Editorial & Opinion

Escuela, corazón de la comunidad

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 23, enero 2019 - 12:00 am

El Gobierno inauguró el lunes el año escolar, es la última vez que el presidente Sánchez Cerén participará en un acto de esta naturaleza. El mandatario quiso despedirse con una frase grandilocuente: “El Salvador tendrá este año el mayor presupuesto para educación de toda su historia, cerca de mil millones de dólares”. Puede ser que a algunos les impresione que el presidente declare que hizo historia, pero la realidad es que el jefe de gobierno no cumplió su promesa escrita en el programa de gobierno “El Salvador Adelante”: “Incrementar la inversión en educación hasta alcanzar progresivamente el 6 % del PIB”.

La lista de promesas incumplidas en este quinquenio es larga y otra oportunidad habrá para hacer un balance completo entre lo prometido y lo cumplido; pero de lejos, de lo dicho a lo hecho, hay mucho trecho.

Si de educación se trata hay que decirlo de manera contundente: El pilar fundamental del desarrollo de la sociedad es la Escuela, es el corazón de la comunidad. En muchas colonias y cantones del país la única institución del Estado que existe es el Centro Escolar.

publicidad

La Escuela, además de ser un templo del saber, puede contribuir de manera significativa junto al hogar y la comunidad a construir la Paz Social que tanto necesita el país. Los Centros Escolares deben contribuir activamente al logro de la armonía entre las personas y a resolver los conflictos a partir de construir la Cultura de Paz.

El presidente que sea electo el 3 de febrero debe estar convencido que la seguridad y la superación de la pobreza se pueden lograr si El Salvador cuenta con una población educada.


La Escuela debe ser abierta, si quiere ser agente de cambio en la colectividad, constituirse en un espacio de encuentro entre jóvenes, familia y comunidad. El Centro Escolar debe contribuir al desarrollo de aprendizajes significativos y también servir para cultivar valores ciudadanos a través de actividades artísticas, culturales, deportivas y recreativas donde participe toda la población los fines de semana. Escuelas cerradas sábados y domingos es un desperdicio social.

La Educación en nuestro querido país no va a mejorar si no se mejora sustancialmente la infraestructura escolar de tal manera que el entorno donde se produzcan los aprendizajes para la vida de niños y jóvenes sea digno y motive a los estudiantes. Mediante el trabajo conjunto de la comunidad, los docentes y estudiantes se puede hacer de la Escuela el Corazón de la Comunidad.

También, en la Escuela se debe aprender a tener pensamiento crítico. La misión de la Escuela, además de facilitar aprendizajes significativos, debe ser lograr que los estudiantes, aprendan a aprender, procurar que el alumno llegue a adquirir una autonomía intelectual. Esto se puede lograr atendiendo el desarrollo del pensamiento crítico.

Vivimos en la Cuarta Revolución Industrial, en la era de la información, en  la sociedad del conocimiento. Tenemos acceso inmediato a todo tipo de información, datos y personas a través de múltiples dispositivos y fuentes. Por eso hoy en día es cuando resulta más necesario que nunca tener un pensamiento crítico y reflexivo, que ayude a discernir entre lo cierto y lo falso, lo importante y lo superficial y esto es una tarea de primer orden para el gobierno que tome posesión el 1 de junio.

Lograr el 6 % del PIB para educación. Asumiendo la responsabilidad de hacer uso eficiente de los recursos establecidos en el Presupuesto General de la Nación, es una cuestión a la que no se puede renunciar. No hay que quitar el dedo del renglón, el nuevo mandatario se debe comprometer a cumplir este objetivo.

En el quinquenio 2019-2024 se debe mejorar sustancialmente la formación docente y trabajar incansablemente por la dignificación del magisterio. Los maestros deben ser formados para innovar en los métodos de enseñanza y de evaluación de los aprendizajes incorporarando las tecnologías de información y comunicaciones al trabajo escolar. Es indispensable implementar una estrategia institucional para promover aprendizajes según las tendencias de la tecnología, el futuro del trabajo y el desarrollo de la Cuarta Revolución Industrial.

En las escuelas obviamente se debe garantizar la entrega oportuna de los paquetes escolares, calzado y uniformes mejorando su calidad y superar el retraso en el pago a proveedores de estos productos.

Ante el deterioro de la convivencia producto de la violencia y la delincuencia, invito a los futuros gobernantes a repensar el papel de la Escuela como institución que puede modificar las conductas del uso de la fuerza o la violencia. El próximo gobierno no debe ser un quinquenio perdido para la Educación.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Los primeros 100 días

Todo gobierno cuando inicia su mandato, emprende lo que se define como la fase de los …

MÁS INFORMACIÓN
La propuesta de México: Un Plan de Desarrollo Integral

La conectividad ferroviaria del plan propone construir 710 km de línea férrea que irían desde Ciu...

MÁS INFORMACIÓN
Seguridad ciudadana para la convivencia

Sin excusas se debe trabajar para proteger la vida de las personas y asegurar la tranquilidad ciudad...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.