Cerrar [X]

Entretenimiento

Esta es la tragedia de Freddy Mercury que no cuenta la película

Redacción web / DEM

domingo 17, marzo 2019 - 10:30 am

‘Bohemian Rhapsody’, la cinta biográfica del líder de Queen, Freddie Mercury, no cuenta, como ya se ha dicho en otras ocasiones, toda la verdad sobre la vida del vocalista del grupo.

Mercury, junto con todos los demás hombres y mujeres que dieron positivo al VIH en la década de 1980, fue víctima no solo de una pandemia sino del desprecio de sus conciudadanos. La burla como respuesta inicial a la pandemia del VIH ayudó a sellar el destino de Mercury. Nada de eso está en la película.

Los gobiernos dan la espalda

publicidad

A principios de la década de 1980, cuando una epidemia de VIH afectó por primera vez a unos pocos centros poblados en los Estados Unidos, Reino Unido y otros lugares, prácticamente no hubo respuesta alguna de los gobiernos en cuanto a salud pública. Los médicos notaron inicialmente el virus en grupos de personas que ya habían sido estigmatizadas por otras razones: hombres que tenían sexo con hombres, usuarios de drogas y –debido al racismo– haitianos y haitianos-estadounidenses.

La prejuiciosa respuesta inicial en cuanto a salud pública asumió que muchas de estas personas contrajeron el virus debido a algo que, supuestamente, ya estaba mal en ellos. Los hombres gay, según pensaron, lo estaban contrayendo debido a comportamientos “riesgosos” como tener muchos compañeros sexuales. El VIH no era, por lo tanto, una amenaza para la mayoría de las personas heterosexuales. La opinión del gremio médico sobre el VIH estaba tan influida por la idea de que era intrínsecamente gay que al principio llamaron al virus “ GRID”, un acrónimo —en inglés— de “inmunodeficiencia relacionada con los homosexuales”.


Esa fue mala ciencia, como sabemos ahora. Especialmente en ausencia de buena información de salud pública sobre cómo tener relaciones sexuales seguras, el riesgo de contraer cualquier infección de transmisión sexual aumenta cuando se tienen más parejas. Pero no había nada sobre el sexo gay en particular que causara el sida. Muchas personas heterosexuales tenían múltiples parejas en los años 70 y 80, pero inicialmente, por casualidad, algunas comunidades de hombres gays se vieron más afectadas.

Los gobiernos y el público en general dejaron a las personas con VIH a su suerte. Como señaló un activista, dos años después de la crisis el gobierno de los Estados Unidos había gastado más para llegar al fondo de una serie de misteriosas intoxicaciones en Chicago que mataron a siete personas que en la investigación del sida, que ya había matado a cientos solo en los Estados Unidos.

La lucha de Mercury contra la discriminación

El primer informe sobre el VIH en el Reino Unido fue en 1981. No hubo pruebas para el virus hasta 1985, y no hubo tampoco un tratamiento realmente efectivo hasta 1996. En 1985, la primera ministra Margaret Thatcher intentó bloquear una campaña de salud pública que promovía el sexo seguro porque pensó que alentaría a los adolescentes a tener relaciones sexuales y, según ella, no corrían riesgo de infección.

En total, fue una respuesta absurda a la mayor catástrofe de salud pública de nuestro tiempo y a una enfermedad que causaría la muerte de 36 millones de personas en todo el mundo, aproximadamente la cantidad de personas que murieron en la Primera Guerra Mundial.

Mercury, al igual que otros hombres, se enfrentó no solo a una enfermedad mortal, sino a un prejuicio insidioso contra personas con VIH y sida. Dos años antes de ser diagnosticado, una encuesta de Los Angeles Times encontró que la mayoría de los estadounidenses querían poner en cuarentena a personas VIH positivas; el 42% quería cerrar bares gay. Mientras Mercury luchaba para seguir haciendo música a medida que se enfermaba más y más, el cantante principal de la entonces popular banda Skid Row llevaba una camiseta que decía: “ El sida mata a los maricones”.

En la vida real, Mercury se enfrentó a una homofobia desenfrenada: nunca lo reconoció públicamente, y es fácil ver por qué. En 1988, el Reino Unido aprobó una notoria ley contra los homosexuales que declaraba, oficialmente, que la homosexualidad no debía promoverse y que las parejas del mismo sexo tenían familias “fingidas”, no familias reales. La ley se mantuvo vigente durante más de una década.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Familiares de militares reiteran a Sala aceptar habeas corpus

Familiares y defensores de los 13 militares sobre quienes existe una orden de captura por el …

MÁS INFORMACIÓN
Muere el cantante británico George Michael a los 53 años

El cantante y compositor británico George Michael ha muerto en su hogar a los 53 años, …

MÁS INFORMACIÓN
¡Llegó El Sopón bien recargado!

Hoy tenemos cuatros sabrosos temas para que disfrutes la nueva edición de tu revista digital "El …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.