Política

Empresario salvadoreño Ricardo Poma: “Necesitamos ser competidores a nivel mundial”

Yolanda Magaña

viernes 23, agosto 2019 - 12:30 am


El empresario Ricardo Poma plantea que el reto más importante de El Salvador es superar la pobreza económica y cultural, para lo cual considera indispensable lograr un crecimiento económico del 5 al 6 % del Producto Interno Bruto (PIB). Para ello, llama a los servidores públicos y privados a caminar de la mano, ser competidores hacia afuera y dar a la educación la prioridad que se merece: “La educación es absolutamente vital para sacar este país adelante”. Ve buenas señales en el Gobierno de Nayib Bukele: su decisiva cercanía a Estados Unidos, la decisión de impulsar una desburocratización de la inversión y su enfoque contra la inseguridad y la corrupción. A los políticos les sugiere escuchar y responder a la ciudadanía, no oponerse por oponerse y no darse el lujo de no apoyar las buenas cosas. Si no responden a los mensajes ciudadanos, les advierte, van a desaparecer.

¿Qué sentimiento le causa recibir el reconocimiento Orden al Mérito 5 de noviembre de 1811, Próceres de la Independencia Patria?
Es un honor para mí recibirla, me siento muy contento, es dado por la Asamblea Legislativa, el cuerpo colegiado más representativo de El Salvador, la presea tiene como nombre Orden al Mérito 5 de noviembre de 1811 Próceres de la Independencia Patria, me parece importante por lo que significó el movimiento independentista, lo que logró en nuestro país en cuanto a libertad, fraternidad, oportunidades de crecimiento. Me causa sano orgullo. El compromiso que me genera es seguir haciendo más de lo que pueda por nuestro país, yo amo a esta tierrita, me siento profundamente salvadoreño, me encanta comer frijoles todos los días o tortilla, pupusas, los domingos, siempre he sentido esa conexión íntima con mi país. Desde que me gradué de la maestría en Estados Unidos, me ofrecieron otras oportunidades en otros lados para quedarme afuera y a mí nunca se me pasó por la mente que yo no iba a regresar a mí país, siempre tenía el gran deseo de regresar para contribuir en lo posible, quería trabajar en la empresa familiar que había fundado mi abuelo y desarrollado mi padre, yo quería ser parte de eso. También quería ver si quería participar en actividades gremiales y quería participar fuertemente en la parte social. Esas tres cosas hice y las estoy haciendo desde entonces.

La condecoración no recibió los votos del FMLN. ¿Qué mensaje le daría al FMLN?
No le daría ningún mensaje, respeto si le parece o no que es algo que merezco, el pleno votó por mayoría calificada, el resto no votó, no sé qué significa y no me preocupa mucho.

publicidad

Usted es un empresario exitoso y aporta mucho a las necesidades sociales del país. ¿Qué mensaje le daría a los jóvenes para ser exitoso y tener conciencia social a la vez?
Que hagan las dos cosas, que no es suficiente dedicarse a desarrollar una empresa, aunque sí es importante, no quiero menospreciar la importancia que tiene generar fuentes de trabajo, empleo, tener una empresa exitosa, es muy importante para El Salvador, porque los cambios sociales en gran medida se dan a través de generar esas oportunidades. Ya de por sí tiene tiene una función social ser empresarios exitosos que pagan buenos salarios, que tratan bien a la gente, que tengan responsabilidad social corporativa, ya eso es bastante, pero en mi opinión no es suficiente. Yo creo que uno tiene realmente tiene que usar los talentos que Dios nos ha dado para usar ideas empresariales para inversiones sociales, como ESEN (Escuela Superior de Economía y Negocios), Fusal (Fundación Salvadoreña para la Salud y el Desarrollo Humano), Fundación Poma, Supérate, porque podemos hacer un gran impacto. Lo que se logra, que es algo tan importante, que a mí me emociona bastante, se logra transformar vidas de personas que no sentían una oportunidad de salir adelante, que no sabían cómo iban a terminar sus estudios, cómo iban a lograr ir a la universidad, personas que no hubieran podido tener su oportunidad y eso vale un montón, a mí realmente me satisface mucho y me emociona, además. Cuando voy a una graduación del Supérate y oigo hablar a los jóvenes que dicen con lágrimas en los ojos, realmente eso nunca pensé que lo hubiera podido lograr, nunca pensé, verlo para mí es una enorme satisfacción. Yo recomiendo a los empresarios que puedan que también usen parte de su tiempo a ver cómo pueden hacer aportes importantes en tantas áreas que se necesitan, nosotros estamos más enfocados en educación, salud, cultura. Pero hay muchas áreas importantes.


