir este hermoso país en una montaña de basura. Tenemos la responsabilidad de preservar la creación. No tenemos derecho a destruirla.

El Salvador encontrará un socio comprometido en Alemania cuando se trate de mostrarles a los tour operadores y turistas alemanes una imagen objetiva de las oportunidades y desafíos. No podremos convertir a El Salvador en un paraíso turístico de la noche a la mañana. El desarrollo del turismo sostenible requiere paciencia, un pequeño paso tras otro. Espero que en el futuro muchos turistas se dejen enriquecer por la hospitalidad de los salvadoreños y por la diversidad cultural y la belleza natural del país.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.