Buenos Días

El vecindario centroamericano está en llamas

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

jueves 8, agosto 2019 - 12:00 am

Es sumamente preocupante lo que está sucediendo en nuestro vecindario. Honduras y Nicaragua sumidos en un caos producido por gobiernos autoritarios que se niegan a escuchar el clamor de sus pueblos, mientras que Guatemala enfrenta este fin de semana su futuro en una segunda vuelta electoral plagada de incertidumbre.

No es que en El Salvador vivamos en el paraíso terrenal. No. Estamos lejos de eso. Pero la situación de nuestros vecinos es aleccionadora como para rogar a Dios que no lo permita aquí y que nos dé la fuerza como nación para seguir la senda democrática.

Nicaragua sufre la dictadura de Daniel Ortega, impuesta por las reelecciones ilegales, el fraude electoral y ahora sostenido por la fuerza de las armas que asesinan y reprimen inmisericordemente a todo aquel que piense diferente y se atreva a expresarlo. Más de 500 muertos y unos 60 mil exiliados lo testifican.

publicidad

En Honduras, la situación no es muy diferente. Juan Orlando Hernández diseñó desde sus tiempos de presidente del parlamento, la destrucción de la institucionalidad democrática, destituyó una Sala de lo Constitucional independiente,  impuso su reelección en medio de un cuestionado proceso electoral y ahora se revela que su campaña -como las de sus dos antecesores también- fue financiada por narcotraficantes que ahora cantan como pajaritos su historia.

Los guatemaltecos elegirán presidente este domingo en una segunda vuelta entre Sandra Torres y Alejandro Giammattei. Difícil decir cuál camino es el menos peor. Los guatemaltecos han destruido sus partidos fuertes y el transfuguismo ha gobernado por décadas, llevando a elegir en  los últimos procesos desde un militar corrupto hasta un cómico incapaz. Lo del domingo no será muy halagador tampoco. Hay que rogar a Dios para que no nos contagie el vecindario.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.