Cerrar [X]

Editorial & Opinion

En el Día Internacional de las Mujeres

Xenia Hernández / Abogada

viernes 8, marzo 2019 - 12:00 am

Cada 8 de marzo, el Día Internacional de las Mujeres, es un recordatorio de la valentía de miles de mujeres que se alzaron a las calles motivadas por el hartazgo de la discriminación, las condiciones inhumanas, la injusticia y desigualdad sufrida por solo el hecho de ser mujer. Es un recordatorio de lo que muchas mujeres tuvieron que sufrir y de sacrificar para que hoy en día tengamos las “libertades” con las que escasamente podemos contar, y que cada vez se van viendo más amenazadas.

Aunque esas luchas constituyen un hecho histórico loable, aún falta mucho para alcanzar plenamente una convivencia justa, por ejemplo: en el terreno laboral siguen existiendo brechas salariales entre hombres y mujeres aun cuando ambos realicen el mismo trabajo; la discriminación en las empresas por el hecho de ser mujer joven con de la posibilidad de un embarazo y lo que esto puede representar en la operatividad de la empresa; la discriminación para ocupar cargos directivos, aunque tengan los conocimientos técnicos y de liderazgo para ello; la discriminación en profesiones que “normalmente” son para hombres y que cuentan con mujeres muy bien preparadas para desempeñarlos, no solo por quienes contratan, sino incluso por la población en general tiene “más confianza” si la profesión la desempeña un hombre; estar expuesta a acoso sexual “disfrazado”, en donde se usen palabras sin connotación sexual, pero si una clara implicación a la condición de mujer.

En el terreno social no gozamos del derecho a vivir tranquilas, sin miedo a que seamos agredidas sexualmente si caminamos por las aceras de nuestros pueblos o ciudades, o se asesinen a  mujeres por no querer compartir sus vidas con alguien al que no quieren; esto último nos ha impactado en los casos de feminicidio, como el de Karla Turcios, Carla Ayala, Lorena Beatriz Hernández, Lilian Beatriz Méndez, Rosa María Bonilla algunas de las mujeres asesinadas por sus parejas o personas cercanas a ellas -por mencionar algunos-. Además, no puedo dejar de mencionar el drama que viven muchas madres junto a sus hijos por desplazamiento forzado, y el peligro a que se enfrentan al irse en caravanas hacia el norte del continente, debido a la situación de violencia actual que sufren en el país.

publicidad

Este día es tomado como una celebración, sin embargo, es un día para generar conciencia en la ciudadanía de las situaciones a las que nos enfrentamos como mujeres; que a cada uno nos lleve a ser agentes de cambio para brindar a más mujeres, jóvenes y niñas oportunidades en estudio y desarrollo profesional. Evitar la brecha de la disparidad salarial, erradicar todo tipo de violencia contra la mujer, así como el acoso sexual en los trabajos, entre muchos más problemas a los que nos enfrentamos el género femenino, y que eliminándolos puede contribuir a acortar la brecha para que El Salvador sea un país más justo para vivir.

No hay que esperar a cada 8 de marzo para poner el enfoque en las necesidades que las mujeres -y las que son menores de edad- tenemos en este país, así como para que el Estado cumpla su obligación de satisfacer a la ciudadanía el goce de los derechos que la Constitución de la República y tratados internacionales reconocen.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.