 

¿Le ve rumbo económico al país?
Tenemos una buena base para crecer y desarrollarnos. El Ejecutivo está demostrando bastante interés en enfocar, empezando con los flagelos, que son dos prioritariamente, la inseguridad y la corrupción, la inseguridad porque mina la confianza y reduce las inversiones, nos crea un problema en el exterior para que inversionistas vengan a invertir aquí, inseguridad no solo crea gran problema interno con las familias y motiva la migración, sino que también reduce la posibilidad de conseguir más inversiones, lo cual genera empleo. El tema de la corrupción, que ha sacado cientos de millones de dólares que debieron haberse invertido que se han ido a otros lados. El reto más importante que tenemos es la superación de la pobreza, es la pobreza económica y cultural. Para superar la pobreza no podemos seguir creciendo a niveles del 2 o 2 y medio por ciento, para superar la pobreza vamos a tener que subir al 5 o 6 por ciento para realmente impactar. Para eso, creo que se necesita generar la confianza que traiga las inversiones y que se generen los puestos de trabajo para dar oportunidades a las personas de salir adelante. Sin embargo, lo que es admirable y no sé cómo lo hemos conseguido es que El Salvador funciona con todo y esos flagelos, El Salvador es una democracia, hemos pasado desde los Acuerdos de Paz hasta ahora hemos tenido elecciones libres, esa alternancia ha sido muy importante, se han ido poco a poco fortaleciendo los tres poderes del Estado pero también la Fiscalía y otras instituciones, creo que hay más separación de poderes ahora de lo que había antes, se están creando los pesos y contrapesos. Hay otro contrapeso muy importante que es toda la sociedad civil, que ahora se puede expresar y eso es un contrapeso enorme, ahora se manifiestan de otra forma y eso lo hemos visto en el tema de las pensiones, en una serie de temas, realmente la gente tiene voz y es importante. La otra cosa que me parece sorprendente es que tenemos una relativa estabilidad macroeconómica porque es cierto que no estamos creciendo tanto, pero en este país se consigue cualquier cosa, hay libertad de expresión, de culto, de tránsito hasta cierto punto, pues, las planillas controlan ciertos territorios. Entonces, tenemos una base importante y lo que hay que hacer es agarrar esa base y crecer con ella. Para eso es importante que el sector público y el sector privado caminen de la mano, entre más podamos coordinarnos y apoyar las cosas buenas, las buenas iniciativas hay que apoyarlas y hay que criticar las cosas no tan buenas. Pero esa coordinación, de los servidores públicos con los servidores privados, que es lo que los empresarios deberíamos ser porque estamos llamados a servir, creo que esa unión de esfuerzos creo que es lo que va a sacar a este país adelante y nos va a permitir eventualmente crecer a niveles del 5 o 6 por ciento.

¿Qué rubros de inversión debería buscar El Salvador?
Empecemos por decir que nuestro mercado interno es muy pequeño, ya está muy servido en muchas áreas, creo que es importante que nos enfoquemos en los recursos que tenemos y el más importante es nuestra gente, los salvadoreños tienen fama de ser laboriosos y dedicados, emprendedores, eso se reconoce a nivel regional. Pero necesitamos ser competidores a nivel regional o mundial, y ver si podemos competir afuera, tenemos que enfocarnos adentro pero para salir, el mercado mundial es ilimitado y sí hay empresas que han logrado conquistar esos mercados externos. Hay muchas cosas que todavía podemos hacer adentro, por ejemplo en el área de vivienda, hay un déficit de vivienda grande en este país, vivienda de interés social, que antes eran de $15,000, que ahora podrían ser de $30,000 o $35,000, con un esquema de financiamiento atractivo, con una cuota que las familias puedan pagar, se podrían hacer decenas de miles de viviendas al año, nosotros hicimos una cantidad enorme de viviendas de interés social cuando existía el Fondo Social para la Vivienda (FSV), eso podría volver a implantarse, es una forma de dar empleo inmediato a diferencia de una fábrica que tarda tres años desde el momento que se piensa hasta que está operando, un proyecto de vivienda puede comenzarse en seis meses y tiene un efecto multiplicador, tiene un impacto cinco veces más grade que el impacto directo en la economía. Se puede hacer mucho con el surf a través del turismo.

