Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Este macho es mi mula

Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 5, noviembre 2018 - 12:00 am

Por muchos años he escuchado la frase  con que titulamos el presente artículo para indicar la actitud necia de personas que pese a darse cuenta que una determinada actitud no conduce a una solución práctica de un problema, insisten en mantener esa posición, por el simple hecho de demostrar su terquedad y su invariabilidad en su posición. Así se encuentra actualmente la posición de algunos diputados que mantienen de rehén a toda la Asamblea Legislativa, al no dar sus votos para elegir a la Sala de lo Constitucional, que lleva mas de tres meses con un vacío, que incluso algunos han calificado como un verdadero golpe de estado, que esta causando daños de incalculables proporciones, a nivel nacional e internacional, dibujando  a nuestra nación como a un país de tercera categoría, un estado fallido, o como dijo Donald Trump, un agujero de m.

El Constituyente de 1983, consideró que la Corte Suprema de Justicia debería ser nombrada por una mayoría calificada de la Asamblea Legislativa, protegiendo de esa manera, que el Órgano Ejecutivo, abusando de su poder, nombrara de “dedo” a los magistrados amigos del presidente de turno y de esa manera se cometieran abusos y burlas a la justicia. En la actualidad, se ha intentado superar esa práctica del pasado, sin embargo, el entrampamiento actual, demuestra que pese a la voluntad del constituyente del 83, el problema persiste. Aparte de la mayoría  calificada de votos de los diputados, se impuso como reglas de purificación y transparencia del proceso de depuración de candidatos, que se elaboraría una lista de treinta candidatos que presentaría el Consejo Nacional de la Judicatura (organismo que propone los candidatos a jueces, para que los nombre la Corte Suprema en los diferentes Juzgados) de los cuales, 15 los escogerían los abogados de libre ejercicio, y 15 los jueces. A estos 30 escogidos, los diputados los entrevistan a manera de enterarse de qué y cómo resolverán los casos que se les presenten si acaso son elegidos magistrados.

Sin embargo, se dice que aparte de tales entrevistas que se celebran en la Asamblea, existen otras muchas que se celebran privadamente y en la cual se acuerdan compromisos irreproducibles en estos medios. De ahí que las negociaciones se entrampen al grado de que un tan solo diputado pueda detener toda la votación si su voto es el que hace falta para obtener la mayoría calificada. Algunas entidades sociales de hecho, impacientes y que se sienten burladas en sus aspiraciones, empiezan a proponer salidas de hecho para presionar a los diputados.

publicidad

Unos sugirieron que se les congelen los sueldos hasta que nombren la Sala. Otro sugirió, que llamen a los 84 suplentes para que nombren a la Sala. Otro fue mas lejos, y pedía que sustituyeran a todos los propietarios por los suplentes para terminar el período. Otro grupo, propuso, bloquear los accesos de la Asamblea, con los diputados adentro, y cortarles los servicios de agua, electricidad y acceso de alimentación y demás, hasta que salga humo blanco. De todas las propuestas escuchadas no todas llenan requisitos de legalidad, pero la misma Asamblea incumple su obligación que le manda la Constitución. Lo cierto es ue nuestro país, cada día retrocede en su desarrollo cívico cultural y cívico. Casi a diario tenemos calles cerradas exigiendo cualquier cosa, porque alguna institución no cumple con algún servicio. La delincuencia crece, y nadie la detiene. La corrupción, se combate pero continúa.  Todos le piden al otro que devuelvan lo robado, pero nadie devuelve nada.

Es hora de que los políticos – no solo los diputados- entiendan que el pueblo esta agotado y que en cualquier momento puede haber un escape incontrolable que provoque mas violencia de la que experimentamos. Experimentar con mantener de rehén a la Asamblea puede ser un tema peligroso que puede traer consecuencias inesperadas. Recuerden que al mono más listo se le cae el zapote.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.