Cerrar [X]

Buenos Días

Ese terrible mal del culto a la personalidad

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 4, diciembre 2018 - 12:00 am

Si hay algo que le hace mucho mal a un líder político es la pléyade de lamebotas que lo rodean y que le viven diciendo que es perfecto, infalible y que todos le tienen envidia, fomentándole un mal peor que se llama “Culto de la personalidad”. Lo han sufrido muchos, demasiados, a lo largo de la historia. El Salvador no se salv a de esto tampoco.

Desde Napoleón a Fidel Castro, desde Hitler a Mao Zedong, desde Lenin a Mussolini, todos se rodearon de una argolla de incondicionales que jamás fueron capaces de contradecirlos, advertirles los peligros de sus locuras o servir de conciencia moral para esos dirigentes. El resultado fue la catástrofe en la que se convirtieron.

Me preocupaba ayer leyendo los elogios -muchos en twitter- al nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a quien la izquierda latinoamericana ha empezado a verlo como el nuevo “iluminado”, algo así como veían a Fidel Castro o a  Hugo Chávez. Pero el problema es que este mal no es exclusivo de una corriente política, sino parte de los defectos intrínsecos del ser humano.

publicidad

Alabar es una debilidad y creerse todas las alabanzas al grado de sentirse infalible y con el poder sobre la vida y la muerte de sus semejantes debe ser terrible. Por eso aparece tanto caudillo, tanto dictador, tanto salvaje con poder y que no puede entender luego cuando sus pueblos lo rechazan o le piden que se vaya. Basta ver aquí cerca a la vecina Nicaragua y la perversidad de Daniel Ortega.

¿Cómo se cultiva que un líder político llegue a esos niveles? Primero por el exceso de promesas que necesita cumplir y luego la búsqueda de enemigos que cohesionen su grupo.  Creerse elegidos de Dios, iluminados o cualquier cosa que se le parezca es otra característica. Pero el principal daño que se le puede hacer es que su argolla le dé paja y lo haga creer que es perfecto. Ojo candidatos. Que no les pase.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.