¿A qué deberíamos apostarle en educación?
Para empezar, no podemos sacar la educación adelante realmente con presupuestos que en vez de ir para arriba van para abajo, competimos con Costa Rica con todos los demás países de Centroamérica en inversiones, pero Costa Rica está invirtiendo 8 % del PIB en educación, nosotros estamos al 3 %, entonces, para empezar hay que darle a educación la prioridad que merece, la educación es absolutamente vital para sacar este país adelante. Esta es una solución de mediano y largo plazo pero hay que empezar ya. Muchas de las escuelas del país están en estado deplorable, hay que hacer un análisis base cero de toda la infraestructura del país, he oído que han hablado de eso, ojalá que se logre. Un nivel muy importante es el tema de la primera infancia. Fusal tiene un programa importante, estamos promoviendo eso, educación desde el embarazo hasta los mil días. Yo tengo una hija de tres años y yo me doy cuenta que es una esponja, casi no se puede creer lo que un niño logra entre cero y tres años. Pero lo que pasa es que a nivel de educación pública hay nada. Decenas de miles de niños que están como abandonados que no tienen una alimentación intelectual, es una oportunidad perdida. Además, en educación, si vamos a cerrar la brecha digital con el desarrollo tecnológico exponencial que estamos viviendo ahora, si antes en la época de mis abuelos las cosas cambiaban cada 20 años, ahora cambian casi todos los meses, tenemos que prepararnos para enfrentarnos al desarrollo tecnológico, a reducir la brecha digital. En la ESEN estamos analizando base cero los pénsum para ver si están acordes a lo que está pasando tecnológicamente y estamos trabajando en analizar cuál sería una apuesta productiva nacional, cuáles son las ventajas competitivas que tenemos porque, si no competimos, nos va a llevar la ola. Creo que a veces se nos olvida como país que estamos en un mundo realmente competitivo, tenemos que salir a competir, si no, nos vamos a quedar totalmente rezagados. De por sí, los cambios tecnológicos nos rezagan porque no tenemos a nivel de las universidades investigación científica de alto nivel, no podemos competir con China y Estados Unidos en el tema de nuevos descubrimientos en la parte científica, pero sí en cuanto a la educación de nuestra gente y de los jóvenes a nivel de pregrado y después, sí podemos estar al día con las nuevas formas de educar a los jóvenes tanto a nivel secundaria como de universidad. Eso merece también un cambio importante.

Usted dijo que las instituciones son fuertes. ¿Qué tan fuertes son las instituciones de El Salvador?
No quiero decir que las instituciones súper fuertes. Creo que hemos estado en un proceso de fortalecer las instituciones y darle cierta independencia a las instituciones, no creo que hayamos llegado donde queremos llegar. Yo creo que hace 15 años había menos separación de poderes que lo que hay ahora, ahora realmente, hemos vivido una Sala de lo Constitucional que actuó con mucha independencia, le estorbó a mucha gente. El hecho de que tengamos partidos relativamente fuertes que compiten entre sí también es una cosa que le da importancia a la Asamblea, hoy en día es bastante más independiente. Son avances pero no creo que hayamos llegado donde queremos llegar. Pero me pongo a pensar, realmente, me acuerdo yo que 15 años atrás no había la separación de poderes que hay ahora, creo que debemos seguir fortaleciendo más e independizando más a las instituciones esenciales de este país, los tres poderes, la Fiscalía, la Corte de Cuentas, el Tribunal Supremo Electoral, son instituciones importantes que hay que seguir fortaleciendo.

¿Es conveniente crear una Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad en El Salvador (CICIES)?
No está clara cuál es la idea, si sería una comisión supranacional o viene con apoyo internacional a reforzar instituciones existentes como para dar una opinión pero lo que sí es que estoy cien por ciento convencido que hay que luchar contra la corrupción con todas las herramientas y los mecanismos que sean importantes, obviamente dentro de la Constitución. Bienvenida ayuda internacional siempre y cuando no contravenga las disposiciones legales del país. Yo lo veo más como una comisión internacional verdaderamente, no supranacional, sino que venga a fortalecer los esfuerzos sobre todo de la Fiscalía General de la República.

¿Qué reformas necesitan los partidos para mostrar mayor madurez y fortalecer el sistema de partidos?
Yo creo que a nivel de funcionarios públicos y de partidos políticos creo que debe funcionar una meritocracia, que la gente entre a los puestos por méritos, con un currículum que uno se pueda sentir bien, orgullosos de ellos, creo que tener un sistema de partidos fuerte es importante en un país, es uno de los problemas de Guatemala. Ahora en El Salvador, en la última elección la ciudadanía habló fuerte y claro sobre todo hacia los dos partidos mayoritarios, Arena y FMLN, y les dijo: 'No, no nos parece cómo va la cosa' y hubo voto de castigo y creo que es un mensaje importante. Pero no lo veo como un voto para tratar de destruir a esos partidos sino son votos para fortalecer esos partidos y que vayan en línea con lo que los ciudadanos esperan de ellos y que haya transparencia, que no haya corrupción, que haya una actuación limpia y eficaz. Otro de los problemas que tenemos es que se han hecho muchos proyectos que han sido víctimas, por un lado, de la corrupción pero, por otro, de la ineficacia y de la incapacidad de gestión. Podemos hablar de El Chaparral, Puerto La Unión, Sitramss (Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador), algunos han sido mal manejados o tal vez descabellados. Creo que los ciudadanos esperan mayor responsabilidad. Que los pesos y contrapesos sirvan para no hacer proyectos que después nos cuesta a los ciudadanos, un montón de dinero que no deberíamos haber botado y debió haberse invertido, por ejemplo, en educación y salud.

