Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El Salvador nos espera en las urnas

Sherman Calvo / Empresario

viernes 1, febrero 2019 - 12:00 am

La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que: “Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos… La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”. En el mismo sentido el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, contempla este derecho.

Las disposiciones anteriores ponen de relieve el carácter de “derecho” del voto; es más, éste tiene el carácter de derecho humano, de modo que lleva implícita una gran trascendencia, ya que es el mecanismo básico de toda democracia para su funcionamiento y requiere de eficacia y transparencia.

Si bien, la democracia no sólo se reduce al ejercicio del sufragio, es importante en esta época eleccionaria recordar que el voto no sólo es un derecho, sino una de las conquistas más importantes lograda por los ciudadanos en los regímenes democráticos modernos, además de ser un deber de cada uno de nosotros.

publicidad

A las personas que tienen la oportunidad, el derecho y el deber de ejercer el sufragio, se les recuerda que el silencio es un mecanismo que buscan muchas personas que mueven voluntades organizadas, con la finalidad de que las cosas no mejoren o no cambien, por tanto, acudir a votar es una forma de cambiar las cosas que no nos parecen. Su opinión, su acción cuenta, y es capaz de lograr su beneficio, el de sus seres queridos y el de todos, pues cada persona es importante; no permita que otros decidan por usted, las cosas nunca mejorarán si no participa, primero participe y que sea su punto de inicio para buscar la sociedad que queremos.

A pocos días de celebrar las elecciones presidenciales recuerde la importancia que tiene ejercer el derecho al voto. No renuncie al derecho y al deber de todos los ciudadanos,  tal como lo establece nuestra Constitución, el voto es libre, igualitario, universal, secreto y directo. En las próximas elecciones cumpliremos nuestro derecho para escoger al próximo PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR. A fin de practicar este derecho, el ciudadano está eligiendo no sólo a una fórmula presidencial, sino también apostando por el mejor futuro de la Nación.


Retomando algunos  conceptos del europeo, Roberto Esteban Duque: “Cualquier proyecto político contrario a los valores que constituyeron el espíritu de la Constitución y ajeno a los principios de la común herencia de la civilización cristiana, significará una democracia reducida a escombros, pura ideología sin alma, un alejamiento del voto consciente”. De igual forma, cualquier proyecto político afín a la defensa de los principios de moralidad y de derecho, que manifieste que el hombre necesita unos bienes estables y verdaderos, un especial cuidado del bien común y la vida humana, merecerán el crédito del voto responsable.

Confiamos en el desarrollo de una fiesta electoral pura y transparente, en donde todos los salvadoreños enalteceremos, en el marco de una cultura de paz, la democracia, siendo ésta la única capaz de garantizar el desarrollo político y social del país. Este 3 de febrero acudamos a los centros de votación y hagamos uso del preciado derecho al voto para que gane la democracia y crezca El Salvador. Este próximo domingo hay que salir a votar, porque no acudir a las urnas sólo favorece a quienes decidirán por usted.

El votar es un derecho, ejercer ese derecho, más que una obligación, es un deber y motivar a su gente cercana a votar, debe ser su inspiración. DOMINGO 3 DE FEBRERO VAMOS TODOS A VOTAR: EL SALVADOR, LA PATRIA AMADA, NOS ESPERA EN LAS URNAS.

Oración por El Salvador: Señor, mi Dios, Tú conoces lo que hay en cada corazón y conoces cada historia. Te pido humildemente este día por mi país, Tú conoces nuestra gente, nuestras necesidades, nuestras alegrías, temores y sufrimientos, conoces nuestras luchas de cada día y conoces qué es lo mejor para cada uno de nosotros. Llénanos de tu espíritu, permítenos hallar la paz, permite que te encontremos y que gobiernes el corazón de cada salvadoreño. Perdónanos si te hemos ofendido, pero escúchanos Señor, ¡El Salvador te necesita! Cambia el odio por amor, cambia la ofensa por perdón, cambia la tristeza por alegría, cambia la violencia por paz, cambia el dolor por esperanza; sé Tú, Señor nuestro guía, ilumina nuestro camino, ilumina a los salvadoreños. En el nombre de Jesús… Amén.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.