Cerrar [X]

Nacionales

En cinco años 76,610 niños dejaron la escuela por trabajo

lunes 9, febrero 2015 - 12:01 am

Muchos niños y niñas dejan las clases para unirse a sus familias en el trabajo agrícola, especialmente en las zonas rurales. /DEM

Muchos niños y niñas dejan las clases para unirse a sus familias en el trabajo agrícola, especialmente en las zonas rurales. /DEM

Desde el año 2008 al 2013, al menos 76,610 niños han abandonado las aulas de clases para incorporarse a las actividades laborales, según detalla la gerencia de estadísticas educativas del Ministerio de Educación.

Jonathan empezó a trabajar en un supermercado de  San Jacinto cuando tenía siete  años. Su rol era llevar las bolsas de compras a los carros, y hasta las viviendas de los consumidores. El ritmo de vida del trabajo a la escuela continuó hasta que cumplió  los 15 años, cuando decidió solo dedicarse a trabajar y ayudar con los gastos de su hogar.

publicidad

Aunque Jonathan se dedica al sector comercio, la mayor parte de los niños que han dejado las clases para incorporarse al sector laboral se concentra en el área de agricultura. Las cifras indican que de 2008 a 2013 fueron 33,455 niños y niñas que desertaron por un trabajo agrícola. En este sector la situación se maximiza en los departamentos de La Libertad, Usulután, Cabañas, San Miguel e incluso en San Salvador.

El viceministro de Educación, Francisco Castaneda, indica que en las áreas rurales del país es común que los niños se dediquen a ayudarles en los quehaceres agrícolas a sus padres, y por esa misma razón, en algunos casos, terminan por abandonar los estudios.


Aunque de 2008 a 2010 las cifras disminuyeron considerablemente reduciéndose en un 47.6 %. Esta mejora implicó que de 19,235 niños que abandonaron las aulas en 2008 pasaron a ser 10,064, en 2010. Pero la cantidad nuevamente volvió a subir en el año 2012 a un total de 15,865 que representó un aumento del 57.64 %.grafica

Rony, forma parte de las estadísticas. El niño de 10 años dejó de estudiar desde que su madre murió y quedó a cargo de su abuela. A la mujer de avanzada edad se le imposibilita trabajar, razón por la cual delegó a su nieto el trabajo de limpiar vidrios, todos los días lo hace en las cercanías de la calle San Antonio Abad.

Sin embargo, éste no es el único de los escenarios laborales en el que los menores se ven obligados a dejar sus estudios para poder generar ingresos a sus familias. El empleo doméstico también abarca gran parte de las estadísticas. Del total de niños reportados que abandonaron las aulas de 2008 a 2013, 20,945 niñas destinaron su tiempo a las tareas domésticas, que implica un porcentaje del 27.33% del total. Los datos arrojan que la mayoría de las niñas que desertaron para insertarse en el sector doméstico estudiaban en los departamentos de San Salvador y La Libertad y en algunos casos de San Miguel y Usulután.

La tendencia al igual que con el trabajo agrícola disminuyó en 2010, pero incrementó en 2012; pese a que desde esa época iniciaron a entregarse los paquetes escolares (zapatos, uniformes y útiles) a los estudiantes de básica.

Mientras que otros trabajos no especificados en las causas de abandono escolar reflejan que 22,210 niños dejaron la escuela en busca de  recursos económicos.

Al parecer, las mismas dificultades económicas de las familias incidieron para que en el mismo periodo 34,114 niños se retiraran de las aulas.

Cabe destacar que esta problemática disminuyó entre 2008 y 2010, sin embargo en 2013 se incrementó; y es que de la reducción de niños que dejaban sus estudios por problemas económicos que se registró con 5,004 casos en 2010, pasó a 6,018 deserciones en 2013.

Permiso de trabajo a menores de edad

Durante el periodo de junio a diciembre de 2014, el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS) otorgó 265 permisos de trabajo a niños, niñas y adolescentes, del total de  1,946 solicitudes que llegaron.

La mayoría de éstas provienen de los sectores comercio e industria.barra

A diferencia de los otros niños que han abandonado la escuela, a estos 265 se les otorgó su permiso laboral por cumplir con los requisitos a cumplir en la Ley Especial de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (Lepina)  y el convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para preservar los derechos de la niñez.

Entre los requisitos se incluye ser mayor de 14 años y que se corrobore que los niños, niñas y adolescentes sigan estudiando.

Sin embargo, la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) en 2013 registra 144,168 casos en condiciones de trabajo infantil.

Esto implica que dentro de esta situación se encuentra el 8.5% de niños y niñas entre cinco y 17 años de El Salvador. De ellos 60,139 menores trabajaban por debajo de la edad mínima permitida por ley, mientras que 84,029 niños realizaban algún tipo de trabajo peligroso.

2008: el año que registró más deserción por trabajo agrícola

• Uno de los años donde la deserción escolar registró más abandono de las aulas de educación pública por trabajo infantil, fue en 2008. El total de estudiantes que desertaron de las clases fue de 19,235.

• Durante este año se observa que 8,432 estudiantes desertores justificaron su retirada por dedicarse al trabajo agrícola. Fue la principal causa de deserción.

• En 2008, la mayoría de estudiantes desertores provenían de La Unión, Chalatenango, La Libertad y Usulután.

• Mientras que en el trabajo doméstico durante ese año se contabilizaron 5,707 alumnos que abandonaron sus centros educativos.

6,246

Menores de edad dejaron sus estudios por dedicarse al trabajo agrícola en 2013.

3,666

Niñas en 2013 se dedicaron al trabajo doméstico y dejaron de estudiar.

4,272

Menores de 18 años abandonaron sus estudios por dedicarse a otros sectores laborales en 2013.

 

 




Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.