¿Se refiere al Puerto La Unión?
En cualquier proyecto. En Puerto La Unión se han invertido originalmente $200 millones pero con todos los intereses, es una inversión enorme. El problema a nivel de la inversión pública es que al final nadie es responsable. Cuando uno es empresario, hace una mala inversión y quiebra, pues, tiene un efecto enorme, perdió uno su plata, ¿pero aquí?, nadie sabe quién es responsable, es fácil meterse en malos proyectos cuando no hay responsabilidad personal, cuando nadie es responsable. Yo creo que los partidos políticos tienen que leer lo que están diciendo los ciudadanos y sí se necesita transparencia, eficacia y tal vez innovación en el sentido de ofrecer soluciones a los problemas más urgentes de los ciudadanos.

¿Usted ve señales de que los partidos están respondiendo a este mensaje de los ciudadanos mandan a Arena y FMLN?
Pues, si no responden, van a desaparecer. Yo creo que tienen que responder, están obligados, es bueno que se fortalezca el sistema de partidos, es uno de los activos importantes que tiene este país y me gusta mucho cómo los ciudadanos dan mensajes. Eso a veces tarda pero al final llega. Y hemos visto partidos que al final casi casi han desaparecido que fueron mayoritarios en una época, por ejemplo, el Partido Demócrata Cristiano ahora se ha quedado con muy pocos diputados, la ciudadanía habla y habla claro, lo cual es una gran cosa, es la base de la democracia.

¿Qué espera del nuevo Gobierno en la generación de clima de negocios?
Creo que ha estado dando algunos mensajes que creo que ayudan, por ejemplo, un mensaje importante es la decisión de acercarse totalmente a los Estados Unidos, los gobiernos anteriores tenían otras inclinaciones, apoyar a Venezuela. Es una decisión muy clave de apoyar a nuestro socio comercial más importante. Otra señal importante ha sido la decisión firme de desburocratizar las instituciones del Estado que no estaban apoyando realmente muchos de los proyectos empresariales, muchos de los cuales pueden ser muy positivos para el país, Medio Ambiente, Anda (Asociación Nacional de Acueductos y Alcantarillados), ahora que se ha creado un Ministerio de Vivienda, vivienda es un sector muy importante que creo que hay que apoyarlo, las señales en ese sentido son positivas. Yo personalmente creo que hay que apoyar todas las buenas iniciativas pero hay que señalar las cosas que no creamos que son positivas, no creo que deba haber una actitud de oponerse por oponerse, más bien, al revés, hay que apoyar las buenas cosas. Creo que las señales iniciales son buenas, estoy hablando del fondo, la forma se puede discutir, cada quien tiene su forma de hacer las cosas pero lo importante es que al final las cosas se hagan. Siempre he pensado que para crecer hay que ser audaces, pero yo diría audacia con los pies en la tierra, audacia sin correr riesgo de hacer cosas descabelladas que al final no resulten y que tengan un costo enorme, hay que hacer buenos estudios de factibilidad, estudiar bien las cosas, pero hay que ser audaces en pensar en cosas nuevas que pueden venir a tener un gran impacto para el país.

¿Cuál debe ser la actitud de los partidos hacia el nuevo Gobierno?
Habría que preguntarle a los partidos.

Pero el Gobierno requerirá del voto de los partidos.
Yo sí creo que los partidos están dispuestos a apoyar las buenas iniciativas, porque también este Gobierno es muy popular, los partidos no se pueden seguir aislando más y más. Estoy especulando, no estoy hablando por conocimiento directo, no creo que se puedan dar el lujo de oponerse a cosas que el pueblo requiere a menos que sean cosas populistas o que a conciencia un partido siente que no son buenas para el país, que va en contra de los principios claros de un partido específico. Caso contrario, yo creo que sí va a recibir apoyo.

 

Fotografías: Óscar Machón. Vídeo: Yolanda Magaña. Edición: David Durán.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.